E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

8 de septiembre de 2010

LA FUENTE DE LOS CANDADOS

Habrán visto que yo siempre jodo con los objetos.
Es que a mí me hablan los objetos.
Por eso me gusta Felisberto. Yo qué sé, yo veo un lápiz y está lleno de connotaciones. Algunas obvias y explícitas, que me llevan de la mano de la memoria a la escuela y a la infancia y me vienen unas ganas automáticas de dibujar o de escribir.
Ustedes se acordarán de la emoción en cada año escolar que comenzaba, el cuaderno en blanco, los lápices nuevos, la goma. Era la emoción de lo posible infinito. La emoción del futuro que era interminable y también la emoción de lo desconocido. Porque un lápiz, más allá de un pedazo de madera relleno de grafito, es un dejador de huellas, es un arma, guarda cosas que no sabemos nombrar, está cargado de posibilidades, tiene un mundo adentro, tanto sirve para dibujar una maravilla como para proyectar una estafa, tanto sirve para escribir el “Discurso vacío” de Levrero como para redactar una nota ordenando a un sicario que mate a alguien. Así que para mí, un lápiz es un símbolo. Un símbolo de libertad. Un símbolo de que todo es posible. Lo más horrendo y lo más sublime. Por la punta de un lápiz sale lo mejor y lo peor del ser humano. O no sale nada.
Hay lápices que siempre están dormidos en un cajón y nadie les va a sacar punta nunca. Y entonces sí, ya no son lápices, son madera rellena de grafito. Así como algunas personas no son personas, son una funda de piel rellena de carne, tripas y huesos, sin una punta por la que salga el espíritu. Ni por los ojos les sale.
Hay gente como lápices sin punta, incapaces de escribir su historia e incapaces de vivir una historia que alguien quisiera escribir.
Y a mucha gente le gusta encontrar su historia ya escrita por otros. Por eso repite rituales en lugar de inventarlos. 
Es que eso tranquiliza mucho. Marca el rumbo y no hay que jugársela.
Hay quien pone toda su confianza en el Gran Guionista. Tener un guión seguro e inmutable, y si es posible, guardarlo en una caja que nadie pueda violar.
Muchos necesitan un guión pre hecho. Para la vida, para la muerte y para el amor.
Sí, para el amor también. Aunque parezca que el amor tendría que ser tan abierto e imprevisible como un cuaderno en blanco.
Y esto me lleva a otro objeto.
El candado.
El candado tiene también sus connotaciones. Aunque a primera vista parecen ser más limitadas que las del lápiz.
Así como un lápiz o un cuaderno (y hoy una computadora) son como símbolos de lo abierto, de la posibilidad; un candado cerrado es como un símbolo de lo clausurado.
El candado hace “clac” y ya está, fin de la historia. Y más aún si después de cerrarlo tiramos la llave, para que nadie pueda volver a abrirlo nunca más. Se bajó el telón, se acabó la obra.
Y el candado es un objeto frío, grosero, porque debe ser fuerte e inabrible, irradia un halo de opresión, recuerda la cárcel, las rejas , las cadenas, se nota que odia la libertad y el aire. Cuando el candado te habla, te dice que la libertad está prohibida. Que ni se te ocurra…
Una cagada el candado.
Y bueno, acabo de darme cuenta, en mis caminatas por Montevideo, de que para una multitud de gentes, cerrar un candado y tirar la llave a una fuente, para no poder encontrarla, es el acto de amor más sublime. Es decir, esa es la idea que esas gentes tienen del amor. Hoy día. En 2010.
Se compran un candado, les ponen las iniciales de los dos, lo cierran en la fuente, tiran la llave al agua y juntos para siempre, aunque en 2 años no se aguanten más.
Esa gente no quiere tener una pareja. Quiere tener prisioneros.
Qué lo parió.
Esta es “La fuente de los candados”.
 DSC05820
Está ubicada en el cruce de 18 de julio y Yi.
Es una fuente de piedra volcánica que los dueños del bar de la esquina importaron de México hace más de 15 años, pero ni por el forro pensaron en los candados. Cuando la instalaron, no hace mucho, se vieron en la necesidad de colocarle una reja perimetral para que no la rompieran ni le robaran partes.
DSC05821  Ahí es cuando empezaron a encontrar candados en las rejas. Al principio  los cortaban y los tiraban a la mierda, pensando que eran para asegurar bicicletas. Pero en seguida se dieron cuenta de que los candados tenían iniciales, que cada día aparecían más y las llaves estaban tiradas en el fondo de la fuente.
DSC05816
La gente hacía eso para perpetuar su pareja, a la manera de lo que se hace en el Ponte Milvio, en Roma.

DSC05817

DSC05815

DSC05823

DSC05819

DSC05822
Así que empezaron a dejar los candados y la fuente se convirtió en una atracción turística. Los candados ya casi no caben. Los hay de todo tipo y procedencia. Hay candados hasta de Australia.
DSC05818  
Y Sartre y Simone de Beauvoir y Erich Fromm eran unos imbéciles y todos los pelotudos de los 60 y 70 tenemos que aceptar que el ser humano es así.
No tiene remedio.
La libertad es sólo una palabra.

42 comentarios :

  1. Creer que algo externo pueda mantener vivo un sentimiento es realmente una pelotudez.
    ¡Ah!: PRI!!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo qué sé Juan, a veces algo externo puede mantener vivo un sentimiento.
    Sin ir más lejos una mansión en la costa y un par de bembas mantienen muchas cosas vivas que en otro caso hubieran muerto...pero un candado che...

    ResponderEliminar
  3. ARCHIMBOLDO8/9/10 12:22

    Muy bien, Don Santi!

    sáquele punta a la vida

    abra el candado de su corazón

    tíre la llave a la fuente

    y deje que se lo robe cualquier mina .

    El infierno son los otros dijo Sarte, pero que yo sepa no era nabo, nunca dijo el infierno son las otras.


    Lo espero para ver el desfile de ballenas.

    Pregunte por el Vasco en el nunca bien ponderado Club de Bochas Los Pinos

    Será un gusto conocerlo.

    ResponderEliminar
  4. Leí, miré, incrédula de que miraba. No. Miré la extensión (siempre controlando el tiempo para ver si me alcanzaba a leer), vi las fotos, volví a mirar las fotos (el título sin duda iba como anillo al dedo)Observé. Leí los pies de foto, todavía sin dar crédito, y entonces leí. Leí con avidez sobre el lápiz (olvidé los candados y las fotografía), me deleité con todas las minas (que creo que por allá tiene otro significado) y todas las posibilidades que se pueden crear con ellas (con las minas de los lápices) y me pregunté a qué clase de personas pertenecería yo. Luego leí sobre los candados, y me dije que alguien al menos fue genuino, como los guionistas, y estuve de acuerdo en lo triste que es seguir un guión, como seguir condenando candados. Por último leí los nombres de Sartre, Simone de Beauvoir, y ¡Erich Fromm! Y ahí me quedé pegada recordando su tratado del Arte de Amar. Recordé que no pude acabar de leer el tratado (ahora no voy a exponer las razones porque sería otro tratado) y me encantó leer la palabra "pelotudo". Después quise escribir mi comentario (que nada tenía que ver con el que estoy escribiendo ahora) y ya no tuve tiempo de hacerlo. Lo siento por vosotros. En realidad, lo único que yo iba a escribir allá por las cuatro de la tarde, era, que los candados más fuertes de romper son los que no pueden verse ni abrirse o cerrarse con una llave de metal.
    Con lo fácil que hubiera sido escribir sólo eso. A algunas nos tendrían que poner un candado en la boca, o en los dedos.
    Y ya. Como siempre, genial.
    Besos.
    Por cierto, me he reído mucho con esos candados de la mansión en la costa.

    ResponderEliminar
  5. Santi:
    es muy original lo que escribiste...como siempre.
    Hay días que siento que he guardado demasiados objetos y doy mi grito minimalista : "Estoy harta de ser esclava de los objetos. Mañana mismo tiro todo!".Me imagino a alguien, no sé a quién, tirando todas "mis porquerías" en cuanto me entierren:).
    Siempre pierdo los lápices y las llaves de los candados, y de las puertas también.
    Deduzco que soy de esas personas que a vos no te gustan: las que no se atreven a escribir su historia y por eso mis blogs son copias.

    Nunca me he dado cuenta de la existencia de la fuente.O soy muy distraída o la culpa la tiene Tabaré desde que hizo la terminal de Tres Cruces, ando poco por 18.
    En cuanto a los ritos y el amor y la libertad, lo dejo para otro comentario. Dejame pensar...

    Tengo otro tema de investigación: la identidad de Archimboldo.


    ARCHIMBOLDO: póngale candado a su casa porque está dando demasiados datos por Internet.Incauto!!!

    ResponderEliminar
  6. Que se yo, comprar el candado , pintarle las letras,ir a la fuente, elegir sitio dejar el candado , tirar las llaves , muchas molestias por eso que llaman amor no?
    Lo peor es que dentro de unos años nadie recordara como empezó todo y alguna "mentira" de amor se convertirá en leyenda ,, coincido con juan ,, menuda pelotudez!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8/9/10 21:59

    Marple:

    ¿que le parece muchacha si pasa por mi blog y me obsequia con un comentario?

    Le doy mi gmail, si quiere saber mi identidad.

    ¿le gustan las bochas?
    Acá tenemos unas campeonas nacionales.

    Soy Archimboldo

    Saludos desde La Paloma beach.

    ResponderEliminar
  8. Los dos temas están muy interesantes. Los lápices, como rollitos de grafito llenos de historias esperando ser liberadas como de una caja de Pandora. Bien Felisberto como vos decís.
    Pasé varias veces por esa fuente y no sabía que carajo eran esos candados.
    Los candados como promesa de eternidad.
    Es increíble la credibilidad de esos bichos que somos los humanos... Compramos cualquier buzón que nos prometa eternidad y vencer a la muerte.
    "al llegar hasta el umbral/un candado de dolor/me detuvo el corazón." (Nada -Dames y Sanguinetti)

    ResponderEliminar
  9. jejejeje...Yo no pongo candado, ni lo cierro y tiro la llave ni viva ni muerta.

    Me encantó lo del lápiz con punta.

    ResponderEliminar
  10. Reconozco que soy una desamorada con la mayoría de los objetos, no les doy bola -aunque me hablen- y así les va! Según mi pior es na’ “nací en Carrasco” porque no los cuido ……según yo, “nací en el CASMU 3” , primer gran diferencia por la que no me compraría un candado donde grabar nuestros nombres…jeje….en fin, creo que pocas veces en mi vida tuve un candado, por lo general fue para el lockart de algún vestuario y reconozco que siempre perdí las llaves, no así las de mi casa…….pero esas porque salen un huevo y presto más atención dónde carajo las dejo; volviendo a los candaditos……no creo que se me de por dejar un candado ni en la fuente del Facal ni en el puente Milvio.....no quiero tentar a la suerte! Jaja…….
    Tema dos (porque el tema va por filas para no copiarse), lápices, historias nuevas y usadas, mil veces “no debo” o sepetecientas “debo”, caligrafía para seguirte en el “discurso”….. creo que todos tratamos de escribir nuestra historia, miente quien diga lo contario, pero no siempre nos sale y encima bien, por eso no me jode para nada encontrar una escrita por otros y enfundármela como tapadito nuevo……que no siempre da resultado? Por supuesto, pero sabés, la mía también.
    Me fui de mambo, y todo esto para llegar a la misma conclusión que vos: la libertad es solo una palabra.

    Salú, gente

    ResponderEliminar
  11. ... y lo mejor de todo; no se oxida con tanta cerradura.

    Quiero, con esta entrada, mandarte un saludo, felicitarte por el blog y hacer caso a nuestra amiga común Carmen Jiménez cuando repetidas veces me ha dicho "entra a los divagues del Santi porque se aprende mucho".

    ResponderEliminar
  12. Siempre me pareció una porquería eso de la fuente de los candados.

    Ni siquiera es una fuente linda, está medio como molestando el paso en la vereda.

    ResponderEliminar
  13. Che, les voy a contestar a todos en un solo comentario, para no aumentar artificialmente la cantidad de visitas.

    ARCHIMBOLDO:
    No preciso abrir el candado de mi corazón, ya que nunca estuvo cerrado.
    Le agradecería no utilizara mi blog para "flirtear" con Marple.
    Además, no se lo aconsejo, esa dama le da a usted veinte vueltas.

    CARMEN:
    Me encanta la manera como describís las idas y vueltas de tu lectura. Y eso que andás con poco tiempo...
    Tus comentarios son tan interesantes como tus posteos.
    ¿No hay alguna de esas fuentes en España?

    MARPLE:

    Yo, que vivo acá, recién vi la fuente hace pocos días. No sos la única que no anda por 18 de julio.
    Antes de tirar nada preguntame a mí, soy terrible cachivachero.
    Te repito lo que le dije a Archimboldo, coqueteos acá no, esto no es un lugar para concertar citas, aunque pensándolo bien no estaría mal, tendría como mil visitas y capaz que hasta le podría sacar algún mango al blog, con publicidad de lencería erótica.
    Je Je, estaba pensando en un candado con las iniciales M y A.

    MARCELA MAR:
    Totalmente de acuerdo, mucha mano de obra para algo que nadie sabe.
    Lo de las leyendas es un clásico. No hay lugar del mundo que uno visite, que no tenga su leyenda de amor inventada para currar. Una vez, en Capilla Farruco, un guía municipal que parecía saberlo todo nos decía: "Ven, aquí mismo, sobre esas piedras hubo un crimen pasional, hasta hace poco se podían ver rastros de la sangre y el fantasma de la joven todavía se aparece algunas noches..."
    Entonces yo agarro y le pregunto: "¿Y en qué siglo fue eso?" Y el tipo me contesta: "Yo qué sé, si le digo, le miento"

    FERNANDO:
    "al llegar hasta el umbral/un candado de dolor/me detuvo el corazón."
    Qué lo parió... "he llegado hasta tu casa/yo no sé cómo he podido..."
    Y la versión de Julio Sosa...
    Ese no dirán que era francés o argentino, ese era vecino de la Flaca, a dos cuadras nomás.

    FLACA:
    Vos no tirás la llave, la tenés bien guardadita, no sea que alguna tiburona la encuentre y te abra el candado...

    LUCÍA:
    Pah!!!Qué joven que sos, el Casmu 3... ahí nacieron mis nietas. Yo nací en el Sanatorio de Obreras y Empleadas, que hace años que no existe más.
    Yo me paso perdiendo llaves y puteando por eso todo el día.
    Usted escribe muy bien su historia. Ahí están esos boligrafos y servilletas llenos de imágenes y palabras, que no me dejan mentir.

    HOLA JESÚS:
    Bienvenido, aunque no sé que puedas aprender aquí. De pronto sí, de pronto aprendés lo locos que estamos algunos en el Rio de la Plata. Carmen es muuy generosa.

    ANDREA:
    Una maravilla tu poder de síntesis.
    En 4 líneas directas al blanco, dijiste lo que a mí me llevó un divague quilométrico y varias fotos.
    Es eso mismo.
    Una porquería que jode y entorpece la circulación.

    ResponderEliminar
  14. Si molesta el flirt de Marple y Archi, deberías poner un cartel como los que había en los ómnibus de Caracas: "PROHIBIDAS LAS APURRUÑADERAS"

    ResponderEliminar
  15. Arriba Santi!
    Vos sabés que me habían hablado de todo ese asunto de los candados y visto así a la distancia, ni me había planteado el tema del amor, la libertad y el negocio de las ferreterías. Sucede que esa reforma que hicieron con fuente y reja es posterior a mi ida de Montevideo. El año pasado, cuando volví a caminar mi ciudad, me topé con ese "fenómeno". Y la impresión fue de rechazo. Pero más que nada por la estética. Pero había algo que también me jodía y no sabía que era. Leyéndote creo que se trataba justamente de eso, de lo que encierra un candado en sí mismo. Lo definís bien vos... recuerda a cárcel, a falta de libertad.
    Y uno está llenito de contradicciones (yo en este caso), porque que un ateo+agnóstico como quien escribe, vaya todos los 5 de febrero y le ofrezca a Iemanjá una lata de cerveza, un par de cigarros y si las conseguí... un manojo de flores blancas. Y no creo un carajo. Pero es mi reafirmación anual de mi amor por la mujer. Sincretismo puro. Y no tengo problema alguno en decirlo. Hace tiempo ya que las certezas comenzaron a derrumbarse. El Muro, la Madre Patria soviética y ahora Fidel que dice que el modelo cubano está agotado... paren un poco bó!!!
    Pero es mi historia y de ella surge esto que soy hoy. Historia que por otra parte no será ni mejor ni peor que otras, pero vos sabés que al menos, la fui inventando yo mismo.
    Perdón por lo extenso pero así y todo quería decir más...
    Santi querido, un abrazo enorme y saludame a Bea...

    ResponderEliminar
  16. Acabo de escribir acá un montón y un dedo mal metido me hizo volar mi diatriba ala mierda. Es que tengo una netbook nueva que tiene vida propia. Bueno,quería decir que al menos los candados han dado lugar a una pieza original, filosóficoliteraria. Pensando contigo, a partir de tu disparador, creo que la eternidad del amor es un valor tan preciado como imposible. En todo caso, muta. Se vuelve otro, pero el mismo jamás. Los candados son una muestra más contundente que los anillos pero es la misma cosa. El lenguaje también lo señala cuando nos llamamos esposos o "la mujer de". El acto de colocación del candado es un acto fascista! jaja... Propongo que procedamos por tanto a dedicarnos al encuentro revolucionario de las llaves o que directamente los cortemos con una sierra una noche de estas en que nos venga un arrebato terrorista y que dejemos un poético reguero de candados abiertos por las avenidas. Espero que esta vez no se me borre. Besos

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Santí este blog es un lápiz con una mina que nunca acaba y el doblesentido que se lo ponga el que no tenga candados en el oído.
    Vos sos de los que no tenés candados, así que levanto mi lápiz y esta copa por vos y por la cofradía.

    ResponderEliminar
  19. Me llegaron unas fotos de unas esculturas hechas con mina de lápiz (con lápiz y todo) que son una cosa increíble (increíble que alguien tenga tanta habilidad, tanta vista, tanto pulso y tantísimo tiempo al pedo).
    Igual me gustaron mucho, como me gusta esta entrada, como me gustan los lápices y me disgustan las fuentes con candados.

    ResponderEliminar
  20. Che, GATO:
    ¿Yemanyá no era el 2 de febrero?
    Yo sé bien que tu relación con los candados ha sido, por lo menos, problemática.Y que te inventaste tu historia también.
    Preguntita: ¿uno inventa su historia o su historia lo inventa a uno?
    Qué lo parió, no tengo que tomar más café con splenda, me hace delirar.
    Tampoco levantarme a las 8 de la mañana como hoy.
    Un abrazote.
    Siempre por escribirte sobre los últimos sucesos frenteros pero no quiero amargarte ni amargarme.

    ResponderEliminar
  21. RO:
    Para el dedo mal metido siempre hay un remedio. En el caso de que el dicho adminículo anatómico mal utilizado haya producido la voladura de un texto, hay que apretar [CONTROL]+[z] y ta. Para otras barbaridades dactilares no funciona.
    Lo que dice usted del lenguaje es así mismo. Por eso uno pensaba en otros tiempos que cambiando el lenguaje y usando otras palabras, con otras cargas simbólicas, se podían cambiar las conductas. Incautos. No era tan fácil. No por decir "compañera" en lugar de "esposa" se daba vuelta la historia.
    Los candados también son una forma de lenguaje, igual que los anillos.
    Hoy aprendimos que usar un lenguaje políticamente correcto no cambia ninguna historia. Todos lo usan para que todo siga como está y quedarse tan contentos consigo mismos.
    Ta, te repito lo que le dije al Gato, no debo drogarme con Splenda a las 8 de la mañana.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. JUAMPA:

    Este es un blog serio y de gente entrada en años. Sus comentarios pueden herir la sensibilidad de los visitantes. No se me olvide que acá entran respetables damas de candado puesto.
    Bueno, yo qué sé.
    De repente se les despiertan fantasías con el benjamín de la cofradía.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  23. ANDREA:
    ¿Vos viste lo que hacen con los lápices?
    En Brasil había una mina (no de lápiz) que tallaba esculturas increíbles en mondadientes, y otra, una japonesa, que te escribía el nombre y dibujaba lo que le pidieras en un grano de arroz.
    Habrán adquirido esa paciencia aguantando a los "esposos". Je.

    ResponderEliminar
  24. me pregunto qué estará aprendiendo el señor Arroyo...
    Santi:
    ¿con qué derecho te referís a las damas opinantes diciédonle al Juampa que todas tiene candado.?¿Acaso los señores grandes que hay por acá están libres de todo candado.?je,je,je.

    Vamos a poner cierto orden con el letrero venezolano de Juan que ha sido el aporte más importante de todos los comentarios.
    Leí otro más completo buscando la palabra apurruñadera en Google:

    "Acá no se permite afincar los pies en el asiento delantero ni las apurruñaderas"

    No vayas a poner "prohibido hablar al conductor" como en los ómnibus uruguayos porque nadie más comenta.

    Archimboldo, si aparece, me hace el favor de no hacerse el vivo, conozco al Vasco de Los Pinos, usted debe ser uno de los del equipo Senior:)
    Ejem...yo no soy de las que flirteo, simplemente quiero saber si vive en "La Paloma Vieja"donde hay unas casas maravillosas y conste que una superamiga vive ahí.
    Así que no embrome mucho , soy fascinante, por eso,donde se descuide le robo la llave de su casa pal verano que viene.
    Ya saben , si vamos todos, nada de apurruñaderas!

    PD) yo también por amor a mi esposo soy capaz de hacer cualquier cosa con un puñado de arroz.

    ResponderEliminar
  25. Marple:

    En lugar de esposos, maridos, compañeros, concubinos, etc., vamos a llamarlos COMPAÑEROS DE RUTA?.
    Porque creo que de eso se trata, de acompañarse, de amarse, de acompañar, mientras la ruta no se nos corte.
    En muchas oportunidades, yo, lo he llamado esposo, marido y también en muchas: COMPAÑERO DE RUTA.
    Cada día lo reafirmo más, pidiéndole a la vida que no se acabe esa ruta.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  26. Ah, he visto lo de los arroces... es asombroso.

    ResponderEliminar
  27. Tomate la pastilla de la presión.








    ¿Ya está?
    ¡GERMÁN ACTUALIZÓ!

    ResponderEliminar
  28. Bea:
    lo que yo pido es que no se me vaya el compañero!!!

    un beso

    ResponderEliminar
  29. Santi
    también actualicé aunque no creo que sea mejor que lo de Germán.
    Nada personal, como siempre.
    La plantilla es de Blogger y los colaboradores Bocaccio y Pasolini:)

    Paso a otro tema:
    En este post hay algo muy interesante al final,que nadie comentó:
    Sartre, Simone de Beauvoir y Fromm.
    Los leí, me gusta el existencialismo y creo que Fromm hizo un libro magnífico: "El miedo a la libertad" .

    En cuanto a los de los jóvenes 60-70...ejeem, aparte de leer a estos tipos, yo no puse candados en las fuentes, pero grabé corazones con letras y flecha cruzada en muchos árboles y Horrror!!! una vez usé la media medalla, cosa que nadie se acuerda de qué cosa era eso:)

    aparecé,dale!

    ResponderEliminar
  30. MARPLE:

    ¡Cómo no acordarse de la media medalla!
    Creo (si mal no recuerdo), que la cantaba un tal Jhony Tedesco (o algo así). Aquel del mechón rubio y los buzos de muchos colores.
    Jamás usé una ni grabé nada en ningún lugar.
    Pero sí pasé por enamoramientos fuertes y tontos, como cualquier adolescente.
    Jajajaja...me suena en mis oídos la canción. "dame la media medalla, dame la media medalla, que lo de la playa..ya todo todo, acabó."

    ResponderEliminar
  31. Marple:

    Tanto no acabó (lo de la playa, digo),que todavía la sigo viendo en las vidrieras de joyerías finas.
    La pegó el guacho. jajajaja

    ResponderEliminar
  32. Buenas.
    Un par de cosas, le quiero decir.
    La sensación de cuadernos nuevos, lápices nuevos, todo nuevo para empezar las clases, la violenta emoción e irrefrenables expectativas, usted las ha descrito como si hubiese estado en mi lugar en aquellas calurosas mañanitas de los marzos de finales de la década del 70 e inicios de la del 80. Sensaciones que andaban amontonadas en la periferia, no a mano en las épocas de ahora, así que gracias.
    Y en mi última visita a Montevideo, la de los desencuentros (no Montevideo, apenas la visita) estuve en la fuente de los candados, largamente, observando esa curiosa obra de arte en permanente mutación hacia una especie de bicho marino al que se le agregan unas remoritas con pretenciones de eternidad. Confieso que he tenido una sensación de romanticismo que le ganó al bagaje que uno va atravesando y echándose encima, ese que le indica a uno que el candado cerrado sobre una relación de amor por otra persona raya con la locura, mal entendida, encima. Mientras miraba las iniciales y trataba de dilucidar en qué fuente europea se habrían inspirado los Romeos y Julietas con berretín carcelero, pensaba: qué lindo haberla encontrado cuando uno tenía 18 para profundizar el dramatismo amoroso de aquellas épocas, cuando todo parecía poco si de decirle teamos y tedeseos a aquella chica que hoy es tan poco aquella chica como uno es tan poco aquel gurí. Y digo, ¿no?, ¿qué implicancias hubiese tenido pintar las iniciales, cerrar el candado y tirar la llave?
    Gracias por tu visita, un abrazo

    ResponderEliminar
  33. APEGADA TAMBIEN A LOS OBJETOS PORQUE A MI TAMBIEN ME HABLAN...
    ¿RECUERDA EL POEMA DE BORGES, LAS COSAS?

    El bastón, las monedas, el llavero,
    la dócil cerradura, las tardías
    notas que no leerán los pocos días
    que me quedan, los naipes y el tablero,

    un libro y en sus páginas la ajada
    violeta, monumento de una tarde
    sin duda inolvidable y ya olvidada,
    el rojo espejo occidental en que arde

    una ilusoria aurora. ¡Cuántas cosas,
    láminas, umbrales, atlas, copas, clavos,
    nos sirven como tácitos esclavos,

    ciegas y extrañamente sigilosas!
    Durarán más allá de nuestro olvido;
    no sabrán nunca que nos hemos ido

    ResponderEliminar
  34. GERMÁN:
    Ni idea de qué implicancias pudo tener. ¿Me hubiera costado más separarme de mi primera mujer si hubiéramos colocado un candadito en algún lado? Yo qué sé.
    A veces uno dice cosas que son como candados y luego te quedás prisionero de tus palabras, solamente por no desdecirte. Yo, por mi parte, nunca, ni unas rayitas en una corteza. Qué tipo más lavado...

    Tu posteo del Tata Dios bolichero, impresionante.

    ResponderEliminar
  35. ROSSINA:

    No recuerdo el poema simplemente porque no lo había leído. Digamos que no he leído mucho al Borges poeta.
    Te doy las gracias porque es un poema bellísimo. Tan bello, que se le perdona su estilo tan anacrónico. No me digas nada, acabo de decir una boludez.
    Digamos también que me he sentido identificado con todas esas imágenes de Borges. Eso sí, yo no tengo violetas entre las páginas de los libros. Bueno, sí, tengo unas hojas de tabaco entre las páginas de las los cuentos completos de Quiroga.

    ¿Por qué algunos argentinos insisten en hacerme sentir un viejo de mierda tratándome de usted?
    Ustedes que tratan de vos hasta al Papa...
    Si en el próximo comentario que hagas, (si es que hay un próximo), encuentro un atisbo de usteeo, lo suprimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Hace mucho que no pasaba y està precioso el blog, el diseño, todo. Y me quedo reflexionando y pensando mucho sobre lo que hablàs en cuanto a los horribles candados, las parejas/prisioneros y caminos previamente guionados por otros. Ufff
    Te mando un beso grande y no seas botòn, dejà que flirteen! ja

    ResponderEliminar
  37. Si harà tiempo que no vengo que ya no sè como hacer para firmar con mi nombre de bloguera :)

    Besos padrino

    ResponderEliminar
  38. Querida ahijada:
    Vos sí que a pesar de ser actriz, no tenés un guión.
    Nunca se sabe cuándo vas a aparecer.
    ¿Cómo anda esa niña? Debe ser casi una mujer ya.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. No, yo vengo improvisando bastante es verdad. Lo cual tiene sus pro y sus contras pero me hace sentir bastante bien debo confesar :)

    Mi hija es una mujer de 5 años, hecha y derecha; el màs alucinante ser humano que heconocido en la vida. Un sol. Una inagotable fuenta de sensibilidad e inteligencia. No puedo pedir màs. Y En el momento estoy luchando para darle todo el tiempo que merece sin dejar que el estudio y el trabajo me roben màs tiempo del necesario. TAmbièn por eso del tiempo entre otras cosas es que he faltado a mi vicio bloguero. Pero ya volverà a su debido tiempo supongo. Son momentos.

    Abrazo padrino

    ResponderEliminar
  40. ¡PERO Q CARACTER! EN MI PAIS HACE 4 AÑITOS CUANDO EMPECE A RECORRER EL MUNDO BLOX, LA REGLA NUMBER ONE ERA EL TRTARSE DE UD, Y LA DE ATENERSE A DEJAR COMENTARIOS, SIN SALUDITOS BESOS Y DEMASES, ONDA CHAT, O MAIL, PARA LIMITARSE A LO LEIDO. ¿TIENDE?
    WHAT DO YOU THIK ABOUT? HOY CAMBIÓ, PERO SOBRETODO PORQUE QUEDAN POCOS DE LOS DE AQUEL AÑO 2006. Y A MI SEMEQUEDO A COSTUMBRE, QUE ADEMAS GUSTA.
    ¡LEA A BORGES POETA!

    ResponderEliminar
  41. Doña Rocha:
    (El diminutivo me parecía poco respetuoso, una onda twitter vio?
    Como le iba diciendo Doña, en este blox la regla number one es NO tener reglas. Pero la regla más jodida es esa del usteeo. Por eso, con todo respeto me permito decirle que se deje de joder. Y sí, tengo un problema con Borges, siempre me lo imagino de chaleco puesto. Biblioteca de roble y el brandy ahí al lado. Claro, a un tipo así quién podría tutearlo...Cheee Borge...vó...
    Sí, evidentemente queda como el otro tutear a Borges.
    Pero uno es el Santi divaguero, al que tutean hasta los cuidachoches.
    Besote onda chat para tí.

    ResponderEliminar
  42. yo a JLB lo tuteo siempre, a el sip :p
    de hecho en mi ultimo post de la casita amarilla lo hago, a el y a su maestro. Guardeme las estampillas que circulan!!!
    http://and-what-about-rochies-life.blogspot.com/2010/09/al-maestro.html

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs