E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

11 de marzo de 2009

EL GORDO NANTES y un guacho desubicado.

HUGO NANTES - "GORDA CON TRENZAS"


Hace un tiempo, no me acuerdo cuánto, quizá cuando me di cuenta de que me ponía viejo, se me dio por desolvidar cosas. Y escribí lo que voy a poner allá, más abajo con el título "Desolvidos".


Esos "Desolvidos" los escribí en un estilo medio "juvenil" que ustedes sabrán disculpar porque yo tenía apenas cincuenta y pico. Nunca lo colgué, porque me parecía algo que me importaba a mí solamente. Eran pedacitos de mi historia. Creo que alguna vez, en el blog de La Flaca puse algún fragmento como comentario en una entrada que era algo así como: "Dónde estabas cuando empezó la dictadura militar". O de pronto lo colgué y después lo borré y después me olvidé. El caso es que ahora, algunos sucesos de los últimos días me han hecho desolvidar lo nuevamente olvidado. Y voy a colgar esos "Desolvidos". Auque en realidad tendrían que llamarse "Y yo ni puta idea de nada en ese entonces..."


Porque no hay caso, a cierta edad, si tenés un blog, se empieza a parecer más a las necrológicas del diario que a cualquier otra cosa.


Es que hoy me enteré de que ayer se murió el "gordo" Nantes. Y yo lo había nombrado en esos mis desolvidos porque las pocas veces que estuve con él, me marcó su personalidad. Tan del interior y tan sin vueltas. Tanta humildad talentosa. No era famoso en ese entonces, pero después, no cambió.

Pero el "gordo", que ya hace años que era flaco, fue un importantísimo artista plástico uruguayo. Criticado por algunos porque no todo lo que hizo era "vanguardia" y porque usó parte de su gran talento en numerosos paisajes "convencionales" que vendía a bancos, empresas y particulares con guita. Como si los artistas no comieran...No jodan... Y además, lo que vendía, estaba bien hecho. Muy bien hecho. Y cuando lo hizo creía en eso.


HUGO NANTES - "Punta del Diablo"


Pero, a pesar de que recibió muchísimas distinciones por su pintura paisajística, su fama y fundamentalmente su éxito de crítica se debió a sus esculturas. Y curiosamente, sus obras, a pesar de vanguardistas fueron muy populares. Como "Los jugadores de truco", obra de tamaño natural en la que hay una silla vacía para que el espectador se siente a jugar con los personajes. [es la imagen que ahora puse en la cabecera del blog]


"Jugadores de truco"
Incontables las veces que vi gente de todas las edades sentarse en esa silla mientras la obra estuvo expuesta en la Galería del Notariado. A Nantes lo han comparado con Archimboldo, aquel italiano del Renacimiento que hacía retratos con verduras y frutas. Pero nada que ver, el "gordo" Nantes era mejor.

Dicen que en una línea parecida a la de Kienholz (aunque a mí no me lo parece mucho), denominada funk art y en la de los neodadaístas, Nantes creó un tipo de esculturas dónde se desprecian los materiales nobles y tradicionales y se utilizan materiales de deshecho, basura, papel, cuero, madera, chatarra, mallas metálicas, objetos rotos, clavos, alambres, resina y yeso, llegando a utilizar huesos de animales como soporte para los cráneos de sus personajes. Aunque no me parece que esos referentes hayan sido tenidos muy en cuenta por él dado lo que recuerdo de su relación con la teoría, aunque quizá sí, ya que realizó varios viajes de estudio. Y porque lo de Nantes no es tan surrealista. Para mí es más bien "realista" dentro de un particular expresionismo. Pero sus cosas más bien parecen salidas de algo muy uruguayo y muy del “interior”, incluso sus materiales, que son muchas veces de origen rural. En 1977 creó una serie llamada “Esperpentos” y en 1978 “Chatarras” de las cuales algunas obras participaron de los envíos a las Bienales de San Pablo, Venecia y París. Son obras muy potentes y todo lo contrario a la “belleza” amable. Son caricaturas esperpénticas del ser humano, desgarradas, embetunadas y pintadas de negro, que no ocultan su estructura hecha de desperdicios. Hay como un expresionismo barroco en esas cosas de Nantes. Cuando uno se acerca mucho a las figuras, da un poco de miedo. Y a veces asco. Y hay una cosa popular muy fuerte también. Hay quien le encuentra intenciones de denuncia social y política. No lo sé. Sólo sé que son bastante estremecedoras y que en aquella época ver esos cuerpos como apolillados o desgarrados, con la piel dejando ver los huesos y esas caras como gritando, hacía inevitables ciertas asociaciones.

Esta cabeza, por ejemplo, tiene dientes reales, quizá de cerdo.



Y esto es el busto de un vagabundo.



Y esta es la escultura de una pareja bailando tango.

Parece una pintura en esa foto, pero es una escultura.

Se me vienen a la cabeza algunas anécdotas de Nantes.


Cuando una noche unos amigos, por hacerle una joda, lo desnudaron y lo bajaron del auto en plena calle, en San José, tuvieron que volver y rogarle que subiera otra vez, porque el gordo, en lugar de ocultarse o taparse con algo, comenzó a trotar por la calle totalmente desnudo y cantando.


Una vez, en aquellas clásicas recorridas de bar en bar que tenían lugar al finalizar las clases del taller de Edgardo Ribeiro, entraron él y Edgardito Ribeiro(hijo) a un café de la Ciudad Vieja. El café era silencioso como un monasterio y casi todas sus mesas estaban ocupadas por ancianos jugando al ajedrez. Nantes, que había entrado derecho al mostrador sin mirar, pidió una caña y sin comprender ese silencio, se dio vuelta hacia el salón, y al ver todos esos viejos concentrados no pudo resistirse a la tentación y pegó el grito más fuerte de su vida. Las consecuencias pueden imaginárselas.


Un crack el "gordo"Nantes, que ya hacía años que no era gordo. Terrible artista.


Y bueno, vaya este posteo como un humilde homenaje al "gordo", de aquel guacho atrevido y desubicado que tuvo el tupé de querer explicarle lo que era el arte, en aquel Juan Lacaze de aquel Uruguay que tenía poco que ver con este de hoy. Hoy no voy a tomar caipirinha, me voy a tomar una grappa con limón en homenaje a Nantes, aunque probablemente él en los últimos tiempos se haya pasado al whisky, no sé. Salú.

En la anécdota en que menciono a Nantes, más abajo, en mis "Desolvidos", podrán aquilatar la inmensa bloludez que uno puede exhibir en su tierna juventud, por lo menos la boludez que yo exhibía. La vergüenza de ese momento me acompañará hasta el último día.
Dejo los otros recuerditos que no tienen nada que ver con Nantes, porque le dan a la anécdota cierto contexto de época y me explican un poco a mí. Lo de Nantes es lo que está en cursiva.



"Desolvidos" o "Yo ni puta idea de nada en ese entonces"
No sé por qué me ha dado por acordarme ahora de cosas que hace poco estaban sepultadas.
Será cosa de viejo ya que no ha muchos años mi vida comenzaba de nuevo cada día y el pasado era niebla oscura y pegajosa llena de multitudes borrosas, huidizas.


Un flaco, de nombre irrecordable y cara sin edad de brazos musculosos y con las uñas sucias, me alcanzó una gorrita, de esas de policía y me dijo en un tono, entre ufano y sombrío:“Esta gorra es del coso que mató a Líber Arce y está desde ese día, colgando de ese clavo, aquí en la facultad”

La Pica, mi novia, la de Minas, la de pecho chatito y cantito al hablar, con aquel vestidito floreado y demodé, sus piernitas delgadas y sus pies algo grandes embutidos a prepo en esos zapatitos teñidos de albayalde, de taco muy finito, muy finito y muy alto, hundiéndose en el blando, derretido alquitrán de Cuchilla Grande en ese Enero caliente y ahogador mientras sonaba por primera vez “Has been a hard day night” y el vestidito al rozarme disparaba un relámpago en mi estómago.
Un bar de Juan Lacaze de esos con estaño y todo, poquita luz y mesitas de madera estampadas con circulitos de caña Ancap. El gordo Nantes, el Beto Lara y yo descansábamos de la colgada de cuadros de una exposición del Beto, y entonces, caña va, caña viene, se me despertó el teórico del arte, adolescente y soberbio y me salió una chorrera de directivas y sentencias de lo que la pintura debía ser y no. El gordo escuchó pacientemente como una hora y echándose al garguero de un golpe un vaso de caña me dijo: ¿Y vos botija, qué es lo que estás pintando? Y me quedé en blanco. Y yo ni puta idea de que estaba hablando con uno de los talentos de la plástica uruguaya. Y yo ni puta idea de que el arte era laburo y no divague… Y yo ni puta idea de nada en ese entonces…

Atahualpa y la lectura de Julio César en El Galpón. Un cuartito chiquito, el elenco callado siguiendo hipnotizado el más mínimo gesto de aquél tipo imponente con cara de italiano del neorrealismo que con el texto en alto parecía predicar. Era todo tan denso que me distraje un poco y no me acuerdo mucho de lo que ahí pasó. Y yo ni puta idea de quién era ese viejo y de que se precisara tal quilombo para hacer una obra de teatro. Y yo ni puta idea de nada en ese entonces…

1969, los milicos en la esquina de Marco Bruto
y la callecita de la puerta de facultad
manifestamos hasta ahí para provocarlos con piedras y botellas
contraataque furioso con gases y balas de goma
corrí como un loco a refugiarme en facultad
vertiginoso camión militar por Larrañaga al norte
apenas me da tiempo de pasar por delante
sin que me reventaran
esas monstruosas ruedas
en la cabina un rubio
parece un oficial
me muestra una pistola
muy plateada y brillante
me apunta
me zambullo a la puerta
me dispara
ruedo como enroscado
bicho de la humedad
la bala nunca supe
dónde se fue a incrustar
no tuve mucho miedo
más bien fue divertido
nunca le conté a nadie
y menos a los viejos
Y yo ni puta idea de nada en ese entonces.


Mi cuarto, con retratos de Lenin, el Che, Freud y Gauguin y toda aquella gente que encontraba en la calle y ahora ya no encuentro; Bernard el australiano, paralítico de la cintura para abajo, apoyado en sus muletas, “Why Montevideou is so dark?”, Mariel la pelirroja con un look que hoy diríamos “celta” que nos traía discos de Joan Baez, Miguel el venezolano, “Qué vaina chico, cuando los vi a ustedes, tan blancos, tan europeos, me dije: se equivocó el avión, yo no estoy en América Latina…” Y sentíamos que alcanzaba con estar ahí para cambiar el mundo, que ya lo habíamos cambiado.

Mateo, cuando vivía por Villa Dolores, con una damajuana entre las piernas mostrándonos a Alfredo Vita y a mí sus últimas canciones escritas en un cuadernito pentagramado que tenía en una carpetita. Y yo ni puta idea de quién era ese coso mamado, flaco y mugriento con pinta de indigente. Y yo ni puta idea que eso era historia de la música popular uruguaya. Y yo ni puta idea de nada en ese entonces…


__________________________________________

25 comentarios :

  1. Para ser que "ni puta idea",andás bien de bien.
    Esto que escribiste tiene mucho valor. Las cosas se ven diferentes desde ese otro ángulo,el anecdótico; adquieren una dimensión más humana.
    Hasta ahora, para mí Nantes había sido el escultor de esos hombres jugando al truco, en cuya mesa alguna vez me acodé ocupando la silla vacía al entrar o salir del teatro. Siempre me impresionó su obra. Y, es cierto, al acercarme siempre sentí eso tan bien definido por vos, como un poco de miedo.No repulsión, pero esos rostros siempre me sacudieron.Hay algún gesto que, ahora me doy cuenta, tiene un no se qué a algún cuadro de Goya.
    Hay una nota muy interesante de Abondanza en El País de hoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y yo ni puta idea entonces de que hablaba con don Santiago y desde que tengo idea, como que me dá no sé qué hablar de escritura, ni de pintura, ni de escultura, y mucho menos me atrevería a hablar ya para siempre de música. Y yo ni puta idea tenía al principio de leer sus poemas y ver sus dibujos de quién era el Santi. Y luego, al poco, no mucho, me fue dando respeto. Tanto que comentar siquiera es un honor que no merezco.
    ¡Viva el gordo Nantes! y gracias por presentármelo, aunque sea tarde, pero no para el desolvido. Me alegro que hayas desolvidado (y seguro Andrea se copia esta palabra tan bonita para su diccionario uruguayo)
    Ha sido un placer leerte de principio a fin en esta madrugada que no acaba.
    Saludos, saludísimos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Flaca:
    Parece que hoy andamos todos desvelados. Debe ser la humedad.
    Y Medialuna ni te digo, ya que allá debe ser plena madrugada.
    Es cierto lo que decís. Las anécdotas humanizan, aunque a veces el paso del tiempo las va modificando, pero creo que la esencia queda. Sí, creo que las cosas de Nantes tenían algo de los "Caprichos" de Goya o de las Pinturas Negras, aunque ahora se dice que no eran de Goya...
    Voy a ver si encuentro la nota de Abbondanza en El País Digital. Igual, guardámela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Medialuna:
    Esas cosas no se dicen. ¿Cómo que usted no merece comentar? Una persona que escribe como usted...con las tripas. Por favor...Don Santiago no sabe casi nada de las cosas de que habla. Muy poquito. Es filosofía "de boliche" como decimos acá. Charlas de amigos. "Payadas", que acá se le dice así a ese estilo de improvisar décimas acompañado de guitarra. La ventaja de vivir en un país tan chiquito es que muchos hemos podido conocer personalmente a nuestros mejores artistas y aprender de ellos. Acá a nuestras celebridades no las conocemos por la prensa, las encontramos en la carnicería del barrio. Si le digo que una de mis hijas se suele encontrar con la Primera Dama en la panadería usted no me lo va a poder creer, pero es así.
    He perdido la cuenta de la cantidad de gente talentosa que he conocido y admirado. Pero lo de Don Santiago es así, caserito, lecturitas desordenadas, recuerdos de algunas cosas que dijeron los maestros y que a uno lo marcaron, un poco de "boliche" y un mucho de calle. Un poco de charlatanería también. Bastante.
    Pero bueno, uno no precisa un Master para escribir en un blog, solamente ganas y amor por algunas cosas. Yo jamás sería tan osado de poner mis divagaciones en papel. Me animo porque es un blog y sé que me perdonan los disparates. Y lo de Nantes es totalmente cierto y es otro que se muere sin que yo haya aprovechado el privilegio de conocerlo. Porque con alguna horita de charla con él en cualquier bar, hubiera aprendido sobre las cosas del arte más que con toda una biblioteca. Y como me pasó con él, me pasó con otros muchos.
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Santi:
    en la lejana Tacuarembó leí en La República digital la muerte de Hugo Nantes. Personaje que conocía solo por las charlas contigo y con el Eduardo Espino y por haber visto algunas de sus obras. En una oportunidad vi una muestra completa, en l galería del Notariado (n¿no fuimos juntos), de caras como la de la "gorda con trenzas" en otras oportunidades encontraba que un cuadro llamaba mi atención, miraba la calidad de la materia,los planos, tono, color e invariablemente al llegar al ángulo inferior izquierdo se leía H.Nantes.
    Estando solo aquí en el "lejano desierto del norte(Arerunguá)" no tuve con quien comentar esta pérdida para todos nosotros, por lo tanto me alegra que te acuerdes de él por todos nosotros.

    ResponderEliminar
  7. A la mierda.
    Yo sigo sin tener ni puta idea de nada, pero qué querés que te diga, a mí Nantes me encanta. Si no es el plástico que más me gusta, anda pegando en el palo.
    Sé que esta entrada tuya merece un comentario más extenso y sesudo, pero ando corta de tiempo y larga de cansancio, así que por acá lo dejo, nomás.



    Ah... sí, me olvidaba. Por fin volviste.

    ResponderEliminar
  8. no se persiguen, solamente huyen unos de otros... los contrapuntos..

    ResponderEliminar
  9. Y bueno, se van abriendo puertas y uno no las atraviesa hasta mucho después y quién sabe...pero que sea consuelo.
    Además, no se a quién leí que, a veces, escribimos para "ver si poidemos ver" un poco mejor cómo han sido las cosas.
    Sea como sea, estuvo bueno para mi leer sobre esas cosas y conocer a esa gente.
    Un abrazo
    Fernando

    ResponderEliminar
  10. qué buen grito, qué hijo de puta.
    salud, por los del otro lado
    k

    ResponderEliminar
  11. TORDO:
    Qué bueno que a usted le gustara Nantes. Creo que a todo el mundo le gustaban esos acrílicos pastosos, esa soltura de trazo, esos grises que parecían colores. Pero quedaba mal que a uno le gustaran, porque eran "paisajitos". Después se largó con las esculturas y todo el mundo quedó con la boca abierta y sin darse cuenta de la íntima relación que había entre las dos cosas, entre esos dos costados de Nantes. Porque si se mira bien, ya había en los paisajes esa manera de envolver las cosas en capas, la misma dramática gestualidad. Pero minetras sigamos viendo el tema y nos olvidemos de la forma-tema, vamos a seguir sin ver lo esencial.

    ResponderEliminar
  12. ANDREA:
    Así que le gustaba? Qué lindo. Era un trabajador incansable y docente como usté.

    ResponderEliminar
  13. Hola CAPRICHO:
    Así que huyen? Entonces cuando se atrapan queda inventada la monodia acompañada. No quiero saber lo que hacen los contrapuntos cuando se atrapan. Pero me lo imagino.

    ResponderEliminar
  14. FERNANDO TERRENO:
    Es tal cual, uno escribe para entender las cosas, aunque sea entender algo de lo que pasó. Y de lo que pasó con uno. Suena demasiado autorreferencial esto, pero es así para casi todos los que escriben.
    Hace poco me propusiste una empresa bloguera colectiva. Me pareció tan difícil de instrumentar que dejé la contestación para después y ese después no llegó. Prometo pensar sobre eso, Sería bueno. Pero difícil...

    ResponderEliminar
  15. Cierto KRISTO, fue un gran grito. Aunque los viejitos no sé qué habrán pensado. Ahora el Nantes se va a encontrar con ellos y seguro lo van a cagar a patadas.

    ResponderEliminar
  16. Nantes,Montiel,Dumas Oroño, Guillermo Fernandez, Ribeiro, Montes.¿Me olvido de uno? Todos alumnos directos del "Viejo", todos la mima escuela y resultados diferentes, genios diferentes. No se puede decir quien me gusta mas o quien menos Pero sin duda alguna el H. es uno de ellos. Si no nos puedeen gustar los "paisajitos" porque simpre llaman la atención y al golpe de vista. Hasta en lo comercial es fantástico y como Usted bien dijo, hasta los pintores tienen que comer. Al único que mantuvieron siempre sin que vendiera nunca un cuadro fue al Vincent ¿NO?

    ResponderEliminar
  17. No soy una trabajadora incansable... no sabés cómo me cansa laburar...

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno el post y muy merecido. No se podía homenajear al Hugo de mejor manera. Quiero contar que independientemente de lo que aprendí en la escuela y de los "informes" que nos han dado políticos y otros payadores, a don José Gervasio lo conocí de verdad cuando ví la escultura de Artigas viejo que está en las afueras de San José, concretamente en un asilo de ancianos. Todavía me estremezco recordando la sensación.

    ResponderEliminar
  19. mirar el tema en el arte es estar ciego

    ResponderEliminar
  20. Tenés razón con eso de que aquí en Uruguay nos conocemos todos. Y entonces los talentosos y famosos, a veces, no lo parecen tanto. Por ejemplo, me aburrí de ver a Cacho Cabo muchas tardes - mate en mano y alpargatas en los pies-, no en su atellier, sino en el taller del Negro, el marido de mi amiga Tere. El Negro tenía la tornería en un pequeñísimo galpón en el fondo de la casa; mientras trabajaba, el Cacho le cebaba mate y le conversaba.
    Por ejemplo también, yo me codeo contigo. jajajajaja...

    ResponderEliminar
  21. ¡A ver si nos ponemos un poquito las pilas,eh...!

    ResponderEliminar
  22. Hola Santi, me avisó La Flaca de esta entrada y acertó de lleno. Me va conociendo poco a poco y muy bien.

    Tu forma de homenajear al gordo Nantes, no podía ser más bonita, ni más especial que haciendolo a través de esos desolvidos que hoy acercas a tu blog y que hacen de él algo muy alejado de las necrologicas de un diario, porque emanan vida por todas las esquinas.

    Por cierto antes de leer lo que dices de Archimboldo ya lo había pensado. Me encanta Archimboldo y me ha encantado descubrir de tu mano a " El gordo Nantes"

    Un saludo desde el Mundo de los Sueños al otro lado del charco.

    ResponderEliminar
  23. Amiable post and this mail helped me alot in my college assignement. Thank you seeking your information.

    ResponderEliminar
  24. gabriel falconi16/9/10 13:56

    che tengo un cusadro de Nantes en las casa de mi vieja te acordas??
    en el living.... bueno han pasado casi teinta años...
    saludos

    ResponderEliminar
  25. gabriel falconi16/9/10 13:56

    che tengo un cusadro de Nantes en las casa de mi vieja te acordas??
    en el living.... bueno han pasado casi teinta años...
    saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs