E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

15 de agosto de 2012

EL BOTECITO



A veces me gusta mirar las cosas al revés. Bueno, no el revés. Me gusta verlas del otro lado. ¿Se dieron cuenta de que en general vemos las cosas solamente de este lado, el de acá, el obvio?
Creo que es porque  creemos saber todo sobre el otro lado de las cosas. Y por holgazanería, aburrimiento, idiotez o soberbia, no nos molestamos en escarbar mucho.

Los niños no. Los niños dan mil vueltas alrededor de las cosas así como escuchan mil veces el mismo cuento, porque saben, sin saberlo, que nunca es el mismo.

Quisiera ver ese bote desde abajo y no desde arriba. Ya sé. Me dirán que cualquier buzo o nadador puede hacerlo, pero en ese caso, para ellos, el otro lado pasa a ser este lado y yo no digo eso. Eso es desde abajo y nada más. Yo hablo de la vida que ese bote puede tener abajo y que seguro un buzo no ve.
Cuando digo ver las cosas del otro lado digo del otro lado otro. Ni arriba ni abajo.
Del lado que no se ve aunque demos vuelta alrededor de las cosas. Ese lado otro puede ser el de adentro. Adentro adentro. O el lado de las cosas que está en nuestra cabeza pero no lo pensamos. Tenemos tan poco tiempo...

Y me hago la pregunta de por qué hoy ese camalote se desgajó del resto y sigue porfiado a ese botecito sobre ese espejo imposible del río. 
Y no me la contesto.
Me meto en el corazón de esa madera impregnada en agua, veo las pequeñas y amenazantes rajaduras. Siento que un día ese bote parecerá corcho y ya no será este bote.
O ya no será ningún bote.  
Será el recuerdo olvidado de un bote.

 Como este…



O como este…



En la ciudad de Laguna, en Brasil hay una barcaza de pesca hundida por la popa en el puerto, se nota que fue hermosa. Hoy es irrecuperable. Lo único que sobresale de la superficie de la laguna es la parte de la proa que tiene pintado el nombre: “MI ESPERANZA”. Y uno quisiera saber la historia que llevó a eso, y hasta es posible que alguien la relate y que esté repleta de sueños, sacrificios y hasta alguna muertes misteriosas y catástrofes familiares. Estuve a punto de preguntarle a un pescador viejo pero no lo hice. No sé si porque tenía miedo de sentirme defraudado con la historia o por timidez. 
Pero siempre estará la sensación de que esa historia tiene otro lado que nunca veré, aunque me lo cuenten.

Y así me pasa todos los días con cada cosa, con cada puerta entreabierta, cada ventana de luz pálida, cada baldosa, cada esquina que atravieso sin mirar a los costados, cada cara en cada bar. Quisiera verlo todo y lo veo pero no veo nada.
No tengo ni tendré nunca idea de nada más que de esa superficie resbalosa de las cosas. 
Nada nunca será realmente mío.

A veces me figuro que vos vas navegando en ese botecito. El del espejo, ese que parece flotar en el aire, el de los camalotes y me imagino que intento ver ese tu otro lado otro. Ese que quiero.
Y sé que nunca podré verlo.

Tendré que conformarme con imaginarlo...

________________________________________________
Fotos tomadas en Villa Soriano en Enero de 2010

41 comentarios :

  1. Está muy linda la foto con los camalotes, pero estoy pensando que sin el camalote parecería una de las que pintaba Van Gogh.
    Y no me puedo imaginar el río tan, pero tan tranquilo, salvo alguna mañana temprano.

    ResponderEliminar
  2. Era una tardecita Fernando, vos viste que ahí, en la Villa, con las islas enfrente y en esa ensenadita entre la prefectura y el muelle. es común que el agua esté quieta. Lo que me impresiona es cuando hay una masa compacta de camalotes y el agua se mueve tan pero tan suave abajo, que parece que los camalotes respiraran.
    Tengo varias fotos así, con los botes reflejados que parecen estar flotando en el aire.

    ResponderEliminar
  3. Un texto encantador. Una lo lee y se pone a pensar que, por las razones que sea, no mira el revés de las cosas.Se me ocurre que la otra cara de las cosas (que puede ser la verdadera) nos puede causar disturbios en el alma y ya bastante tenemos con la vida cotidiana:)
    Me diferencio de usted en que no soy tímida para preguntar. Me sucedió algo parecido con un barco que estaba en vías de extinción y no sólo sé toda la historia sino guardé un pedacito de él.Hice bien, el barco ya no existe.

    Mis más cálidos saludos .

    PD)Muy buenas las fotos.Yo le creo más a Fernando, a quien tengo el gusto de leer hace mucho,en ese asunto del río.
    No se preocupe, si ya anda viendo espejos es porque recorre laberintos metafísicos(aporte romántico para estar a tono con el post)

    ResponderEliminar
  4. Qué honor!!! Marossa en mi blog!

    No me había dado cuenta que este posteíto tenía un tono romántico. Pero si usted lo dice, debe ser así nomás.
    Ahora que me miro me doy cuenta de que tengo el buzo al revés.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. .....el otro lado, la contracara, la fase oscura...”era a mera contracara, a face obscura”, no tiene mucho que ver la totalidad de la canción con tu barquito, pero esa estrofa si, además, que es la única de la canción que suena siempre cantando en mi cabeza.

    Que lío con su barquito Don Santi! la misma encerrona, una y otra vez, el mismo círculo vicioso en que estamos todos inexorablemente dando vueltas.....Pucha! no se puede cerrar los ojos sin pensarlo y terminar viendo borroso, agotados, confundiéndolo todo, mezclando hasta lo que se encuentra normalmente alejado....

    bue!, si le sumás que sigue lloviendo , solo nos falta Onetti diciendo: “los hechos son siempre vacíos, son recipientes que tomarán la forma del sentimiento que los llene”y solo por esta vez, creo que lo mando a cagar.

    ......de lo único que tengo certeza de ver del otro lado otro, es la increíble capacidad tuya de narrarte entero, lo que yo no podré hacer nunca....

    Salute!

    ResponderEliminar
  6. LUCÍA:
    Qué cosa esta lluvia y que bien lo de Onetti, aunque lo hayas mandado a cagar por esta vez.
    Pero tiene razón el loco. Todo lo llenamos y damos forma a fuerza de sentimiento. Lo que no sentimos, no existe y lo que sentimos casi siempre existe sólo para cada uno de nosotros.
    Este posteíto ha despertado varias citas.
    Una amiga me citaba a Cortázar en "Rayuela", hablando de La Maga y su capacidad natural para no mirar ni pensar el río si no más bien nadarlo.Eso, entre otras cosas que dice como las sabía decir Cortázar.
    Y yo me acordé de un escritor gaúcho, Joâo Gilberto Knoll, que en la novela "A furia do corpo" tiene un personaje, Afrodite, que es así, como La Maga, es las cosas en sí, es la vida sin preguntas.Claro, también es como un fantasma que recorre el libro y no sabés si está o no está o es un delirio del protagonista.
    Y eso de que nunca podrás narrarte entera es tremenda mentira, a estar por las cosas que escribís. Vos misma no te das cuenta hasta qué punto te desnudás.
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Estoy loca, juro que debí mirar varias veces para ver un bote. Yo lo que vi es un mate. Y esto está de acuerdo con aquello que decía don Quijote del famoso Yelmo de Mambrino: "esto que a vuestra merced le parece bacia de barbero, para mí es el yelmo de Mambrino, y a otro le parecerá muy otra cosa" (no sé si es fielmente textual, pero ése es el sentido de la frase, y no voy a ir a buscar el texto original ahora). O sea, uno acomoda la realidad a como mejor le sirve, a lo que quiere ver, a la forma exacta de sus ideas. Yo no pensé en botes cuando vi la imagen porque lo mío es tomar mate, una chatura total; pero leyéndolos a ustedes encontré el bote, que -la verdad- mal no me vendría.
    Ya está, me redivagué. Cuando sea más temprano y tenga menos sueño, querido amigo, vendré de nuevo por tu texto que tiene muchas puntas y vale mucho la pena. Mientras tanto BIENVENIDO. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si no tuviera miedo a las faltas de ortografía, citaría a Nieztche quien hace decir a Zarathustra (refiriéndose al paisaje): "Eres hermoso solamente porque yo te veo...
    Y con respecto al río tan tranquilo, eso e'fotosho.

    ResponderEliminar
  9. FLACA:
    ¿Sabés que sí, que parece un yelmo según como lo mires? Ahora , ¿un mate? Tas mal de loj ojo.
    Y qué lástima lo de Cervantes porque siempre le pasé por arriba a lo de la bacía de barbero, no le di bola, siempre quise que fuera una pelela.

    ResponderEliminar
  10. JUAN:
    Fotoshó las pelotas, con perdón de la distinguida concurrencia. Andá a la Villa y vas a ver lo que puede llegar a ser un río tranquilo. No se ve agua, se ve sólo luz.

    ResponderEliminar
  11. Todas las cosas me recuerdan siempre la otra cara de la luna. Siempre el yin me recuerda el yang, siempre la superficie, la hondura... Me encanta mirar las manos de los niños haciendo girar las cosas como si su figura, su color, su incógnita, no terminaran de encontrarla entre sus dedos. Confieso que yo siempre termino mirándolo todo desde las tripas, desde el corazón y sin embargo se me resbalan igual de las manos como si lo verdaderamente auténtico no pudiera atraparse en un contorno. En fin Santi...que a mi no se me ocurre ninguna cita pero me encanta escuchar a tus tertulianos citando a Van Gogh, a Onetti, a mi querido Cervantes...Un placer
    Me quedo con tu cita: " No tengo ni tendré nunca idea de nada más que de esa superficie resbalosa de las cosas.
    Nada nunca será realmente mío." Y con todo lo que sigue. Ahí está el romanticismo de las cosas.

    ResponderEliminar
  12. http://cristalsecrets.blogspirit.com/album/claude_monet/le_bateau_atelier_1876.3.html
    son tu mirada la que trazan la frontera de ese lado que tal vez sea el otro , o tal vez no

    ResponderEliminar
  13. Querido RESPALDO:
    No sé, no sé, es que la mirada traza la frontera y a veces la traspasa. Pero las más de las veces se queda en mirada.
    Me mandaste un enlace al sitio adecuado o por lo menos al pintor más adecuado para este tema. Monet era justamente eso, pura mirada. Monet era "un ojo" como creo que él mismo decía. Y de tanto mirar y mirar creo que terminó viendo. En su obra tardía, la más abstracta, en los nenúfares, me parece que se acercó mucho al otro lado otro de las cosas. Más que cualquier otro impresionista. Pero mirar como miraba Monet no es cosa sencilla.
    Cualquiera mira pero no cualquiera ve.
    Ah, y mi querido Respaldo, tengo que explicarle cómo se incrusta un enlace en un comentario.
    jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Por suerte tenemos siempre un lado que no podemos ver.Sería triste si todo se conociese,si todo estuviese expuesto,si no hubiera que dar más vueltas sobre cualquier asunto.
    Pero a la vez ¡qué ganas de que en algunos momentos ese otro lado que no es fácil ver pudiera mostrarse tal cual es!
    Hoy precisamente,me tocó hablar con alguien acerca de las realidades.De que había más de una porque más de uno eran los puntos de vista de cada persona que mira la realidad.De la manera en que nos dejamos mostrar las realidades que algunos quieren que veamos.De la subjetividad y de ese gran todo objetivo en el que estamos inmersos pero que ninguno puede ver con claridad.
    ¡Por suerte ninguno puede ver!
    Ese gran "otro lado" de la vida que espero que no me desencante cuando me toque conocer ...

    ResponderEliminar
  15. Cuqui, a quien se le ha dado solita hace tiempo Por hacer dibujos en donde "falta una parte", o sea, queda afuera del papel porque lo dibuja hacia un borde, y a quien estuve a punto de mandar analizar al respecto, me dijo con toda naturalidad que "asì la gente se puede imaginar como son las partes que faltan y es màs divertido". Se ve que cuando somos màs grandes a veces ya no nos conformamos con imaginar, necesitamos ver, saber, constatar...

    ResponderEliminar
  16. Y en referencia a este tema justamente, de ver lo que està del otro lado o lo que no se ve a simple vista o està tapado o escondido, u otra realidad para ver sobre una misma cosa, me trajiste a algo que acabo de ver estos dìas y que te recomiendo ampliamente y ya que estoy dejo recomendado por acà para quien quiera ir, la obra BIENVENIDO A CASA, de Roberto Suarez. Està sòlo por un mes, todos los dìas de la semana salvo los lunes. Y la verdad que es una joyita. Es en dos episodios. Hay que ir dos dìas consecutivos. Uno va un dìa, y vuelve al otro a verla "desde otro lado" y acà no sè si amerita las comillas, porque es literal en realidad. Son dos obras que se dan simultaneamente, mismos actores que entran y salen de un lado al otro, no se, no quiero contar mas, pero la verdad es que vale mucho mucho la pena ese trabajo. A los que puedan, es una fiesta artìstica. y me trajo mucho a esto de querer ver las cosas que no se ven, cambiar los puntos de vista, descubrir lo que hay del otro lado, resolver misterios. ALucinante Santi, si podès no lo dudes, pero eso si, andà con alguien porque es necesario tener con quien compartir a la salida, comentar, o estar rato en silencio tratando de reflexionar sobre lo que se vio, tanto el primer dìa como el 2do, y poder achicarse la cabeza entre un episodio y la ansiedad hasta volver al otro. Pocas veces puedo hablar asì de una obra uruguaya, y me siento afortunada y orgullosa de poder hacerlo con esta. Abrazo

    ResponderEliminar
  17. Iremos Vachi, trataremos de ir, pero decime dónde es.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  18. Teatro la gringa. Galerìa de 18 y yi. Primer dìa 21:15, segundo dìa 20:45. Podès ir cualquier dìa a la primer funciòn ya que todos los dìas se hacen las dos, en este sistema de que son simultàneas. Las entradas se sacan en red uts

    ResponderEliminar
  19. VACHI:
    ¿Soy yo, o me parece que eso que contás de Cuqui les pasa más a las niñas que a los niños?

    ResponderEliminar
  20. Vos decìs que se trate de una cuestiòn de gènero? Capaz que si, se de muchos casos femeninos que por equis motivos prefieren no ver todos los àngulos de la cosa... No se, supongo que depende la etapa de cada uno. La curiosidad es un arte difìcil de tolerar.

    ResponderEliminar
  21. No, justamente, digo sí que puede haber algo de género, pero no en el sentido que vos lo entendiste. Digo que es más común en las niñas la imaginación. Aunque no sé hoy día. Pero yo tengo 4 nietas mujeres y es muy común en ellas que al hacer un dibujo y les preguntes qué es, te digan: :"Obvio, es tal cosa..." Y esa tal cosa no figura ahí, visible, en el papel. Entonces le preguntás que dónde está y te dicen: "allá, afuera, yo la veo" Es que se la imaginó y si la imaginó, existe, en alguna parte.
    Por eso me parece que las nenas son más sensibles, en general. Soamente las han acostunbrado a callarse la boca. a hacerse las boludas y eso lo aprenden rápido, jeje

    ResponderEliminar
  22. Agrego: Me parece que ya no se callan más.

    ResponderEliminar
  23. Estimado poeta:ahora me vengo a enterar de que usted es un dulce abuelito, justo ahora!!! cuando termino de secarme las lágrimas por la ironía con que me trató.Pensé ¿ este señor será la reencarnación del autor de Gulliver?.¿Por qué la palabra "romántico" lo ofendió tanto?¿Seré tan burra como para opinar en este blog?Pero después pensé "si a Jonathan S le gustaban más los caballos que los hombres, maybe no ande tan mal encaminada hacia el corazón poético de este potencial rompedor de puertas a patadas"
    Como no me sé explicar mucho y sé que leí en la peluquería que el romanticismo filosófico nada que ver con lo cursi, espero que Mia Wallace aparezca por acá y aclare mi situación.Sorpréndase, los románticos del 800 son los antecesores del movimiento hippie,dice la revista¿? .Su buzo al revés revela que aún anda flotando por ahí el Flower Power.Lindo nombre para el botecito aunque la señora Flaca le pondría EL mate.
    Acuerdese,si opina Miawallace lo va a hacer bailar un buen rock. Es una de mis amigas virtuales con universidad incorporada.

    Make love no war.

    ResponderEliminar
  24. Pero querida MAROSSA, el romanticismo que me rompe las bolas es el de las florecillas, el del amor desgarrado, el de las mariposillas, el de regalar flores después que tuviste un desliz, el de llorar en los casorios, eso. El romanticismo tal cual lo entienden en la peluquería de mi barrio. Yo de lo académico no sé nada. Como decía JTG, yo soy romántico, como cualquiera, pero quiero ser clásico.

    ResponderEliminar
  25. Y los hippies eran medio boludos y en general de clase alta, y dale con las florecillas y cfambiar el mundo a través del amor. Encima la mayoría son antitabaco pero fuman porro como murciélagos. Además suelen ser vegetarianos. Puajj.

    ResponderEliminar
  26. FERNANDO:
    Van Gogh no pintaba así, lamido, como una puerta. Sus superficies cantaban. El bote era lo de menos.
    Él hubiera preferido un río movido, que reflejara mil colores. para disolverlo todo en pinceladas vibrantes y fundir el bote con el agua.

    ResponderEliminar
  27. Ta jodido eso de no poder ver del otro lado. Y lo peor es que nunca podemos ver del otro lado, porque cuando vamos para allá, dejamos de ver el acá, que pasó a ser de este lado a ser del otro lado.

    Preciosas fotos, eso sí.

    ResponderEliminar
  28. Vo, no tiene nada que ver, pero esto lo escribí hace un millón de años, y vos me pediste algo así en mi blog:

    http://andal13.blogspot.com/2011/12/porque-ustedes-lo-pidieron.html

    ResponderEliminar
  29. Andal 1ª-- Es como usted dice mismo. Ahora que si las fotitos eso sí, quiere decir que lo otro eso no, jeje

    ResponderEliminar
  30. Ta bien, ta bien, pero por más que hagas no me voy a meter con tuiter. Me estoy yendo de Face porque se acostumbra allí a escribir cortito y leer más cortito todavía La calidad es la misma de tuiter, boludeces. Así que volví al blog pa escribir boludeces largas como esta.. Ya que te lean largo es otro cantar, pero bué.
    (entre vos y yo, tuve tuíter tres días)

    ResponderEliminar
  31. Molly Bloom27/8/12 00:42

    Tanto hablar del otro lado de las cosas, o del lado de adentro, me hizo recordar cuando era niña y jugaba con las muñecas, aquellas de material duro que parecìa porcelana y pelo àspero y brillante. Se les podìa sacar la tapa de la cabeza y me fascinaba el mecanismo de los ojos, se los daba vuelta y me quedaba pensando què verìan...

    ResponderEliminar
  32. Querida Molly, yo hacía eso con las muñecas de mi hermanita. O jugaba con los ojos solos, separados del cuerpo. Era fascinante.Movías el alambrecito y ora miraban para allá, ora miraban para acá.
    Tenía otra que lloraba por unos agujeritos, pero esa ya es otra historia.

    ResponderEliminar
  33. Y como dice Dolina podriamos poner musica a la historia,no?
    Como soy una romantica algo nostalgica yo imagino que el camalote va cantandole al botecito Whish you were her ( Pink Floyd)y que la que va en el bote va cantando Everybody hurt de REM.
    Como usted un respetable musico clasico, yo le pondria de fondo a la escena el adagietto de la 5 sinfonia de Malhler.dicen que es una carta de amor de Mahler a Alma, pero yo lo asocio con la busqueda de la belleza perfecta del amor imposible expesada en Muerte en venecia.

    ResponderEliminar
  34. Marossa:
    Me apabulla usted con su inagotable cultura.
    ¿Qué contestarle?
    Sólo se me ocurre decir que ese pobre botecito que estaba envuelto en un impasible silencio está ahora sacudido por una inconcebible cacofonía con esa mixtura de Mahaler con Floyd con R.E.M.
    Pero no deja de ser una imagen interesante.
    De pronto le agrego ese audio. Cuando tenga tiempo

    ResponderEliminar
  35. Molly Bloom28/8/12 20:49

    Y si lo rodeamos de los Nenùfares de Monet?

    ResponderEliminar
  36. bo Santi! menos mal que era un botecito cualunque! si hubiera sido un transatlántico,llegaban a la teoría cuántica y Sheldon Cooper era un nene de teta!y no digo nada si hubiera sido de bronce! se sacan lustre! jaja......(sin ofender, sin)

    bazinga!


    ResponderEliminar
  37. Usted lo ha dicho Lucía. es la última vez que pongo así, un humilde botecito. Pondré galeones, que por lo menos van a justificar este tipo de elucubraciones. Porque los galeones tienen como otra categoría, vió?
    Entre Molly y Marossa, todo se envuelve en alta y variada cultura.
    Yo me imaginaba allá, en la Villa de Santo Domingo de Soriano departiendo sobre Mahler, Monet, Pink Floyd, REM y la inmortalidad de cangrejo con sus pocos habitantes, que caben todos en el quilombo del pueblo, mientras suena una guitarra de 4 cuerdas acompañando una versión graposa de un lieder de Aníbal Sampayo.
    Tá, mi próximo posteo será sobre el Titanic o sobre"El Holandés errante".

    ResponderEliminar
  38. Lucía, adoro al Dr Cooper ,pero si querés opino como Amy Farra Fawler y ahí se arma el tal big bang:)

    Soft kitty, warm kitty,
    little ball of fur.
    Happy kitty, sleepy kitty,
    purr, purr, purr.

    BAZINGA!!!

    ResponderEliminar
  39. Marossa: jaja.....Oh Oh!la canción favorita del Doc!


    "Tash-Koh-Tah", Marossa!

    ResponderEliminar
  40. Don Santi:
    no sé si los comentarios finalizaron acá, pero, por las dudas y ante los chistecitos que intercambiamos con Lucía.uy y algunas otras tonterías que dije,(que no por chiquito el bote se merece que lo tomemos para la farra)quiero manifestarle que lo entendí perfectamente, que la cosa no está para chiste pero que si lo miramos un poco por el otro lado aparece su vocación de cronopio.
    El querido Julio tomó la birôme parisien y escribió para usted:
    “No es fácil ser cronopio. Lo sé por razones profundas, por haber tratado de serlo a lo largo de mi vida; conozco los fracasos, las renuncias y las traiciones. Ser fama o esperanza es simple, basta con dejarse ir y la vida hace el resto. Ser cronopio es contrapelo, contraluz, contranovela, contradanza, contratado, contrabajo, contrafagote, contra y recontra cada día contra cada cosa que los demás aceptan y que tiene fuerza de ley”.

    ResponderEliminar
  41. leí el texto de su retrato y a pesar de que me encantó, esa primera persona en femenino me costaba digerirla, por eso me detengo acá.
    Este relato me encantó, un poco por el tema principal, que nos lleva a muchos otros.
    De chiquita me gustaba sentarme panza arriba y mirar el techo y pensar como sería todo al revés. Siempre reparé en la perspectiva limitadora, y me planteaba si la calle parece el límite y ni imaginamos que hay un subterráneo, o si la pared también lo es y sin embargo hay un mundo detrás simplemente por que no es transparente, porque si lo fuera lo veríamos. Si damos por determinado que es noche aún sabiendo que en otra parte del mundo es día. Si desde un avión todo cabe en un puntito. Qué ínfima parte del mundo nos fue dado, comprender...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs