E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

31 de mayo de 2011

CANCIÓN ESCRITA EN UNA ESQUINA VERDE




Una cancion escrita en una equina verde 
no es mejor ni peor que una canción de patio
o de baldío con luna
o pieza de pensión por la mañana.

Una cancion  que cante
por no mostrar el llanto 
que habita en los jarrones
cascados por el tiempo.

Parece que los llantos de una casa
se nos fueran metiendo en los jarrones
y que no se van nunca y no se calman
están ahí, esperando que se caiga
que algún  jarrón se caiga y que se parta
y esquivar los pedazos y salirse,
llenar el aire con un humo dulce
y que nadie sepa ya por lo qué  llora,  
porque el llanto es viejo y la memoria miente.

Se llora porque sí, por todo y nada,
mientras se inventa el consuelo de los tontos,
porque consuelo no hay
sólo hay canciones.

Un jarrón a punto de caerse,
sobre un piano vertical desafinado
al que ya nadie toca nunca por prudencia,
no sea que vibre el piso y la consciencia
se ponga a hacer vibrar  el cristalero
y entonces se sacudan los recuerdos,
se suelte el llanto que hace nido en los jarrones,
en las copas vacías, en los postigos,
en las camas revueltas sin motivo
y en la humedad del techo y los sillones.

Y qué canción cantarle a todo eso
que no sea la misma  vieja,  previsible,
encadenada canción de la tristeza,
de la locura que no se da cuenta
y es mejor que no se dé si ya sabemos...
que la locura a veces, si no siempre,
es un oscuro abierto regocijo
que parte al medio por un rato al menos
la insoportable sensatez  de cera.

Ya pasó la locura por mi esquina verde
pincelando de rojo los senderos
ya pasó por mi casa y los jarrones
se rompieron de pronto y en silencio.

Y ya no sé cómo escribir canciones.
Ya pasó. Ya se fue.
Y estoy llorando.
Y no sé en qué jarrón guardar el llanto.

25 comentarios :

  1. Como creo haber dicho en otro momento, mañana estará soleado, caminaré por la playa viendo las gaviotas y negaré la locura, el llanto y aún los pianos desafinados.

    ResponderEliminar
  2. No me la jugaría en que mañana va a salir el sol...

    ResponderEliminar
  3. Me encantó sinceramente. Y no importa si no existen mas jarrones, si sólo quedan restos de los ya rotos. Como en las pelis de ciencia ficción, los pedazos vuelven a juntarse y se rearman a tu espalda, cuando estás viendo el "fin" en la pantalla, como augurio que habrán segundas partes. De ahí a que segundas partes sean buenas o no, pues será por parte de los actores, imagino.
    Un besote por aquí pa´ti y la pandilla

    ResponderEliminar
  4. Zully:

    Voy a precisar muchísimos pomitos de la gotita.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. El poema me conmovió. La foto más.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. De esos jarrones redondos y sonoros, sonoros y redondos poemas van saliendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. JUAN:
    Tenías razón, estuvo soleado, por lo menos, afuera.

    ResponderEliminar
  8. Flaquita:
    No vale. Usted se conmueve porque sabe.
    Un abrazote.
    Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  9. FERNANDO:

    ¿Qué cosa los jarrones no?
    Siempre me inquietaron. Eso de no saber qué hay adentro. Claro, no pasa lo mismo con los de vidrio. Pero los de vidrio no tienen gracia.

    ResponderEliminar
  10. Hola Santi:
    anduve un poco retirada de mi pasión de comentarista, pero ya tengo macetas llenas de comentarios,porque jarrones finos por acá no hay ni esquina verde sino blanca, pero sí un patiecito que da gusto para decir bobadas.
    Yo te propongo que volvamos a la joda, a reírnos y a decir pavadas, porque si no, tiro mis exquisitos e intelectuales comentarios y me pongo a plantar malvones como toda señora de su casa que se precie.
    Así que ahorrame el trabajo de jardinería,y empezá de una vez por todas a escribir canciones.En este momento agradecería algo en portugués,pero si te da por el inglés es mucho más fácil: yeah,yeah,yeah y palabras como love, cry,don´t let me down,help, etc y esas cosas y saltás a la fama de una vez por todas.
    Es que si ya se rompieron todos los jarrones ¿para qué vas a inundar la casa? y ese tema ya lo trató Felisberto,sorry.
    Perdoname el pragmatismo, pero en calidad de secretaria, sugiero que la empresa mejore porque sigo reclamando mi sueldo.
    un abrazo

    PD) me sigo preguntando si los poetas están tristes o la alegría no da poesía, así que tal vez mi comentario no venga al caso.

    ResponderEliminar
  11. Querida secretaria:

    Usté siempre me plantea esa duda.
    Que si los poetas están tristes o se hacen.
    Yo digo que a veces se hacen, o sea, que tienen como una tristeza así, como esencial, pero que en realidad no les pasa nada, es que la alegría tiene mala prensa.
    Tiene algo de boluda la alegría.
    Ahora, en el caso de mis jarrones, que ahora que dice, sí, me parece que el Felisberto algo habló de eso, mis jarrones personales digo, sí, están hechos mierda.
    Los próximos que compre serán de metal.
    A mí se me acabaron los tiempos de la porcelana.
    Te extrañaba secretaria.

    ResponderEliminar
  12. santi.
    me refería a La casa inundada.
    Como no me acordaba bien del cuento, (y espero que Hijo de FH no lea este comentario), me fui a Ciudad Seva y lo leí. Está buenísimo.
    Andá a leerlo, asombrate con la magia de Felisberto ,pero por favor no te conviertas en El cocodrilo:)

    Una pregunta indiscreta:¿para qué sirven los jarrones?

    ResponderEliminar
  13. VEO que no se la jugaba a que mañana saliera el sol, que ara reparar varios pomos de la gotita iba a necesitar... me hizo reir su pesimismo comprado con el que además coincido. Y pienso en un jarron engualichado, que trajo más de un retroceder, la explicación no la tenía hasta hoy.
    Su paisito anaranjado, para mí, era verde para el maestro.

    Montevideo era verde en mi infancia
    absolutamente verde y con tranvías...
    y el Prado con caminos de hojas secas
    y el olor a eucaliptus y a temprano.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, pues yo aún sin saber también me conmovió el poema. A punto estuvieron de estallar todos los jarrones de mi casa. Que digo yo, que si los próximos son de metal ahí quedará por siempre guardado el llanto pues son harto difíciles de romperse.
    Pero me quedo con esa locura que no se da cuenta y es mejor que no se dé si ya sabemos...que la locura a veces, si no siempre, es un oscuro abierto regocijo que parte al medio por un rato al menos la insoportable sensatez de cera. Y es en esos ratos cuando creo que los poetas escriben.
    También me quedo con ese llanto que es viejo y la memoria miente...Quizá lloremos por inercia.
    Un abrazo desde una más de las esquinas verdes.

    ResponderEliminar
  15. Santi:
    podría hacer un comentario más extenso, pero no quiero. Sólo voy a decirte que es una suerte que las esquinas verdes siempre existan.
    Yo también te quiero mucho.

    Carmen:
    ¡Qué bueno que apareciste nuevamente!... ya se te extrañaba por aquí.

    Marple:
    También te digo que qué suerte que reapareciste. Estoy totalmente de acuerdo, qué ha sido de nosotros y de aquella alegría mordaz que nos caracterizaba. Por suerte, como buena secretaria nos arengás y nos cargas las pilas.
    Y te lo digo así,estoy totalmente convencida de que los verdaderos poetas no se hacen los tristes, son tristes.De los alegres, lo máximo que he visto les ha salido es,por ejemplo, aquellos formidables versos del sabio tucumano:"la felicidá-a-a-a-á..."

    Y no se te vaya a ocurrir ponerte a plantar malvones, estoy segura de que te desempeñás mucho mejor como secretaria.

    ResponderEliminar
  16. MARPLE:
    Esa tu pregunta es como muy filosófica.
    Te paso bibliografía:
    "La dimensión teleológica de los jarrones a la luz de las investigaciones de Pancracia Silveira, vecina de Lavalleja que vende flores a la puerta de los cementerios"

    ResponderEliminar
  17. ROSSINA:
    Sí, así era en la infancia de Don Mario. Y en la mía algo de eso aún quedaba, hasta que se fueron los tranvías y al olor a eucaliptus, el del Prado, lo taparon los efluvios malsanos del arroyo.

    ResponderEliminar
  18. FLACA:
    Hágame un comentario extenso, please.

    ResponderEliminar
  19. CARMEN:
    De metal y con tapones, así van a ser mis jarrones de ahora en más.
    O no tendré jarrones. Que el llanto quede libre, así se vuela.

    ResponderEliminar
  20. El llanto es renovable, así que hay que llorar sin lástima; no hay que contenerlo en jarrones, hay que abrirle las compuertas y que fluya, que igual hay más.

    Y a favor del sol diré que a veces es un poco remolón, pero más tarde o más temprano sale de detrás de esas nubes gordas y oscuras, y llega a las esquinas verdes.

    ResponderEliminar
  21. Dejate de embromar, Santi,no seas tan poético, Pancracia debe tener ex bollones de dulce de leche poner las flores. Eso sí, ni loca voy a comprobarlo,ni siquiera para demostrar que tengo razón:)
    Estoy en una etapa que no me gusta ir a los cementerios.

    ResponderEliminar
  22. ANDAL:
    No sé si es renovable el llanto che. Por ahí se gasta...Yo guardo un poquito, por las dudas, para que no anden diciendo que soy un insensible.
    Un besote lloroso y sensiblero.

    ResponderEliminar
  23. ANDAL13, OTRA VEZ:
    Vos sos ave nocturna, así que eso de soleado o no no te debe importar mucho.

    ResponderEliminar
  24. Che, me cansé de la esquina verde.
    Va nueva entrada.

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué se va a gastar! Es el único recurso realmente renovable.
    El sol lo uso para sacarle el moho a las esquinas. Para andar por ahí, la luna.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs