E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

5 de noviembre de 2009

COCINA SANA PARA LA ESTACIÓN ESTIVAL - En Homenaje a Roberto García Mareco

Mientras van pasando los días de esta campaña electoral que se pone cada vez más aterradora y angustiante uno ya no sabe qué hacer para pensar en otra cosa.

Probé con los poemitas felices, pero no hay caso, no es lo mío.

Y entonces me dije, tá, pongo una receta. Una receta de cocina siempre es bienvenida, en especial si es ligth y se acerca el Verano y uno quiere estar delgado para pasear una escultural figura en la playa. Y uno se entretiene cocinando o simplemente leyendo la receta y no piensa en la posibilidad que el país se transforme en una gran ensalada de rabanitos a fin de mes.

Y me acordé de un viejo amigo, gran gourmet, cirujano, excelente clarinetista, director de orquesta, pero sobre todas las cosas un "bon vivant"

Roberto García Mareco, que así se llamaba, más conocido por "El Pera García", se murió hace unos años, pero dejó este monumento de la culinaria rioplatense de su puño y letra, que hoy, como homenaje, pongo a disposición de los amigos que quieran cuidar su salud y comer con templanza y austeridad.

Con ustedes, el Pera y su Buseca.
(No le crean cuando dice que es para invierno)

--- Buseca ---

Plato típicamente de invierno debido a la cantidad espantosa de calorías que uno ingiere por cucharada.

INGREDIENTES

4 kilos de mondongo (o callos)
1 pata de cerdo fresca, cortada en trozos medianos
500 grs. de cuerito de jamón, si no se consiguen pueden ser de cerdo, cortado en tiras finas de 5 cm. por 1/2 cm.
1 kilo de chorizos colorados, cortados en rodajas de 1/2 cm de espesor.
2 longanizas, también cortadas en rebanadas de 1/2 cm. de espesor.
1 kilo de tocino o de panceta salada no ahumada, cortada en pequeños cubitos
750 grs. de garbanzos secos, puestos en remojo el día anterior
750 grs. de porotos blancos (alubias) secoa, también emojados desde el día anterior
3 cebollas grandes picadas finas
4 puerros picados finos
4 zanahorias grandes, en finas rodajas
1 kilo de papas cortadas en dados chicos
1 kilo de repollitos de bruselas
1 kilo de tomates frescos, pelados, sin semillas y cortados en cubos
3 morrones rojos grandes, cortados en tiritas finas como el cuero del jamón
1 taza y 1/2 de hongos secos, que se remojarán y picarán (no tirar el agua del remojo)
2 atados de perejil finamente picado
2 cabezas de ajo muy picadas
4 hojas de laurel
sal, a gusto
pimentón picante español (conseguirás?) 1 cucharada
orégano 1 cucharada
guindilla molida picante a gusto
aceite de oliva para saltar

PREPARACIÓN:

Primeramente se pone a cocinar el mondongo, o callos, en abundante agua con sal (colocar el mondongo en la olla una vez que el agua hierva, dado que nos interesa el sabor del mismo y no hacer un caldo de callos). Cocinar hasta que el mondongo se haya ablandado algo, pero todavía tenga una buena consistencia, puesto que continuará su cocción con el resto de los ingredientes. Llegado a este punto se saca del agua, se reserva ésta, y se procede a cortar el mondongo en tiritas de 1 cm de ancho por 5 de longitud, aproximadamente claro. Apartarlo hasta el momento de usarlo.
Mientras se cocinaba el mondongo, que demora lo suyo, doramos en una sartén grande, con un poco de aceite de oliva, todos los ingredientes cárnicos que disponemos, la pata de cerdo, los chorizos, las longanizas, etc.. A medida que se vayan dorando se los irá colocando en una olla grande, donde se realizará la cocción definitiva, con capacidad de unos 20 litros. Finalizado el salteado de estos elementos se colocará en la olla suficiente líquido de la cocción de los callos y del remojo de los hongos, como para cubrir todos los elementos. Se llevará a hervor y se cocinará hasta que los trozos de pata de cerdo lleguen al mismo punto de cocción que los callos, y en este momento se agregarán los mismos, junto a los garbanzos y porotos, así como al resto de los vegetales, (excluídos los repollitos de Bruselas) los que previamente habremos saltado en nuestra sartén con aceite de oliva.
Este también es el momento de echar todos los condimentos, pimentón, orégano, guindillas, rectificar la sal (cuidado con ésta pues ya hay sal en el agua de cocción así como en el tocino, de todas maneras yo creo que necesitará más en este momento, lo dicho, sal a gusto), y las hojas de laurel.
Debemos cuidar también que haya suficiente líquido para cubrir, y sólo cubrir, todos los elementos sólidos, al final la buseca debe quedar caldosa pero no demasiado, predominando siempre la parte sólida.
Se continúa la cocción hasta que se comprueba que todos los ingredientes están a punto, cocidos y bien tiernos, sobre todo los callos y los cueros de los trozos de la pata de cerdo. Cuando nuestro instinto de cocinero nos indique que faltan unos 15 minutos para que esto suceda, agregaremos las patatas cortadas en dado y los repollitos de Bruselas; se finaliza la cocción cuando éstos estén a punto.
La preparación de este plato es altamente recomendable realizarla el día anterior a consumirse, dando tiempo al reposo y al hermanado de todos sus múltiples ingredientes, será mucho más sabrosa nuestra Buseca. Una vez terminada la cocción, la olla debe enfriarse lo más rápidamente posible, para evitar que todo el conjunto fermente, por lo tanto recomiendo que se saque a la intemperie, teniendo buen cuidado de perros y gatos, o que se tape la olla y se coloque bajo el chorro de agua fría del grifo.
Al otro día se calentará en la misma olla, lo que sobre podrá congelarse en el freezer durante tiempo inmemorial, disfrutándolo el próximo invierno. 

Se sirve bien caliente y se espolvorea abundantemente con queso parmesano. 

Se acompaña de cantidades navegables de vino tinto y, si después no están dispuestos a salir a pelear desnudos sobre la nieve, o sienten algo de frío, anótense en el club de Juana de Arco y lleven los reglamentos hastas sus últimas consecuencias.

 Roberto García Mareco

31 comentarios :

  1. Vos me vas a matar con estos recuerdos. La buseca del Pera... los tallarines caseros al pesto del Pera.. los asados del Pera... los cumpleaños en lo del Pera...
    Te lo digo,Santi, con amigos como vos no hay quien aguante.Parece que se hubieran confabulado, vos,el Tordo y Roberto del Vuelvo al Sur con sus fotos,para quebrar mi voluntad y verme bien gorda, sacudiendo las grasas en el verano.

    Aparte de eso, me encantó que trajeras aquí al Pera con sus recetas.¿Sabés dónde están aquellas que había publicado en Internet?

    ResponderEliminar
  2. Santi:Un genio por traerlo y un genio El Pera, yo lo conocí primero en mi actividad, después en lo del Tata, y lo viví como director de la sinfónica juvenil, donde tocaba el fantasma y su hermana.

    Pero ésta rememoración, vale la pena aunque acá estemos con 35 grados al abrigo meteorológico, no se si espero al invierno para recrearla!!!

    Mala suerte flaca, no nos interesan tus rollos, sino vos misma y tu intelecto.

    ResponderEliminar
  3. Santiago:
    Fantástica la receta para equilibrar el locro del invierno. En realidad son casi casi hermanos los dos preparados. La única diferencia que encuentro es que la buseca no lleva maíz, por lo demás, la presiento muy parecida.
    Ahora bien, para andar a tono con la estación, qué te parece si ponés algo livianito, digamos un cubito de palta, media hoja de lechuga y una rodajita de tomate sin piel, acompañado con agua desmineralizada, agua destilada, agua deshidrogenada y café descafeinado (sin azúcar, ni edulcorante, amarguito nomás).
    Creo que así podrás calmar la ansiedad de La Flaca y no cargar vos con la culpa y ella con el kilito de recuerdo que dejaría la buseca...
    Grande el Pera ese, me gustó lo de "cantidades navegales de vino". Un lujo.

    ResponderEliminar
  4. Que lo parió...
    "El Pera y su buseca"
    El título ya impone.
    Con respecto a la recete debo contarte algo. Cuando recién llegué a España e íbamos al super a hacer la compra, pedías "mondongo" y te quedaban mirando con cara de "y eso que carajo es?". Hoy, puedo decir con todo orgullo que a 6 años de vivir en España puedo ir al mismo super, pedir MONDONGO y recibir como respuesta... "se lo corto en tiras o lo lleva entero"... Ajá!!!
    Antes de seguir diciendo pavadas, decile a la Bea que me sirva un Juanito Caminador así espero a que termines de una buena vez con la buseca del Pera.
    Un abrazo azul, Santi... bien pero bien azul.

    ResponderEliminar
  5. El mundo es un pañuelito y el Uruguay una aldea.
    Carlos, el mío, (no el de Ro),me ha dicho dos o tres veces que te pregunte, Santi, si conocés al Pera.
    Bueh...por este post se enterará de que se murió y le dará mucha pena.
    Yo no me acuerdo mucho de su cara, pero sí de su nombre porque trabajaba en el Maciel hace...como 28 años.
    Ahora entiendo por qué mi novel esposo prefería comer en el trabajo,aunque viviera a unos pasos de su segundo hogar : es sabido que de noche los médicos se hacían sus buenas comilonas en los nosocomios.
    Tendré que preguntar y mejorar el recuerdo.

    Bueh..de la receta puedo decir que ni siquiera fui capaz de leerla seriamente porque a mi jamás me ha salido algo tan difícil.El único guiso que hice en mi vida y era en tiempos del Maciel, se me quemó!!!

    Enigmas:
    ¿Cuánto tiempo se demora entre poner el mondongo en la olla y saber que está listo?
    ¿Si un comensal no toma vino, qué bebe?
    ¿Cuántos platos se obtienen?
    ¿Qué es el club de Juana de Arco?

    Lo que me llamó la atención y aplaudo es la recomendación de cuidar la olla en el patio.
    El perro del vecino de nuestra chacra se ha comido varias veces empanadas y otros manjares que ponemos (¿ponemos?, ja) afuera para enfriarlas un poquito, lo que indica la rapidez ,vivacidad y olfato de los perros de la campaña uruguaya,que evidentemente son más felices que los de la capital pero que también igual de fastidiosos

    Aprecio la elegancia de llamarle grifo a la canilla de la cocina y callo al mondongo.

    Y por último la Verdad de una docente casada con un médico antes de recibirse éste:
    Me harté de desayunar, almorzar, merendar y cenar mondongo a la vuelta del Maciel, ya que Carlos hacía una receta parecida para dos personas sin poseer freezer y no era cosa de andar tirando comida:)

    Buenísimo el post, creo que los únicos que no conocieron al Pera son Goliardo y Fernando!!!

    Santi, dale no más con los recuerdos y apagá la tele hasta diciembre.Se está pareciendo mucho al show de los Muppets.

    un abrazo mondonguístico y nostalgioso.


    PD)Tengo serios temores de que se le queme la nave a Ultraton y le descubran un arsenal de chupetes!!!

    ResponderEliminar
  6. santi:
    si vos temías que los posteos muy largos no se leen, vamos a ver si sos capaz de leer mi comentario.

    ResponderEliminar
  7. FLACA:
    Yo sé, yo sé que duelen estos recuerdos. Tiempos felices de no pensar en dietas. El epicureísmo y la generosidad del Pera conquistándonos a todos. La nobleza del exceso. Era un gran tipo el Pera, con sus claros y oscuros. Creo que todos lo recordamos con cariño, no solamente porque nos hizo felices por momentos sino porque también hizo feliz a nuestra amiga que vivió con él los mejores momentos de su vida.

    ResponderEliminar
  8. TORDO:
    Cada vez que se me fermenta una buseca me acuerdo del Pera. Y cada vez que tomo Casillero del Diablo recuerdo cuando le decoré de violeta intenso los azulejos del baño. Con él aprendí un montón de cosas. Que el secreto de un buen asado es tener muchísima brasa y dirigir la cocción de los distintos cortes y achuras como se dirige una orquesta, dando las entradas a uno y otro, parando, acelerando, retardando, ahora piano, ahora forte y el acorde final es cuando se deposita la pieza jugosa y caliente en el plato. Para el Pera, una parrillada completa era una sinfonía. Alguna vez habría que investigar esa relación entre la cocina y la dirección orquestal, porque hubo varios directores, como David Machado, que también eran buenos chefs.
    Sí, un genio el Pera.

    ResponderEliminar
  9. FERNANDO:
    Estoy de acuerdo, todos esas comidas de olla se parecen. Solamente que el locro es más criollo y la cocción del maíz tiene sus dificultades diferentes a las de la buseca. Y el sabor ese de los granos de maíz es diferente a todo.
    La buseca es como muy europea.
    Una cosa que me gusta de la buseca del Pera es que no le pone panceta ahumada sino tocino, eso permite percibir mejor el sabor del mondongo. Lo que no me gusta es lo de los repollitos de bruselas, me parece que desafinan con el resto.

    Lo de "cantidades navegables de vino tinto" no es una exageración, era exactamente lo que ingeríamos en aquellos memorables tiempos.

    ¿Te das cuenta que todas esas inmundicias "livianitas" que proponés son un insulto proferidas en este blog?
    No hay una expresión que me produzca más furia que "café descafeinado".
    La lechuguita se come después de tres platos de buseca, para refrescarse, sumergida en 400 cc. de aceite de oliva y 50 cc de aceto balsámico.

    ResponderEliminar
  10. GATO:
    Juanito Caminador hace tiempo que no pasa por acá. La cosa está de Vat 69 para abajo. Pero igual venite cuando quieras. Ya me bajé la discografía de ese señor de nombre difícil que pusiste en el blog, así que imaginanos en la cueva, escuchando a ese coso, tomando alguna cosita, esperando que esté pronto el cordero y criticando al gobierno del Pepe, como seguramente haremos.
    Un abrazo azul, blanco y rojo, rojo.
    Me alegra que en Denia ya no tengas que usar esa asquerosa palabra "callos" cuando vas a comprar "mondongo"

    ResponderEliminar
  11. MARPLE:

    Me encantó tu extenso comentario.
    Debía haberme imaginado, por un asunto generacional, que tu Carlos había conocido al Pera. Claro, fueron compañeros en el Maciel. Y sí, el Pera me contó muchas veces como cocinaban y comían y chupaban y fumaban en las guardias. Algo impensable hoy día. Ya hace bastante que falleció, pero mi poca memoria para las fechas hace que no te pueda decir cuando fue. La Flaca seguro lo sabe.

    Respondo a tus enigmas:

    Enigmas:
    ¿Cuánto tiempo se demora entre poner el mondongo en la olla y saber que está listo?
    -depende de muchos factores, por lo tanto no se sabe y hay que probar comiéndose un pedacito de vez en cuando para ver si está tierno. Si lo cocinás poco queda duro y si lo pasás, queda una goma inmunda y babosa. Después de algunos fracasos y ensayos y errores, empieza funcionar la intuición que pocas veces falla.
    NO COMETER JAMÁS LA ATROCIDAD DE COCINARLO APARTE EN OLLA A PRESIÓN,queda como un invitado de piedra y no toma los sabores de los otros ingredientes.

    ¿Si un comensal no toma vino, qué bebe?
    -bueno, eso es un problema bastante serio y difícil de resolver...Te aconsejo comprar buenos vinos y hacerte una reestructuración cognitiva. Te paso por mail el teléfono de la clínica de Gabriella.
    ¿Cuántos platos se obtienen?
    -con esa receta del Pera, un disparate. Lo he visto llenar totalmente el freezer con panes de aproximadamente un quilo y además regalarnos a cada uno de los comensales cantidades que nos duraron bastante. Solamente de ingredientes crudos y secos, esa receta tiene como 15 quilos.Sumale los líquidos, imaginate las legumbres hinchadas y calculá. Sublime.
    ¿Qué es el club de Juana de Arco?
    -bueno, cómo decírtelo... eso era una chanza del Pera, dando a entender que si no entrabas en calor con esa buseca, más te valía hacerte quemar en una hoguera.

    La elegancia de "callos" y "grifo" se debe a que la receta fue publicada en Internet y si entraba a leerla algún ibérico no la iba a entender.

    Entrale al vino Marple

    ResponderEliminar
  12. Flaca, a mí ya me mató. Los recuerdos de este amigazo, hizo que me diera cuenta que todos los días (desde que partió), por un motivo u otro lo estamos nombrando.


    Es que dejó huellas muy profundas en todo lo que hizo y en sus amistades.Pensar que yo lo conocí antes de que fuera médico.Yo era una niña "precoz", porque él tocaba el clarinete en la Banda Sinfónica Municipal (como mi Padre, luego mi hermano y quien es mi Marido), e iba a escuchar los conciertos y me decía: - ¡Qué buen mozo ese tipo! ¡Lástima que tenga esa pera tan grande, pero qué cara de bueno que tiene!
    Cada vez que abro el freezer, creo que voy a encontrar algún cubo de buseca, a la que nos tenía acostumbrados.
    Pero no es solamente por ese tema (gran cocinero), que uno lo recuerda.
    Es por su manera de ser, su espíritu frente a la vida, su gran capacidad como clarinetista y maestro. Yo no olvido que fue, precisamente él, quien le dió Masters clases a mi hija Gabriella y le sacó esos pruritos que tenemos (innecesariamente), los músicos.



    Marple:
    No te creas que "el Pera" solamente dirigió orquestas infantiles. Llegó mucho más lejos.

    Gato:
    Por vos soy capaz (a pesar de la crisis), a compartir contigo unos Juanito Caminador.

    A vos Santiago:
    Vos sí que también sos un grande!.
    Además, esa comparación de un asador con un Maestro de Orquesta... GENIAL!!!Me encantó la comparación del asador con los matices musicales. Tal cual.
    Gracias por este homenaje tan insólito, a un Amigo.

    ResponderEliminar
  13. Che, acabo de leer los comentarios.Sigan...sigan nomás.
    Me dieron unas ganas incontenibles de comerme dos o tres platos de buseca.Rememoré también los pantagruélicos asados del Pera y aquel pesto con queso de cabra.¡¡¡MMMMM!!!...
    Con amigos como ustedes no sé qué hago.
    Sé que sería bueno que largara la chancleta y apagara esta ansiedad dándome algún gustito culinario.
    Estoy boquiabierta con que la Marple también lo conociera; es como digo yo, aquí sí que somos pocos y nos conocemos todos.

    ResponderEliminar
  14. Ante todo, Santi querido, lo felicito por sus poemitas felices también aquí, ya que por mi parte, parece que tiré la piedra y escondí la mano. Intenté pero fue un desastre, no me viene a la mente nada feliz mientras no puedo hacer otra cosa que pensar en corregir exámenes y monografías finales. Para matizar el castigo, me doy uuna vuelta y me deleito con este fino plato light, ideal para estos días de 30°... Digo, ya que se puede frizar para el invierno.
    Un abrazo para usted y todos los cófrades, reunidos alrededor de esta buseca imaginaria ¡Salú!

    ResponderEliminar
  15. Voy a dejar un último comentario antes de pasar a seguir haciéndome malasangre con la campaña inmunda que está haciendo el Partido Nacional.

    El Pera te invitaba y cuando llegabas él estaba cocinando. Era la fantasía de cualquier mujer. Parecía que no usaba las cosas. Todo lo que se dejaba de usar era lavado, secado y guardado en el acto. Cuando terminaba parecía que nadie había cocinado ahí nunca. Mientras él cocinaba los amigos bebían, al principio whisky. Cuando alguien mencionaba el fin de la botella, el Pera decía: "abran ahí abajo, la puerta de la alacena". La puerta de la alacena tenía unos tres metros de ancho, uno la corría y un paisaje interminable de etiquetas variopintas de vinos chilenos, argentinos, portugueses, españoles y hasta alguno uruguayo te encandilaba. Y él decía: "abran el que quieran" Y ahí comenzaba esa aventura maravillosa de resultados imprevisibles. En aquella fascinante época, con algo de barbarie, nos dábamos el lujo de beber desde las 9 de la noche hasta las 9 de la mañana y volver a casa manejando y nadie te hacía la alcoholhemia. Recuerdo haber salido a comprar bizcochos a las ocho de la mañana después de una noche entera de libaciones y manjares, sumido en la más terrible borrachera, acompañado por la pareja del Pera y probando la potencia del auto a contramano en Propios y Ramón Anador, volver, comer tallarines con pesto y pan con grasa a las 8:30 y a las 9 el Pera y su compañera tenían ensayo en el Sodre.
    La felicidad crea superhombres.
    Los excesos son lo único rescatable de la vida, aunque la acorten.
    Parafraseando a Aquiles, más vale vida corta con buseca y vino, que vida larga con lechuga y agua mineral.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo contigo, los griegos eran sabios. Yo también prefiero una vida corta pero con buseca y vino o papas fritas con huevos fritos con panceta. Pero lo que no prefiero ni soporto de ninguna manera es el inmundo tejido adiposo que se almacena alrededor de la cintura y la abultada barriga que hace que los que te conocen de antaño, al verte así tan feliz te pregunten con asombro si estás embarazada.

    Veré cómo se pueden conciliar las dos cosas.

    ResponderEliminar
  17. santi:
    y por qué no te hacés esa terapia que me mandaste hacer a mí?
    Andá a saber si no sos más feliz en un gobierno del Qki:)
    Totaaal...pa'los años de vida que nos deben quedar ¿qué te vas a poner a pensar en una vida austera,´mate, leche recién ordeñada por vos, y a recoger gladiolos o papas a la huerta que previamente plantaste levantándote a las cinco de la mañana?
    No te hagas malasangre, hay que buscarle la vuelta para reirse de todo e ir juntando botellas para hacer la crítica constructiva, inteligente y utópica que le vamos a hacer al próximo gobierno.
    Somos así ¿y qué le vamos a hacer?
    Si a los blancos les dio por los berretines, a Batllle por contarle a un juez lo que se le ocurrió mientras tomaba el desayuno mirando la rambla, espero con ansias qué se le va a ocurrir al Sangui.Debe ser algo relativo a los niños que les van a lavar el cerebro con la laptop en las escuelas y los van a mandar a Moscú ( Cuba es poco), ja ja, como si las maestras tuvieran ganas de lavar cerebros cuando ya ni fuerza para lavar la túnica vieja.De Mieres, sinceramente, no espero nada, escalera en mano anda buscando donde trepar.
    Cada loco con su tema,ta bien, pero no permitamos que nos gasten las pocas neuronas que nos quedan en buen estado, ni nos saquen la risa, por lo menos yo no se los voy a permitir.
    El hecho que me preocupa es que la vida SE VA, SE VA,los excesos no me llevarán a ser un supermujer, me llevarán a un depósito de viejos porque nadie aguanta a las viejas borrachas, mientras los elegidos por el pueblo depositan su culo (primera vez que uso esta palabra y eso por tu culpa)en los hermosos sillones del Palacio y otras oficinas.
    La otra moción es que los que ya saben la banca que les corresponde, muevan los cuerpitos en transporte público, como hace la mayoría del país y se repartan los departamentos y salgan hacer campaña. ¿o se piensan que Pepe y Danilo son los únicos que debe andar llenándose de tierra por los caminos?

    Bueno después de este discurso , me voy a tomar mate al campo y entro de lleno en la onda Mujica, que es lo más sensato.


    un abrazo con tilo, carqueja y algo de vino rebajado con agua.

    ResponderEliminar
  18. el pera fue mi director de orquesta: un maestro!

    ResponderEliminar
  19. Vaya,y aquí con un frío!!!Aunque creo que esta receta me recuerda alos callos madrileños que hacía mi abuela(sin repollitos y sin hongos, que aquello era economía de posguerra:)))santi, no desesperéis.Tiene que ganar pepe, lo merece, lo merecéis el pueblo uruguayo merece una oportunidad. Por cierto, me dio tiempo a leer por encima tu "poemita feliz2 pero me lo quitaste tan rápido.
    Os mando un beso, un abrazo y todo, todo mi afecto.

    ResponderEliminar
  20. Vo, no conocí al Pera, así que no tengo claro si me asiste el derecho a comentar...

    Esta receta dietética y estival trajo a mis papilas gustativas la buseca que hacía Ángela, un entrañable personaje que trabajaba en el Nocturno y que falleció hace unos pocos años. Cada tanto invitaba a su casa a un "selecto" grupo de compañeros, y nos hacía una buseca espectacular(nos obligaba a llevarnos un táper lleno a la vuelta); el cuerito que constituía uno de los ingredientes de la buseca no era de cerdo, sino de los compañeros (y autoridades) que tenían vedada su entrada a la comilona!

    Capaz que el Pera y Ángela andan por ahí compartiendo recetas (y chismes).

    ResponderEliminar
  21. Hola!!! No sólo leí el post y se me agrandaban los ojos kilo tras kilo!...sino que disfruté enormemente leyendo los comentarios de todos. Y me dije, qué buena gente que fue este Pera que se habla así de él y también pensé qué buena gente El Santi, que destina su tiempo a escribir sobre él. Te digo más, estos homenajes tuyos son enormemente disfrutables (la verdad así quisiera ser homenajeada) y si la campaña electoral de los rabanitos trae estos temas, no es todo tan terrible como yo pensaba. Muchas gracias, amigo, y veré si cuando me libre de mi actual realidad, me mando una buseca como esta. La verdad es que dan ganas de comerla, pero lo mejor de todo es que pese a lo hiperbólico de su contenido, también dan ganas de hacerla. Cuando pueda voy a leer ese poemita feliz que mencionan algunos. Me encantó a mi también lo de cantidades navegables de vino, y lo de Juana de Arco -que tampoco había entendido- es sublime ajjaja! Besotes

    ResponderEliminar
  22. He dicho tantas tonterías en este post que por fin se me ocurre algo sensato:
    Me encantó la foto ¿dónde la sacaste?

    ResponderEliminar
  23. Y digo yo...¿Tabaré no piensa abrir la boca?....O el Alzheimer hizo estragos en mí y no fue él el presidente que votamos para estos cinco años que todavía no terminaron?... Porque todavía no lo he escuchado decir ni una palabra sobre el arsenal. ¿Es el Presidente o qué?...¿Vive en este país? La verdad, está tan lejos que ya no le reconozco.La próxima ves que me diga "nos vemos esta tarde", como me dijo hace como quince años tomándome la mano e invitándome a ir a su caravana, le voy a dejar bien plantado. Ya sabrá lo qué es no contar con el cariño de la Flaca.

    Che, chiquilines (léase todos los que andan por acá cerca), ¿y si en vez de una buseca nos juntamos a comer un asadito antes de fin de año?... Y de paso festejamos,.Sí, estoy segura de que festejaremos.

    ResponderEliminar
  24. Me anoto.
    Aunque sean unas moñitas con aceite y queso.

    ResponderEliminar
  25. ANDREA:
    Qué recuerdos!!!! moñitas con aceite!!!!
    No me acuerdo si estaba la FLACA en esa ocasión, pero verás, este comentario tuyo me retrotrae a la noche de los tiempos, cuando teníamos un grupo de música medieval y renacentista y tocábamos en selectísimos lugares de Punta del Este.
    En general, después de los conciertos nos pagaban la cena en algún restaurante, pero esa vez fue distinto.
    No voy a dar nombres, pero el personaje que nos contrataba era toda una figura del jet-set puntaesteño y era dueño de un conocido museo, en el cual actuábamos. Un personaje bastante entrado en años pero aún buen mozo, que gozaba y siempre gozó del favor de las damas de la oligarquía. Como ese día era su cumpleaños, toda una corte de damas y damiselas lo homeajeó vistiéndolo a él como a un húsar austríaco y desfilando ellas en viejos autos y carruajes, cubiertas solamente por vaporosas túnicas griegas.
    Nosotros pensamos: ¡Qué despelote de fiesta!!lástima que haya que irse... y hete aquí que se acerca el húsar para decir que nos invitaba a la cena. Qué maravilla! pensamos.Ocupamos nuestros lugares a la espera de espléndidos manjares. Pero el menú, de plato único era: MOÑITAS CON PESTO.
    Qué lo parió.
    El pitucaje asistente estaba convencido de que el menú era de una exquisita originalidad y refinamiento.
    Andáaa.

    ResponderEliminar
  26. Voy a agregar:
    1- Sí, señor, yo estaba allí. Y, cuando nos pagaban las cenas en los restoranes, me caracterizaba por sacarles bien el jugo y comer todo lo que podía.
    2- Más arriba, en mi otro comentario, quise poner "vez", no "ves". No crean que escribo con faltas de ortografía, son los dedos que ya empezaron también a fallarme.Cosas de la edad.

    3- Esas minas de la Punta eran absolutamente insoportables. El húsar, que nos invitó gentilmente, dejaba hacer pero siempre mantuvo una especie de ironía con respecto a eso.

    4- Las moñitas al pesto fueron una vergüenza: eran fideos "Adria" de esos que estamos tan acostumbrados a comer los docentes todos los días después del 20 de cada mes. El pesto era un asquete. Pesto era el de mi mamá, que le ponía nueces picadas y queso rallado y lo molía en un mortero; o el del Pera, que le ponía lo mismo que mi mamá pero el queso era de cabra. Sinceramente, pensé que nos iban a invitar a comer moñitas, pero caseras, hechas por algún esclavo de esas señoras.
    Si nos ponemos a hablar con el Santi de los recuerdos de aquella época, tenemos para escribir un libro.

    ResponderEliminar
  27. Y con tallarines caseros, hechos al huevo.

    ResponderEliminar
  28. Lo que pasa Flaquita, es que nunca probaste mi "PESTO".
    Y si no, preguntale al Santi.
    Un beso contrareloj y vos bien sabés el porqué.

    ResponderEliminar
  29. Hola! Bea nos a guiado hasta aquí y realmente me ha gustado visitarte.
    Claro que la buseca se puede comer en verano,¿porque no?.
    Gracias por la receta

    ResponderEliminar
  30. Santi: me acabás de dar la fórmula de la felicidad (para el invierno). Mi chica te lo va a agradecer. Muy bueno eso de cantidades de vino navegables. Quien escribió esto sabía de que hablaba, debe haber sido un buen compañero para el diálogo y la copa. Sería un buen ejercicio para la cofradía vuscar recetas interesantes...Hay una fantástica en el libro Maluco de Napoleón Bachino, donde menciona algo así como que si un gran chef se lanzara para Rey, prometiendo guiso para todo el pueblo, sin duda sería el mejor de los gobernantes...

    ResponderEliminar
  31. ¡Uruguayos, uruguayos!¿Dónde fueron a parar?

    Perdón por dejarles un comentario en cadena, pero mi amigo blogger peruano Troba (http://trovadorsinsuerte.blogspot.com/) publicó una entrada que sé que les va a gustar. Además, se trata de un blog muy interesante, verdaderamente latinoamericano y amigo de esas viejas utopías que nos devuelven los sueños al alma. Espero que lo disfruten. Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs