E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

19 de noviembre de 2008

DE FONTANARROSA - Un cuento que viene a cuento


A PROPÓSITO DE: "EL PÁRPADO TEMPRANO"

Con la reedición, tardía justicia pero justicia al fin, de su libro de aforismos "El párpado temprano", vuelve a estar en boca de todos el nombre y el intelecto de Don Ismael de Alfonso. Y por supuesto, la obra de quien fue tan insigne pensador, preclara luz de sabidu­ría entre tanta chatura y bizarría, vuelve a discutirse y estudiarse desde puntos de vista, ora sinceros, ora lú­cidos, pero casi nunca cercanos a la verdadera dimen­sión humana de quien fue gigante de nuestro ideario nacional.
Yo creo que la misma estatura intelectual de Don Ismael colaboró, sin quererlo, para que muchas per­sonas ávidas de abrevar en sus conocimientos no se animasen a acercarse a su figura elegante y señorial, intimidados por la galanura de su verbo y el respeto casi rayano en la veneración que inspiraba su solo nombre.
Pero bastaría preguntarle a cualquiera de los que constituimos su grupo de amigos, grupo pequeño, hay que reconocerlo, sobre las características más íntimas y confidenciales de Don Ismael de Alfonso, para desa­tar un aluvión de anécdotas, de sucesos, que gratifi­carían ampliamente la maravillosa madera que constituía la fibra afectiva de Don Ismael, como lo llamába­mos nosotros.
Me honró con su amistad, sí, me halaga el decirlo, y con el paso inflexible del tiempo, aún apenado por su desaparición física (sólo me consuela de vez en cuando releer sus máximas) me reconforta a veces el pensar que mi pequeña, humilde entrega amistosa entre tantos otros esclarecidos personajes de la noche rosarina, alegró la madurez del autor de "El párpado temprano", "Ventana a mí mismo" y tantas otras obras de cuño mayor.
Éramos una "barra" alegre y dicharachera y sería injusto dejar de mencionar a Carlitos Abramhian (el Negro Abramhian), Don Faustino Guirnalda (amador y romántico a la vieja usanza, delicioso acuñador de piropos), Gastón Murialdo Tevez (ese maravilloso poeta que tan joven nos robó una aguda tendinitis) el Gordo Garcilazo (un pintor que por pudor, casi ol­vidada virtud, nunca mostró sus óleos y a quien nadie conoció en el más brillante de sus rasgos: el de en­diablado bailarín de tangos de Le Pera) y Marcelito Agustín Cantero, Lito para nosotros, dotado de esa maravillosa voz de tenor que en tantas tenidas inte­lectuales nos deleitaba recitando a pura memoria frag­mentos de "La Tricota" u otros poemas épicos.
Pero era Don Ismael de Alfonso quien nos convoca­ba con la magia de sus conceptos y sus silencios car­gados de significaciones.
Y de su severidad tan mentada... ¡Valgan algunas anécdotas para comprobar si era tan cierta, o si sólo pretendía encubrir una cristalina sensibilidad, una provinciana timidez, y una singular propensión a la neumonía!
Recuerdo que muchas veces en que yo solía llamarlo por teléfono (lo hacía casi todos los días con el so­lo motivo de escuchar su voz enriquecida por la ca­rraspera) me atendía él en persona pero fingía la voz de su tía Edelweiss (que lo acompañó en toda su se­nectud) para decirme:
—Don Ismael de Alfonso ha ido a las aguas terma­les-. Yo podía reconocerlo por su tos y por el simple hecho de que su tía tenía un marcado acento alemán, pero aun alguien como yo, tan entrañablemente liga­do a Don Ismael, hubiese podido confundirse ante lo prodigiosamente exacto de la imitación. Y ésta era una particularidad de Don Ismael muy poco conocida entre sus estudiosos y seguidores, dado que sólo la manifestaba en rueda de amigos y que conmigo, más que nada, se solazaba en practicar.
De su sentido del humor, ya dan buena cuenta sus aforismos, donde el humor se trasluce, se mimetiza bajo una aparente pátina austera y hasta pomposa.
Pero ése, el de sus libros, era un sentido del humor sopesado y técnico, que manejaba como muy pocos lo han manejado en la literatura latinoamericana, y yo quisiera referirme a ese otro humor espontáneo, fres­co, "de esquina" como él mismo solía definirlo. El humor de "salidas" rápidas, chispeantes, donde el re­truécano y el chascarrillo restallaban en la réplica ve­loz e intencionada.
Recuerdo que una tarde llegué a "El Botalón", aquel querido y recordado "boliche" de Pasco y Sar­miento que luego el nefasto y mal entendido progreso echó por tierra para transformarlo en un sanatorio, y me acerqué a la mesa presuroso para obsequiar a Don Ismael con un par de jabones de coco que había com­prado en la estación de Sunchales. Ya estaba toda la "barra" reunida, un movimiento algo torpe mío hizo que una de las copas se volcase derramando su conte­nido. Y recuerdo con claridad que Don Ismael, sin mi­rarme dijo: "¡Pero mire que hay que ser pelotudo, González!". Él era así, siempre la frase oportuna, la ocurrencia a flor de labios.
Me desconcertaba, además, con su versatilidad, su profundo conocimiento sobre temas de diametral di­versidad, incluso algunos muy alejados de su específi­ca visión espiritualista de las cosas. Pero está compro­bado que para un pensador de su valía, ninguna temá­tica quedaba fuera de su investigación clarificante.
En muchas ocasiones, yo mismo, al llegar a la ami­gable mesa de "El Botalón", sorprendía a Don Ismael discutiendo con Lito Cantero sobre la masa específi­ca del plomo, la densidad plúmbica, sus propiedades y características. Recuerdo que a veces, continuaban hablando de ese tema, enfrascados en la discusión, sin mirarme. Incluso a veces, estallaban en carcajadas, con esa peculiar habilidad que tenía Don Ismael para impregnar de humor aun charlas en apariencia tan ca­rentes de humanismo, como ésas.
Pero, hasta en rueda de amigos, Don Ismael tenía su disciplina de trabajo y sabía hacerse tiempo para res­catar, incluso de momentos que parecían tan sólo de solaz y esparcimiento, conclusiones profundas y de sorprendente sencillez. Muy a menudo, cuando ya todos se habían marchado y yo me quedaba a los efectos de no dejarlo solo, Don Ismael me decía: "Perdoname González pero tengo que pensar".
Se repantigaba entonces en alguno de los sillones que tenía "El Botalón", cerraba los ojos y comenzaba su fecundo discurrir por el mundo de sus máximas. Puedo decir que a mí solo me concedía ese raro privi­legio de asistir al nacimiento de nuevas conclusiones, nuevos pensamientos que acercarían a tantos argenti­nos a las verdades absolutas.
Pero a veces mi vigilia tenía su premio. Tras pasar una o dos horas sentado junto a él, escuchando cada tanto esa suerte de ronco gorgoteo que (luego me ex­plicaba) acompañaba a la aprehensión de certeras de­finiciones, abría sus ojos enrojecidos por el esfuerzo y me decía cosas como: "¿Qué hora es?" con esa per­manente curiosidad por lo que lo rodeaba.
Lo que sí puedo consignar es que Don Ismael de Alfonso era un hombre de carácter variable, cosa lógi­ca entre aquellos a quienes su sensibilidad transporta desde las cúspides más elevadas de la euforia a los po­zos más oscuros de la depresión.
No era ajeno a mi costumbre averiguar en dónde se llevaban a cabo las reuniones a las que concurría Don Ismael, y allegarme a ellas. Vuelve a mi memoria una en casa del pobre Don Faustino Guirnalda. Desde la puerta pude comprobar que Don Ismael se hallaba de un humor excelente, rodeado de gente; hablaba casi a los gritos, cantaba estrofas sueltas de "La Verbena de la Paloma" y hasta aventuró unos pasos de sardana antes de enredarse con una cortina. Cuando me acer­qué yo, para darle un frasco de alcaparras en vinagre que había comprado para él, ya había cambiado de ánimo. Cayó en una depresión malhumorada, no ha­bló una palabra más, podía escuchársele maldecir por lo bajo, y eso a pesar de que yo me mantuve toda la noche a su lado consciente de que algún quizás re­moto problema del mundo se le había cruzado por la mente y en esas ocasiones había que apuntalarlo.
Tenía actitudes, dentro de su aparente lejanía (que han solido confundir con frialdad) que podían llegar a conmoverme. En una ocasión me regaló una caja de madera con puros. Unos cigarros excelentes, de hoja cubana, que para ese entonces debieron costarle sus buenos pesos. En virtud de nuestra amistad no podía cometer la descortesía de no fumarlos, a pesar de que yo nunca había llevado ni un simple cigarrillo a mis labios. Fumé tres al hilo en su presencia ante la aten­ta admiración (y quizás envidia) del resto de la barra. Hasta que uno de aquellos cigarros estalló y aparte de chamuscarme totalmente el bigote y la patilla del cos­tado derecho (se usaba larga), me redujo la ceja de ese flanco a un matorral calcinado que aún conservo. Todos reímos mucho y Don Ismael me confió que so­lamente a mí podía haberme hecho esa inocente bro­ma, ya que el resto de los muchachos no tenía sentido del humor, ni mi amplitud de criterio como para comprenderla.
Desgraciadamente, no pude estar presente en el momento de su deceso. Averigüé la dirección de la clínica donde se hallaba internado pero por una falla en la información fui a dar a la otra punta de la ciudad con mi ramo de flo­res y un fuentón de loza esmaltada que le llevaba de regalo. Así y todo, supe (con lágrimas en los ojos) que sus últimas palabras fueron para mi humilde persona: "No le avisen a González" me contaron que dijo cuando vio que la sombra de la muerte se lo llevaba. Era su postrer voluntad para evitarme el dolor al co­nocer la noticia.



Roberto Fontanarrosa. Rosarino. Escritor. Dibujante. Gran tipo. No se murió nada.

51 comentarios :

  1. Ando a mil por otras mil cosas, pero "justo pasaba por aquí" y no pude parar de leerlo hasta el final. Genial. Sencillamente genial el cuento. Y como dices: al pelo, cariño.
    De todos modos estoy convencida que existen seres que han nacido para ser nuestra piedra en el zapato; nuestro mosquito jodón para estamparnos una noche de insomnio no prevista.- Y más allá de lo sustancial en sí, no está mal que ello ocurra de vez en vez.
    PD: para cualquiera que no haya leído el post anterior, éste comentario carece de sentido, por cierto.
    Un besazo Santi, cuídate que ya es casi verano y sabes cómo se ponen estos que pican, jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo Santi. Ese estilo inconfundible de mezclar el café de la esquina con la cátedra. Es un negro atorrante el Negro Fontanarrosa.

    Dejo el link del cuento que más me gustó: La observación de los pájaros.

    http://www.negrofontanarrosa.com/publica/cuentos/fp_cn_t.asp?id=9

    Y una representación del mismo cuento del actor Carlos Belloso.

    http://www.youtube.com/watch?v=ahZ3_Q7ECTc

    Un abrazo Santi, y gracias...

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. La imitación del estilo de un mediocre pretencioso es exacta. El progresivo develarse de la condición real del narrador es un acierto humorístico.

    El estilo y, parcialmente, el contenido, me recuerdan las primeras páginas de "Pierre Menard, Autor del Quijote".

    Allí, Borges se da el lujo de escribir mal, casi exageradamente mal, para transmitir esa misma sensación de mediocridad que vemos en el cuento de Fontanarrosa. Cada una de las frases está pensada para provocar, tal vez en este orden, el desconcierto, el escándalo, y la compasión del lector. La acumulación de ineficacias y desastres es tal que bien podrían alimentar un tratadito.

    De todas formas, el narrador no puede evitar escribir en un estilo muy borgiano.

    "La obra visible que ha dejado este novelista es de fácil y breve enumeración. Son, por lo tanto, imperdonables las omisiones y adiciones perpetradas por madame Henri Bachelier en un catálogo falaz que cierto diario cuya tendencia protestante no es un secreto ha tenido la desconsideración de inferir a sus deplorables lectores -si bien estos son pocos y calvinistas, cuando no masones y circuncisos. Los amigos auténticos de Menard han visto con alarma ese catálogo y aun con cierta tristeza. Diríase que ayer nos reunimos ante el mármol final y entre los cipreses infaustos y ya el Error trata de empañar su Memoria... Decididamente, una breve rectificación es inevitable.

    Me consta que es muy fácil recusar mi pobre autoridad. Espero, sin embargo, que no me prohibirán mencionar dos altos testimonios. La baronesa de Bacourt (en cuyos vendredis inolvidables tuve el honor de conocer al llorado poeta) ha tenido a bien aprobar las líneas que siguen. La condesa de Bagnoregio, uno de los espíritus más finos del principado de Mónaco (y ahora de Pittsburgh, Pennsylvania, después de su reciente boda con el filántropo internacional Simón Kautzsch, tan calumniado, ¡ay!, por las víctimas de sus desinteresadas maniobras) ha sacrificado “a la veracidad y a la muerte” (tales son sus palabras) la señoril reserva que la distingue y en una carta abierta publicada en la revista Luxe me concede asimismo su beneplácito. Esas ejecutorias, creo, no son insuficientes."

    ResponderEliminar
  4. Estimado y nunca bien ponderado amigo Santi: Acabo de matener una discusión -virtual, entiéndase bien, mil kilómetros median entre nosotros- con el entrañable amigo Germán, intelectual de fuste y rancia prosapia, acerca de esta magistral pieza narrativa del ilustre polígrafo rosarino -y canalla- Don Negro Fontanarrosa. En mi opinión -modesta y humilde, como toda mi persona- se trata de una obra excelente, pero el antedicho Germán refutó el adjetivo calificativo por mí empleado, argumentando que no puede ser excelente, ya que no nos consta que haya sido celente antes.
    Ruégole, admirado Santi, nos ilumine con el fulgor de su cacumen que nada empaña ni aminora. ¿Este cuento fue celente alguna vez, y dejó luego de serlo? ¿Puede ser tildado, por ende, de excelente?
    A la espera de su ecuánime juicio,
    a sus pies,
    González

    ResponderEliminar
  5. Qué gran relato has publicado, y desde luego que no he podido soltarlo hasta el final. No conocía a Fontanarrosa, y ha sido todo un descubrimiento para mí.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues a mi sólo me queda ofrecer mi admiración por todos ustedes, incluyendo por supuesto a Don Ismael de Alfonso y cómo no a Fontanarrosa. Y desde luego a todos los que tuvieron el placer de compartir barra.
    Mis disculpas por mi pobre pobrísima aportación y por el egoísmo de sentarme aquí y aprender y llenarme de todos ustedes. Porque después de ésto, no me cabe más, que tratarlos de "usted" (en el uso del castellano de España).
    Me quedo sin palabras, pero no puedo dejar de agradecer haberlos conocido.
    Si llevara sombrero, me lo quitaría.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Querida Zulymary:

    Gracias en nombre del Negro. Sí, con esto de la calor están bravos los mosquitos. Pero está bueno rascarse un poco. A veces un boludismo superlativo te pone más vigilante con tus propias posibles boludeces.

    ResponderEliminar
  8. Hola Germán:
    Cuando leo al Negro me siento siempre como en casa. Es tal la identificación con sus códigos y su idiosincracia que cuesta creer lo de la frontera. Estuve leyendo el cuento del día perfecto, que es absolutamente coloquial y no hay una sola palabra ni un solo modismo que no se use en cualquier boliche de barrio de Montevideo. Es posible que el localismo de Fontanarrosa lo haga de difícil lectura para los no rioplatenses, pero para nosotros, qué fiesta leerlo.

    ResponderEliminar
  9. Che, Fantasma, qué crá el Borges. Es evidente el parentezco entre ambos textos paródicos. Claro, lo del negro es más provinciano, más de intelectual de pacotilla del interior, más de "La Gaceta" de Venado Tuerto y lo de Borges más mundano, más de vendredi de condesas, tal como dice.Pero qué maravilla de lenguaje. En este momento tengo en mis manos "Relaciones" de este mes y hay un artículo de Nicolás Guigou que no me digas que no es una maravilla:

    "...desde ese margen, desde esa espacialidad de la escritura, es que tratamos de huir de los ensueños del significante dominante y de los habitus cansino del pensamiento y sus prácticas. Tanto el pensamiento "sin imágenes"-dimensión iridiscente del pensamiento deleuziano-como la iluminación profana que tanto preocupaba a Walter Benjamin, podrán fungir como ubicuo telón de fondo de este texto fronterizo, sería baladí sostener una vez mas..."

    Qué lo parió Mendieta.

    ResponderEliminar
  10. Querido Pluma:
    Qué lindo que te haya gustado el texto del Negro. Te recomiendo bajarte alguna otra cosa de él. Seguramente esta selección mía no sea lo mejor, pero se ajustaba a lo que yo necesitaba en este momento, la descripción en plan humorístico de la cháchara vacía de un mediocre pomposo. Germán puso un link en su comentario a otro cuento del negro, "La observación de los pájaros" de tema futbolero, tema favorito de Fontanarrosa. El Negro fue también dibujante de historietas y creador de memorables personajes como Inodoro Pereyra, "el renegau" y Boggie "el aceitoso".

    Me di una vuelta por tu blog y me pareció muy interesante. Me tomaré un tiempo para recorrerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Medialuna:
    Don Ismael de Alfonso agradece tus conceptos desde su gloria eterna y yo te digo que más "usted" serás vos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. aggjjjjk...

    con todo, es suave; hay piores

    hagamos un día el ejercicio; seguro que nos publican...

    aunque no, porque la clave para que te publiquen son las "Relaciones"

    ResponderEliminar
  13. ¿Y yo estoy pintada al óleo que a mí no me respondés???? Ya no visitás mi blog, ignorás olímpicamente mi comentario...
    Yo sé que no tengo la retórica argumentativa de alto nivel alpedístico del innombrable mago (y no me refiero a Lord Voldemort), pero bien que me podrías dejar un comentaritito de compromiso!!!
    Te viá mandar una maldición...que no consigas limones pa' la caipirinha!!!

    ResponderEliminar
  14. Caro González:
    No se me ofusque así hombre. Es que a una pregunta tan profunda como la suya no se le puede contestar a la ligera. Estoy preparando mi opúsculo.
    En otro orden de cosas le comento que acabo de comprar dos bandejitas de lima tahití, así que su maldición ha llegado tarde.
    Un abrazo, querido colega y tendrá noticias mías a la brevedad.

    ResponderEliminar
  15. Estimado González:
    Me ha hecho usted sonreír con su ingenua, dudosa e insegura pregunta.
    CELENTE constituye un importante término/concepto palimséstico, común a las dos principales lenguas de la Galia Cisalpina, el petrul y el goládico. Esto es así mal que le pese al Doctor Claudius Boludum, quien irresponsable y livianamente ha sostenido lo contrario intentando destruir aviesamente mi reputación con el único propósito de impedirme ocupar la cátedra de “Avicultura etrusca en el período caltrense” . Allá él con su mezquina tarea que la posteridad sabrá condenar ineluctablemente. Se me permitirá decir entonces, y si no se me permite, igual lo digo, que en las crónicas y documentos druídicos del período nutriñacense temprano se usó ampliamente este vocablo para describir una variedad de lugares y objetos naturales y de obra humana (por ejemplo, divinidades nativas, que incluyen piedras, rocas, montañas, cerros, fuentes, ídolos), es decir, cualquier cosa, como lo demuestro en mi opúsculo: "El origen sánscrito del vocablo "CELENTE" y su influencia en las variantes tracias del idioma griego",
    que si usted, estimado González se hubiera tomado la molestia de leer, le hubiera ahorrado tener que sustraerme a mis altas cavilaciones.
    Luego de este alumbramiento sánscrito, las lenguas romances, ínclitas hijas del viejo latín, han tomado ese antiguo vocablo y le han dado cientos de nuevas formas, al influjo de las sucesivas oleadas de migrantes nor-africanos, formas tales como “celentum”, “non celentarum largo vivirum” o “ce lentum es este cayucum non llegarum golerum diem, madrum tua conchum”(*ver nota al pie)

    “CELENTE” es un término/concepto complejo pero el primer esfuerzo profundo por describir etnohistóricamente el concepto de CELENTE sólo lo ha emprendido en 1990 GHOST GARCÍA, quien dedica un capítulo de su tesis doctoral –según sus propias palabras– al acopio de “los testimonios etnohistóricos disponibles, con el propósito de articular el lugar del término CELENTE en el pensamiento clasificatorio deleuzano- sartriano”. Los anteriores análisis del término habían sido, en el mejor de los casos, bastante preliminares y limitados o, como los califica IGNAZ MANDRAK (1993: 237), “superficiales e inseguros”, hasta la aparición de los estudios de GARCÍA y de mi modesta obra. Hasta aquí llegados, debo confesar que no es mi intención apabullaros con mis conocimientos y mis rigurosas reflexiones, por lo que paso a resumir: Quien se sumerja en el fárrago de mis investigaciones, detalladas en la mencionada obrita, sin preconceptos ni torcidas animosidades, habrá notado que sostengo, apoyado por irrefutables pruebas, que Virgilio, lejos de ser una cumbre de las letras clásicas, mora actualmente en Tenerife y es este maestro de maestros quien ha dotado a nuestro vocablo de marras de su actual significado, poéticamente inspirado por la cóncava cavidad de los cayucos que diariamente llegan a sus costas, cavidad a la que su genio comparó con las cóncavas naves aqueas del inmortal ciego. ¿Cual es ese significado último? No otro que su antigua acepción griega: κοῖλος, HUECO. Por lo tanto hoy día podemos decir, sin temores ni inseguridades dudosas, que el vocablo “CELENTE” designa, denota y connota a algunas entidades huecas, como los CELEN-TEREOS (κοῖλος, HUECO y ἔντερον, INTESTINO) y ALGUNOS COMENTARISTAS DE BLOGS (λοςκοῖ, BOLAS Y ερονἔντ, TRISTES) Y en relación a vuestra inquietud y basado en todo lo anterior, os digo que EX -CELENTE debería designar lo que una vez fue hueco pero que ya no lo es. Y os aseguro estimado González que no tengo ni puta idea si eso es un elogio o una puteada.

    (*) NOTA: “qué lento este cayuco, no llegamos ni en el día del golero, la concha de tu madre”

    ResponderEliminar
  16. Estimado, admirado y nunca bien ponderado Don Santiago El Menor*:
    Agradézcole desde lo más profundo de mi miocardio, que por más que insista quien insistiere, no es una redundancia decir que el miocardio es mío, decíale, agradézcole desde lo más profuno de mi corazón el tiempo, el espacio y las molestias que se ha tomado, bebido e ingerido, en contestar la duda -o inseguridad, no estoy seguro de cuál es el término correcto, por ende, dudo, hesito, por lo tanto, existo- que sobrevolaba a la vez que subyacía, que lejos de ser imposible desde el punto de vista de la cinemática, indica que todo es traspasado, impregnado, penetrado, la discusión que manteníamos con el literato entrerriano Don Germán Sabalero, acerca de la pertinencia o no del término celente a este opus del polígrafo canalla.
    Ahora que la luz de Su sabiduría nos ha iluminado, lejos de parecerme hueco, o de haberlo sido, el texto del egregio rosarino, me parece lleno, colmado, abundante, copioso, completo, muy alejado del phylum de los Celenterados, es decir, nada hay en común entre esta brillante pieza narrativa y una aguaviva, excepto que ambos están compuestos por átomos.
    Nuevamente vaya para Usted mi sempiterno agradecimiento, y sírvase aceptar este humilde presente, que no es más que una latita -vacía, hueca, es decir, celente- de arvejas, en las cuales podrá escupir las semillas de las limas.
    Sin otro particular, saluda a Usted muy atentamente,
    Su Seguro Servidor,
    González

    *No Menor por sus cualidades, sino por ser vástago, retoño, descendiente, de Don Santiago el Mayor, o Tata el Supremo

    ResponderEliminar
  17. Vó, la lima tahití no tiene semiya no tiene. ¿Qué hago con la celente latita?

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué bueno Fontanarrosa!Y qué buenos los comentarios... A ver si los pomposos pseudofilósofos, pedantones al paño y críticos de la obra ajena, se enteran de lo que es pasar un buen rato sin pretender otra cosa más que eso. Así da gusto. Buena gente que camina sin soltar mala baba... Un abrazo amigo mío.

    ResponderEliminar
  19. Bueno, veo que aquí sí hay respuestas, al igual que en una iglesia de los Testigos de Jehová.
    Me siento tan contento por la respuesta de signore Santi que me veo tentado a preguntar más y más...

    Si en un partido de fútbol se ponen en juego tres puntos ¿qué sucede con el punto que no es utilizado cuando hay empate?

    ¿Qué significa traviado? Mi mamá me dice que yo antes lo era.

    ¿Rossana no aparece porque planea convertirse en mito viviente? ¿O es que ella sí trabaja?

    ¿No es un oximoron (del griego ὀξύμωρον, oxymoron) que a Fontanarrosa lo llamen Negro?
    Admito que sería más pior que a Fontananegro lo llamaran Rosa.

    ¿Andal13 y Le Santi fuman de lo mismo?

    ¿El Fantasma de García es en realidad el fantasma de Charly García?

    ¿Ignoro demasiado para visitar este bló?

    ResponderEliminar
  20. Amigo Germán:

    Ha sugerido usted tan numerosos temas de estudio que debo decidir por cual empezar. Lo haré, lo haré, aun a riesgo de comprometer mi insegura obra literaria.

    ResponderEliminar
  21. JUAJUAJUA!!!

    Santi, la foto que pusiste ahora ya no es hueca. Parece sacada de la Roma de P. Greenaway, pero más modesta. Lo interesante es que se exactamente dónde es, pero nunca lo había visto.

    En breve me despacho con un análisis de n'importe quoi, pero va a ser difícil igualar las citas directas del griego.

    ResponderEliminar
  22. si escuchan a Belle and Sebastian se les ilumina el día: perfecto para la primavera montevideana, y si tienen bici, mejor

    ResponderEliminar
  23. Santi: es verdad... la lima tahití carece de semilla...
    ¿Acaso pertenece al grupo de los frutos alpédicos, porque pa' qué sirve un fruto si no tiene semilla?
    Ahora, digo yo, ¿se reproducen por cigüeña? ¿O lo harán asexualmente?
    ¿O se trata de una manipulación genética? ¿O acaso hay una red encubierta de mano de obra esclava que chupa las limas y escupe las semillas antes de que salgan al mercado?
    ¿Eh?

    ResponderEliminar
  24. Vó, deveras,¿de dónde salen las limitas si no hay semillas? De cabeza a Wikipedia...

    ResponderEliminar
  25. Hola Marisa:
    Habrás visto que cuando comenzamos a joder nos cuesta parar. Es como una catarsis. Es que nosotros, dentro del ranking latinoamericano, somos bastante acartonados y necesitamos de cuando en vez sacudirnos los cartones, con la ayuda de algún hermano argentino como Germán o Fontanarrosa. Ahora viene el verano y nos soltamos bastante, aunque algunos, como Andal13 están siempre sueltos.
    Siempre leo tus poemas. A veces no comento para no ser pesado y decir siempre lo mismo, que me gustan mucho y que tenés un ritmo natural que está siempre presente en tus cosas.
    Te agradezco la alusión a Machado y lamento no se me hubiera ocurrido a mí citarlo hace unos días. Qué maravilla:
    "En todas partes he visto caravanas de tristeza, soberbios y melancólicos borrachos de sombra negra, y pedantones al paño que miran, callan, y piensan que saben, porque no beben el vino de las tabernas. Mala gente que camina y va apestando la tierra..."
    ¿Por qué será que Machado, además de admiración, me despierta cariño...?

    ResponderEliminar
  26. Pah, Germán, entonces quiere decir que cuando me hago una caipirinha ¿estoy chupando qué?

    ResponderEliminar
  27. ¿QUÉ CARAJO ESTÁ PASANDO CON LA FLACA?¿SE HABRÁ IDO DEL TODO CON SUS AMIGOTES IBÉRICOS?

    ResponderEliminar
  28. "...En condiciones naturales, el fruto suele formarse una vez que ha tenido lugar la fecundación del óvulo, pero en muchas plantas, casi siempre variedades cultivadas, como los cítricos sin semilla, la uva, el banano y el pepino, el fruto madura sin necesidad de fecundación; este fenómeno se llama partenocarpia. En cualquier caso, la maduración del ovario provoca el marchitamiento de los estigmas y las anteras y el agrandamiento del propio ovario (o de los ovarios, si la flor tiene más de uno). Los óvulos presentes en el interior de los ovarios fecundados se desarrollan y forman las semillas. En las variedades partenocárpicas éstas no se desarrollan, y los óvulos mantienen el tamaño original. La principal función del fruto es proteger las semillas durante su desarrollo; en muchas plantas también favorecen su dispersión..."
    Extraído de "El fruto", por María Inés Sormani, Virginia De Francesco, Mariela Biondini y Carlos González

    http://www.botanica.cnba.uba.ar/Trabprac/Tp5/frutonuevoFP.htm

    ResponderEliminar
  29. ¡Tomara!... como dicen nuestros hermanos del norte y del este, esos que nos enseñaron a preparar y beber la caipirinha que vos preparás con vodka y yo con cachaça como corresponde. No, no me fui con ellos -aunque qué bueno estaría- estoy aquí, bastante herida de muerte y cansada como caballo. Además de eso, se me envirusó la PC y hoy la traje de la casa de reparaciones, pero creo que sigue envirusada.
    No he podido actualizar - ya lo sé, no necesito que me lo recuerden-, ni siquiera leer esto que colgaste de Fontanarrosa. Tenía en mente la Bacanal II, pero no me ayuda el cuerpo ni me da el pellejon(y, a no ser Andrea, nadie se enganchó), si alguien quiere que agarre la posta.Veo que Germancito volvió con todo.
    Gordo y Bea, los extraño. Besotes.

    ResponderEliminar
  30. Y no seas celoso,ya sabés que la sangre tira.

    ResponderEliminar
  31. Vo, Santi, viste que nombrás "caipirinha" y la Flaca se aparece en seguida, no???
    Jijiji!

    ResponderEliminar
  32. Querida Andrea:
    Por un lado me has tranquilizado con tus doctas aclaraciones del por qué del sinsemillismo de la lima tahití. No entendí un carajo porque me faltó rigor en la lectura.
    Por otro lado, has dicho una gran verdad cuando anotaste que la Flaca se aparece como un relámpago cuando se menciona la caipirinha, aunque ella últimamente parece ser más afecta al mojito y al daiquiri.
    Te cuento y les cuento que me estoy yendo a la ribereña ciudad de Mercedes a tomar exámenes de flauta dulce y tengo pasaje para las 2 de la mañana la puta que lo parió, llegaré a las 5:30 más o menos y a las 7 llegarán los pendejos a destrozarme los oídos así que me van a agarrar mal dormido y de pésimo humor. Así que estaré "fora do ar" por un rato.
    Pero volveré y seré millones.

    FLACUCHA:
    Un besote y tengo para ofrecerte una solución a tus "envirusamientos", un versión legítima del norton 2009, (lo más grande que hay, poderoso y super-liviano) por 30 dólares. Te mata todo y te deja la máquina hecha un avión.
    Hablamos a la vuelta.

    ResponderEliminar
  33. Juan: ¡Qué boquita!!! ¿Con esa tomás caipirinha???
    Jijiji!

    Santi: que te vaya dulce como la flauta ;-)

    ResponderEliminar
  34. Saludos p'al que cruzó la frontera norte, hace muchísimos años.
    Ya que se sabe que entra y cobardemente no deja comentarios.
    Se le debe haber olvidado la gramática castellana, se le debe.

    ResponderEliminar
  35. aguante santi en mercedes!! no hay nada mejor que viajar de noche y tomar exámenes de flauta en la mañana, no me jodas!

    ResponderEliminar
  36. Bea: ¿estás hablando de alguien qué conocés mucho y yo también?...¿Norte o Noreste?...
    Parece que hay varios que andan con ganas de caipirinha.

    ResponderEliminar
  37. Aún nolo dije: ¡qué foto!... ¿Yendo a Plaza Matriz? Ese edificio todo pintadito lo tengo visto pero no me doy cuenta dónde. Me encantó ese Zeus o
    Poseidón de la derecha.

    ResponderEliminar
  38. Ya no sé de qué me he reído más: Si del plomizo González, el de Fontanarrosa, si de Celente,el término acuñado por la Andal y su González, si de lo que agrega santi, que parece el post dentro del post o de los comentarios de Germán...jaja, mito viviente...jaja! Realmente, acá me siento bien. Viniendo acá me siento requetebien y estas cosas me hacen dormir relajada, reconciliada con la vida, porque no hay nada mejor que toda esta creatividad y humor gratuito, porque sí, para mejorar el espíritu.
    Les dejo un abrazo a todos.
    Pdta: Flaca, yo estoy afín a la bacanal, y te lo contesté. Cuando quieras. Cuerpo, celente y alma preparados.

    ResponderEliminar
  39. Lo del plomo, la imitación de la tía y lo de "No llamen a González" es mundial.
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Vo, Santi, espero que hayas sobrevivido al examen de flauta amarga de las 7 de la mañana, y a la impresión que te causó el regreso de la Ro a estos foros eruditos.
    ¡¡¡Y a ver si te pasás por mi vereda, que me tenés abandonada, y yo meta soplar bolsitas de garrapiñada!!!!!

    ResponderEliminar
  41. Vo, allá hice un cuento para diversión de la cofradía, si gustan la seguimos con ese o algún otro personaje... Ahora me voy a corregir...me Besotes

    ResponderEliminar
  42. ... y no se murió nada!!! fraternalmente, h

    ResponderEliminar
  43. Como siempre escribiendo grandes cosas. Deleitandonos con esa magistral forma de transmitirnos tus pensamientos amigo.

    Saludos desde Japon.

    ResponderEliminar
  44. Hola Javier:

    Espero no hayas pensado que ese texto lo escribí yo. Está clarito que es del negro Fontanarrosa desde el título del posteo. Me vas a hacer quedar como un plagiador.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  45. Dejo de lado el texto del negro por muy y bien comentado. Quiero referirme a la foto. Excelente como siempre y con un gustito al tango "Cambalache"que mata. Contiene entre otras cosas símbolos religiosos y otras connotaciones(La torre de la matriz) , alusiones a la sociedad de comsumo(Coca cola refresca mejor)La torpe tecnología moderna(el barullo de cables)recuerdos de 1er. año de liceo(el busto pseudo-griego. Lleva un tiempito asimilarlo...

    ResponderEliminar
  46. Sí, ya me dí cuenta, no es la matriz.

    ResponderEliminar
  47. Sí, despistado, es la Matriz es.¿O lo que yo creo que es la Matriz no es la Matriz? Sacame de esta duda.

    La cabezota no sé qué es. la Flaca dice Zeus o Poseidón. Puede ser. Aunque también podía ser la cabeza del Moisés, pero no. ¿Vieron que no tiene narinas? Sí, la ciudad vieja está muy cambalache últimamente.

    ResponderEliminar
  48. No voy a decir que el análisis que hace Juan de la foto es excelente, que después me critican... ¿Impresionante?

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs