E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

9 de mayo de 2009

ZÉ DAS CABRAS

ILHA DE CORAL

Digo yo, es como al pedo esto, ¿no?
Digo porque uno anda por aquí, por estos territorios blogueriles para no andar por otros lados de los que no le gusta el paisaje, porque uno mira para afuera y a veces no ve nada en su intento de evitar mirar para adentro también, porque puede no gustarle a uno lo que ve si se pone a mirar para adentro.

Uno está en este asunto de los blogs como en una isla tirando mensajes flotantes a las otras islas.

Y entonces uno mira para afuera y si no ve nada más que los vidrios empañados de la ventana uno se inventa algo para ver y contar, cualquier cosa y termina poniendo afuera lo que está adentro, como si uno no se diera cuenta. Poniendo afuera lo que uno no quería mostrar pero ahora vestidito, tan vestidito, que uno mismo no se da cuenta que eso es uno.
Pero los otros sí se dan.

Y entonces me dije, a pesar de todo eso, es hora de actualizar, porque si no, se olvidan de vos, y si se olvidan ¿quién sos? Pero no voy a inventar, o sólo voy a inventar en la medida de que todo es un poco un invento.

Y me acordé de “Zé das cabras”, que se le equivocaron los médicos con la mujer y la mujer se murió y entonces “Zé das cabras” que todavía no se llamaba así se fue con las hijas pequeñitas a vivir a la Ilha de Coral y la isla estaba desierta y cazaba cabras y crió a las hijas y tenía una huerta y fabricaba cachaza y tallaba madera y cuidaba el faro y las hijas se le fueron yendo y casando con pescadores que se las llevaron y después el faro cayó en desuso y “Zé das cabras” se puso más solitario y se puso muy viejo y cuando la prefectura le dijo que tenía que dejar la isla se pegó un tiro con la escopeta de cazar cabras.

Y a pesar de que “Zé das cabras” nunca tuvo blog yo no me olvido de él aunque nunca lo vi pero hubiera podido verlo porque yo me pasaba mirando hacia esa isla antes del tiro pero se ve que no miré bien.

Y a mí me hubiera gustado, para esto de los blogs, haberme inventado una vida como la de “Zé das cabras”.
Que no tenía blog. Que no mandaba mensajes y no sé si tenía una bitácora isleña.
Pero que tantos se acuerdan de él a pesar de los años que han pasado de aquel tiro.

Qué posteos maravillosos haría uno si uno hubiera sido “Zé das cabras”.

25 comentarios :

  1. Pues yo prefiero que seas Santiago y que mandes mensajitos a otras islas y podamos así conocer a Zé das Cabras los que vivimos un poco más lejos, que ni mirando bien hubiéramos podido verle.
    Un placer encontrarte.

    ResponderEliminar
  2. Pahh...Yo lo único que te digo, aún sabiendo que mi memoria es finita, es que vos estás sentado cómodamente en ella, sin intenciones de que ella te deje salir de ahí. Quiero pensar que cada memoria es una isla.
    De ahí nos mandás y te mandamos botellas, y nos rescatamos y te rescatás, y no hay ninguna cabra y menos una prefectura. Porque no hay prefecturas en la memoria. Porque es territorio libre e indómito.
    Y seguro que en esto de las islas, Santiago,vos tenés el don de la ubicuidad, estás en muchas de ellas, en unas escribiendo, en otras hablando, en otras tocando un instrumento, y en todas, en todas, rodeado, abrazado
    Así que cuando mires para afuera y te pongas vestidito ahí, ponenos a nosotros también.¡Dale!
    Abrazo
    Pdta: Me conmueve tu posteo

    ResponderEliminar
  3. Vo, yo te iba a reclamar que hacía pila que no actualizabas (aunque "Tapas" es una maravilla y eso te daba una cierta protección contra las puteadas de tus ávidos lectores, como una servidora, sin ir más lejos), pero resulta que actualizaste.
    Coincido con Media Luna y con Ro...
    Seguí siendo Santiago, para que los Zé das cabras, que no pueden hacer oír su voz, porque lo que tienen las islas es que el viento y la marejada erosionan la voz y la esparcen y al final queda como arenita, consigan quién cuente sus historias y otros las conozcamos.

    ResponderEliminar
  4. Bo, Santi, no te hagás el vivo ni me andés prestando las cacerolas, que el que tiene cueva sos vos, el que tiene tiempo libre sos vos, el que se compró las ollas (no sé para qué) sos vos y el que se pasa boquilleando que se va a hacer una cocina económica (a leña) para guisar bien sos vos. Además, ya sabés que si lo hago yo los condimentos te hacen mal y después te cae mal la pimienta, el tomate te da acidez, el vino te produce gastritis, etc,etc,etc,etc. En cambio yo, ya sabés que voy, como todo lo que hacés, lo encuentro riquísimo y me cae óptimo.
    Para terminar, si sos capaz de cocinar lo mitad de bien que sacar fotos -digo por fotos como la del acápite- el locro te va a quedar espectacular. Animate, no tengas dudas.

    ResponderEliminar
  5. vaya santi, estamos buenos... yo ando dándole vueltas a si merece la pena exponerse tanto y ver tanta mierda como uno tiene que ver(y leer) y llegas tú y nos dices estas cosas y empiezo a pensar que navegamos porque no soportamos la soledad del corredor de fondo. Yo como carmen, me alegro de haberte encontrado y de que esta vida de estaciones vacías y otras abarrotadas me haya permitido, al menos por un momento, conoceros y tener la sensación, al menos la sensación, de que el viaje no lo hago sola.

    ResponderEliminar
  6. Si señor,muy bien dicho
    Comparto un relato mio chiquitito que va por ese lado,y lo importante que es tener al ser humano al menos cerca,por mas que querramos huir a veces

    http://yonky-detodocomoenbotica.blogspot.com/

    sigamos por aqui para que no se apague del todo el ultimo cabo de la vela

    ResponderEliminar
  7. Es tan cierto lo que decis, hay tanto maquillaje por estos lados, pero no sirve, no tapa nada, a la larga te mostras, te dejas ver con la cara lavada aunque no quieras, o te das cuenta de quienes se maquillan demasiado... Porque aunque no nos guste lo que vemos cuando miramos para adentro y lo querramos barrer bajo la alfombra, sigue ahí...
    Y si Zé das Cabras hubiera tenido un blog tal vez no se pegaba el tiro, porque hubiera sabido que alguien esperaba ansioso su próximo post... Porque hubiera sentido que su isla no era la única...
    Todavía no me puedo desprender de la sensación de estar invadiendo, por eso no suelo comentar en los blogs que leo, pero tu claridad hoy me desbordó... Disfruto mucho tus divagues!! Y no son al pedo!!

    ResponderEliminar
  8. Imagínese: va caminado por las calles de Montevideo y se le acerca una chica. En la cara se le nota que no llega a los treinta. Como caminan por la misma vereda usted decide mostrarle un poema que venía escribiendo desde hace unas cuadras. Ella lo mira y le dice: "señor, creo que su poema se ha tragado un pez."

    Poco probable, no?

    Santi: nunca hubiera intercambiado palabras con usted si no fuera por el blog. Vine varias veces a ver si habías actualizado pero supuse que todavía estarías sin ganas por lo de Idea.
    Me gustó mucho este post y lo de los blogs islitas.
    Creo que en estos medios virtules hay muchos prejuicios e idealizaciones y que lleva bastante tiempo saber cómo es el que está del otro lado. Es como que uno va mostrándose de a pedazos y después el otro arma el rompecabezas como le parece.
    A veces pienso que si en vez de la pinipona con peluca magenta tuviera otra imágen de avatar muchos me hablarían de otra forma.

    Gracias por el relato de Zé das cabras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Buen hombre:

    …..y si, probablemente no le guste lo que ve dentro; probablemente, vivir mirando exclusivamente dentro, es tan imposible como vivir mirando solamente afuera, pero, según la teoría cuántica parece que todo se une en una línea, así que vaya sabiendo que el adentro es el afuera y viceversa, y que parece que de islas: ¡Minga! …..y menos desiertas.

    En este vía crucis blogueril, de gentes de carne y huesito, los mensajes llegan antes de visitar la última de las 7 Iglesias; pero casi siempre desacomoda, y a la vez seduce, que relate – aunque sea inventado- sus mensajes en primera persona, y si es posible con un desprendimiento extraño de su ropaje (onda strip-tease) que parece disminuye las distancias entre isla e isla ;)

    De todas formas, resulta difícil mirar a la gente desnuda hasta el propio pensamiento y no decir ni mu, porque usted tiene razón, nos damos cuenta de su delirante lucidez.

    Está para la ironía o quiere unos mimos? Cómo que nos olvidamos de usted? Mire, si quiere unos mimos, pídale a Bea, que con todo el amor que le profesa se los dará con gusto, ahora, si es en tono irónico, ya puede leer las extraordinarias respuestas que le han dejado por aquí…..y dejarse de cosas.

    En cuanto a su relato, me encantan estos brasileros transformando el legado en descubrimiento, y por lo general de una originalidad innegable……no conocía la leyenda, pero seguramente Zé Das Cabras hubiera posteado “La muerte siempre gana, pero te da una vida de ventaja”.Les dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tiene razón Rossana cuando me dijo que me dejara de hablar de cacerolas y que te dijera algo de "Zé das cabras", una manera elegante de decir que no fuera ordinaria y te hiciera algun elogio.

    Pero, la verdad, es que yo te había escrito y veo que no se publicó. Escribí después de Media Luna y de Ross y antes que Andrea. No me acuerdo bien qué te decía. Sé que dije algo como que me parecía que en algunas cosas que decís respecto a bloguear pienso que tenés razón y en otras no. Yo no blogueo porque no soporte mirarme por dentro ni porque esté sola en una isla ni porque Él no me acompañe ni me comprenda. Yo no sé bien por qué blogueo -aunque sí sé que es por culpa tuya-, pero me encanta. Y si estoy en una de esas islitas, me parece que nos tiramos buenos lazos como para estar a gusto allí. Qué querés que te diga, Santi, yo prefiero andar virtualmente por la Península Ibérica, allá en la Madre Patria, o pasear por el Montevideo de ustedes, que caminar por Calpino o correr por la Ruta 48 para rebajar 100 gramos de tejido adiposo.

    Gracias al blogueo, vuelvo a conocerte de un modo diferente, te re- conozco, te miro desde otro ángulo. Y ese otro Santiago que encuentro aquí también me agrada y lo siento mi amigo. Respecto a "Zé", es de las cosas mejores (últimamente encuentro a todo lo que escribís "de lo mejor") que has colgado aquí.Tu oralidad tiene un gancho impresionante,además.
    Ya sé que estarás diciendo, como siempre, que no soy objetiva contigo. Pero no me importa, te aplaudo de pie. Como cuando tocabas la flauta.

    P.S.- Si después de esto no hacés el locro y convidás, no sé con qué hay que comprarte.

    ResponderEliminar
  11. Somos islas tirando mensajitos en botellas de vidrio que no sabemos si llegarán a destino.
    Señales de humo y sensaciones tal vez erroneas de se comprendidos.
    Pero mientras la ilusión no muera, tampoco moriremos como Zé das Cabras.
    Te propongo eternizarnos...

    ResponderEliminar
  12. Zé era Zé y tu eres tú, sin más...
    Y creo que aquí mas que vestiditos nos descubrimos desnuditos, en nuestros escritos. Porque sin saber nos desnudamos ante los demás sin saberlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Santi: el señor de las cabas, como "El Señor de las Moscas" (Willam Golding) vivian en una isla, pero además aislados, no s lo suyo, vea si no la convocatoria de su Bló, la demora aumenta el gozo de leerlo, espero poder verlo pronto, necesito una charla, como las de antes.

    ResponderEliminar
  14. es... hermosísimo esto que has escrito... un relato como una isla como un faro... no sé si para llamar... pero si iluminar y que el otro elija... es un texto duro y sentido al que se puede arribar por el corazón o la cabeza o ambos según se pueda. gracias por ello. saludos. h

    ResponderEliminar
  15. Con demasiada frecuencia, me siento así, tirando mensajes desde mi isla. Tengo una bitácora poco visitada, pero que cuido con esmero. Sé que escribo para mí, pero en el fondo la bitácora es una pecera y uno quiere que venga alguien a pegar su nariz.

    Da gusto leer textos como el tuyo. Acerca las islas, las peceras.

    Saludos.

    Verónica

    ResponderEliminar
  16. Miss Marple12/5/09 21:50

    O-le,le,le
    O-la, la,la
    si este no es el Santi,
    el Santi donde está?

    Santiago: vos no tenés ni la más p..álida idea de lo que son las cabras.
    Con todo respeto al señor Ze, si le hubiera dado por tener una PC,tenía dos opciones:
    o se compraba una de esas mochilas que ahora venden para portar la notebook,
    o se hacía un bunker en la arena.
    Las cabras no le hacen asco a nada...

    Y en cuanto a hacer blogs, pues sí, creo que es una forma de la soledad, pero dada la edad que tenemos andá rezando para que en el asilo te dejen tener una PC
    "porque... es una gran compañera...
    porque es gran compañera,
    nobody can´t deny"

    un abrazo

    Si me tiro a intendenta, te nombro jefe de propaganda:) :) :)

    ResponderEliminar
  17. Lei tu post como diez veces y todavia me quedo muda. Son muchas sensaciones, imagenes en pocas palabras. Lo unico que puedo decir es que esa forma de estar en otros lados o aca mismo muestra tu generosidad, sin pedir nada a cambio, y por lo menos a mi, me transforma. Siempre influimos en los demas, pero algunos lo hacen en mayor profundidad y vos logras eso en este blog y sus botellas.
    Hoy escribi sobre tus mensajes en mi blog y espero que lo entiendas como lo que es, respeto y admiracion por tu claridad y generosidad. Gracias de nuevo Santiago

    ResponderEliminar
  18. tu relato es para leer una y otra vez y seguir descifrando y recibiendo emociones.
    esta vez te invito especialmente a participar en el SABADO LITERARIO,
    a vos y a todos los que te visitan y toman cuenta de este comentario.
    Será un gusto contar con ese aporte.
    un abrazo bien amigo y geminiano!!!
    (TENEMOS QUE HACER LA ODA A NUESTRO SIGNO, TAN VAPULEADO A VECES, JAJAJA)

    ResponderEliminar
  19. Miss marple13/5/09 14:20

    santiago.
    hoy opino en serio, porque a veces las bromas no se entienden.
    En cuanto leí lo que escribiste me acordé del cap.71 de Rayuela, libro que domino bastante bien de tanto releerlo desde el siglo pasado.
    Personalmente, pienso que "la nostalgia del paraíso" nos puede empujar a tomar decisiones equivocadas.


    http://nostalgiadelreino.net/rayuela-capitulo-71-julio-cortazar/

    ResponderEliminar
  20. Bo Santi... mirá que no me estoy haciendo el pelotudo, y mirá que no reniego de mi mayor virtud... pero en cuanto encuentre algo realmente que pueda aportar a lo mucho que ya se dijo, vengo y lo pongo. Lo más probable es que a esa altura ya hayas actualizado con un nuevo post. Pero que estamos por aquí, mate en mano, espumoso él, con bombilla de alpaca y no con esa pajita de bambú que tomás vos... pero estamos acá. Una pregunta... no se si es para este espacio pero la duda me carcome.
    Ahí va...
    La señora aquella... la enlatada... en qué anda?
    Un abrazo desde esta Dénia nublada...

    ResponderEliminar
  21. Bué. Llegó la hora de contestar a los amigos que tuvieron las bolas y la amabilidad de pasarse por aquí, leer y comentar.
    Ahora yo tengo que armarme de las bolas para contestar uno por uno.

    MEDIALUNA:
    Me felicito de haberte hecho conocer a Zé. Algún día pondré su historia detallada, me gusta mucho.
    Un beso

    ROSSANA:
    Me gusta que remes un poco y llegues hasta mi isla, pero más me gusta que actualices. No te preocupes, no me siento solo y olvidado, me estaba haciendo el coso. Si no le das un poco de color a la cosa...
    Abrazo

    ANDREA:
    Arenitas como Zé hay un montón. El mundo está lleno de esas historias.Uno desde tierra firme las romantiza y está bien que lo haga, porque la verdad es muy difícil saberla y tampoco sé si importa.
    Un abrazo y volvé a la joda, se extraña, anduviste un poco seria y caliente últimamente.

    FLACA:
    Yo quiero que el locro lo hagas vos porque cocinás como los dioses y sos un compendio de toda una tradición canaria, poseedora de secretos culinarios que un simple aficionado como yo nunca va a poder descubrir.


    MARISA:
    En general el viaje lo hacemos solos pero este asunto de los blogs nos permite pensar que no tan solos como pensamos. Falta todavía que alguien se ponga a analizar sesudamente esto, porque es algo muy inédito que cambia cualitativamente la forma en que nos relacionamos y todo indica que para bien.Creo que todavía no nos damos cuenta hasta qué punto.Tendrá que pasar un tiempo para averiguar si podemos vivir sin esto.

    YONKI:
    Ya pasé por tu isla. Se parece a la de Zé das cabras.Las islas se parecen.

    TAMARA:
    Gracias por pasar por aquí. Yo también me maquillo, pero se me corre la pintura.

    PILARCITA:
    Es tal cual usted dice, eso hubiera sido muy pero muy improbable, ya que si nos hubiéramos encontrado en una vereda real que no virtual, usted hubiera pensado que yo era un patético viejo verde y gordo acechando jovenzuelas y esgrimiendo poemas pisciformes, y me hubiera mandado a cagar en varios idiomas.
    Reconozco que la imagen de la pinipona me ha llevado a hablarle como si usted tuviera 10 años.
    Eso de que uno va armando el rompecabezas como puede y de a poco también es cierto para la vida no virtual, lleva años armarlo y nunca se termina.

    LUCIA:
    Buena señora, ¿por quién me ha tomado? Yo no ando aquí buscando ese tipo de mimos que usted dice. Bueno, sé de algunos que sí buscan eso en los blogs, pero no es mi caso. A Bea no necesito pedírselos, los mimos esos que usted dice. Son cotidianos como el cafecito de la mañana. Pero uno tiene otras islas y otras cabras y otras soledades y ahí no hay mimos que valgan.
    Ironía no, tal vez me hago un poco el coso, coqueteo emocional que le dicen, desnudamiento pudoroso. Siempre tuve esa cosa de quinceañera insegura.
    Un abrazo

    FLACA2:
    Muy lindos tus elogios pero no vale porque fueron un deber que te mandó Rossana. Esto lo arreglás solamente con unos tallarines caseros.
    Un beso

    LA PEOR DE TODAS:
    Aceptada tu propuesta, vamos a eternizarnos.
    Abrazo

    MIRIAM:
    Gracias por pasar. Tanta desnudez ya me está dando frío.
    Un beso

    TORDO:
    Un honor. Lo de la charla está complicado geográficamente hablando, pero qué bueno que estaría. ¿se acuerda de aquellos felices tiempos en que nos reuníamos a payar de pintura un montón de horas como si supiéramos algo? Ahora sabemos algo más y hablamos menos. Y bebemos más. Y el mundo dejó de pertenecernos.Y las hijas se nos fueron con los pescadores.
    Un abrazo fuerte.
    PD. Hay que seguir con las "palabras malas" como dice Marianita.

    HUGG:
    Gracias por venir a la isla Hugg,
    me voy a mirar tus cosas.

    VERUSCIO:
    Gracias, ya pasé por tu bitácora, pegué la nariz al vidrio y la verdad es que está muy interesante.
    Un abrazo

    MISS MARPLE:
    O le le
    o la la
    al fin vino Miss Marple
    al finl legó el humoooor!!!

    Esta historia sería maravillosa si en lugar del tiro terminara con la notebook de Zé das Cabras deglutida por una cabra.
    Solamente a Marple se le puede ocurrir algo tan desdramatizante.
    No creo que en asilo tengamos PC.
    Tratá de que tu hijo haga mucha plata, si no, ¿quién va a pagar ADSL?
    Un beso.

    MALEN:
    Gracias Malen. Se te fue un poco la mano, je je. Me dan un poco de cosita tus elogios y lo que hiciste de colgar mi comentario en tu blog es muy halagador. Uno no piensa que a veces lo que uno dice toca justo lo que el otro andaba precisando. Y ese tema de la belleza me entusiasma igual que a vos.
    Un abrazo grande.

    CASSANDRA:

    Ya va a salir la oda, tiene que salir.
    Voy a ver si me engancho en el próximo sábado literario, pero tus propuestas son difíciles porque son con "tema" y yo era de los niños que se ponían contentos cuando la maestra mandaba "tema libre".
    Un abrazo

    MARPLE2:
    Yo sí entendí las bromas. Bueno, creo que entendí. Fui a leer el capítulo 71 de Rayuela. Está bueno. Pero si bien yo soy de los incautos que a veces sufren la nostalgia del Paraíso, no es el caso de este texto, que pasa más bien por el lado de las vidas posibles no vividas, de la riqueza perdida de las vidas no vividas, de la chatura sentida en la de uno.
    Las decisiones son siempre equivocadas porque siempre las tomamos a ciegas aunque creamos que no.
    Tú no podés decir nada de la nostalgia del paraíso porque como Miss Marple que sos te construiste el tuyo propio y estoy casi seguro de que hasta tenés alguna cabra. A veces uno está en el paraíso y no se da cuenta.

    GATO:
    Sí Gato, todo bien, ya sé, a veces navegamos corrientes diferentes y está bien. Yo sé que siempre estás. Yo también estoy.Y dejá de relajarme la bombilla.
    Abrazo
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  22. cuánto sol inimaginable, cuánta sal, cuántas cervezas para apagar el calor, cuánto tiempo para recordar

    ResponderEliminar
  23. Santi: creo que es como usted dice, nos comunicamos para mejor. Ya alguien debe haber empezado a escrbir sobre esto.
    Me encantó su imágen "y las hijas se nos fueron con los pescadores", me dió ganas de dibujar.
    Le manda un beso grande a Bea de mi parte?
    Gracias

    ResponderEliminar
  24. Te dije ya que antes de que me lo mandara Ross yo te había escrito una cosa preciosa, y era el tercer comentario, no uno perdido por allá abajo como el que finalmente te llegó. Pero está bien, no será tan grave si lo puedo arreglar con unos tallarines caseros.Te los hago. Pero vos cumplì con el locro.
    Besote.

    ResponderEliminar
  25. hola Santi: resulta que habías dejado comentarios.. Bueno, respecto de la invitación, porfi, no te sientas para nada comprometido. En respuesta de tu comentario en mi blog, a propósito del tema de la Isla, te hice la invitacion (como dice el dicho: quien avisa no es traidor, jajaja). Y me parece bien, que sigas escribiendo a impulso de tu necesidad y libre inclinación, eres como un pájaro libre, jaja, y así nos gusta leerte. un abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs