E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

24 de marzo de 2010

Están ahí

Están ahí. Todo el tiempo. Aunque no se vean. No se puede estar todo el día pensando que están ahí pero están. Puede parecer una cosa sin importancia. Una bobada. Después de todo a mucha gente le debe pasar lo mismo. Pero a mí me remueve todo. Me cuestiona. Me interroga sobre mi capacidad para enfrentar los desafíos de la vida y no me gusta lo que me contesto. Me quieren obligar a saber finalmente lo que soy capaz de hacer, a mí, que no quiero saberlo.

Cuando me miran me doy cuenta de que lo hacen con odio. No, no con odio, más bien con cierta burla y malicia. Con un desprecio cauteloso. Su acoso es suave y artero. Conocen mis límites. Se protegen en mi debilidad que me obliga a no pensar continuamente en ellos y a pasar por alto sus odiosas señales para no verme a mí mismo. Está claro que saben que soy sensible a su belleza perversa. Esas miradas fijas y metálicas cargadas de impunidad. Empujándome hasta el límite de mi civilizada dificultad para matar. Por eso trato de olvidarme de que están ahí.

Porque están ahí por mí. Su encono es personal. Saben algo. Juegan a los espejos. Me miran sabiendo algo que no quiero saber. Y cada vez son más, ellos y su pestilencia y sus miradas insoportables que me hacen bajar los ojos.

Mañana sin falta compro el arsénico. Están ahí todo el día mirándome y meando y cagando mi vida, los gatos de la vecina.

Y ya no puedo seguir haciéndome el pelotudo.

40 comentarios :

  1. ¡¡¡Jajaja, yo les jugué unas fichitas a los mosquitos!!!
    Pero me parece que no me miran con odio, sino con gula...

    Es verdad que los gatos son inquietantes... aunque a mí me resultan muy bellos.

    Ah... ¿Vas a comprar encaje antiguo también?

    ResponderEliminar
  2. Tamooo,me entere que ese bicho no te cae demasiado bien,buenoooo,ok,vamos hay que definirse,muerto el gato,muerta tu rabia,je,vamooo

    salu

    ResponderEliminar
  3. Te comprendo con todo mi corazón. Ya sabés que cuando apareció la gata Samantha (aquella siamesa que te mimaba bastante) y me llenó el fondo con sus gatos hijos, yo estuve dos años sin bajar al fondo ni dejar la ventana de la cocina abierta.

    Respecto al relato, la vuelta de tuerca del final me hizo suspirar. Besototes.

    ResponderEliminar
  4. Desconfía de los perros esos bichos alcahuetes y milicos
    No es justo. Ellos carecen de toda sutiliza. Bicho simplote…
    Ya que nosotros somos los espejos en cual revés derecho cabe todo misterio.
    Juega…
    juega no te das cuenta: “ el juego es nuestro… “

    Como bobos los perros. Bichos milicos… Lenguas babeantes
    alcahuetes hueleculosbisexualesyputos a vista pública
    mirando, viendo en blanco y negro,
    la mirada cobarde para otro lado mira.
    Mintiendo torpes, cojiendo torpemente
    como si hubiera una virtud siquiera de ellos en tal labor austera…

    Ja

    Escucha como Drácula a los hijos oscuros llenar la copa de la noche.

    Estudia, estudia: en el misterio nuestro y aprende
    tan cerca de las brujas
    cagamos mucho cura mucha iglesia, mucho hipócrita esquema
    mucho prejuicio, matamos mucha rata…

    Hemingway nos amaba.

    Toma el cianuro…el veneno letal que inexistente y todo Shakespeare
    hubiera vertido en laberintos bajo tontas orejas y úsalo
    mas no contra nosotros arropados de sedosos brillos.

    ResponderEliminar
  5. GENIAL!
    para mí, es el mejor cuento que he leído en este blog.
    Nada más:),ni nada menos.

    ResponderEliminar
  6. El cuento está preciso, inquietante e impecable.
    Ahora dejemos la literatura y pasemos a los hechos, difíciles, porque es cierto eso de su beleza perversa.

    Lo primero, no mirarlos a los ojos, porque entonces no los podrás...
    Lo segundo, creo que tendrás que reemplazar el arsénico por estricnina, son tan astutos que lo huelen Si conseguís algún amigo que te venda estricnina, por favor, guardame un gramo, que tengo una cuadrilla a la que sacarme de encima antes del invierno.
    ¡Abajo el pis de gato y la mierda de paloma casera!

    ResponderEliminar
  7. Quiero agregar al comentario de Marple, que el de "Anónimo", inmendiato anterior al de ella, es uno de los mejores comentarios que hicmos en este blog.
    Resumiendo cuento y comentario muy buenos.

    ResponderEliminar
  8. No quiero desilusionarte pero es imposible exterminarlos. ya lo dijo Borges, el gato es él y todos los gatos. Deberías matar a la vecina. ¿A que no te atrevés? eh? Dale, dale! ¿A que no?
    Coincido con Fernando, excelente el comentario de Anónimo.

    ResponderEliminar
  9. Yo, pa' mí que'l Anónimo es el propio Fede.

    ResponderEliminar
  10. quién te mira?... pensé que eramos los que venimos a leerte... y por no caer en la psicologización del tema, ahora estoy pensando en que estabas alucinando... Ya se que no, porque finalmente te has reconocido diciendo "no seas pelotudo..." yo también me arranco con la risa como Andrea un abrazo fuerte colega

    ResponderEliminar
  11. Yo pa'mí que tamb`´en. En cuanto leí el comentario de anónimo, me dije: "¿será que el Fede está reapareciendo?"... Ojalá que así sea. Supongo que Dante ya dormirá toda la noche y estará aprendiendo a hacer pis, y que al padre -tal vez- le quede un poquito de tiempo para compartir con nosotros.

    Cambiando de tema, ¡mirá que los hombres son crueles!... A ustedes veo que no les tiembla el pulso.Yo, con lo que odio a los gatos,jamás me atrevería a nada con ellos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Último momento! El Fede de cuerpo presente me dijo que no era él (o sea, que él no era el "Anónimo", no que él no era él). Lo que me hacía dudar era que vilipendiara a los perros, cuando es más que pública y notoria su relación afectiva con Tadeo, quien lo saca a pasear por las tardecitas. (No, no redacté mal; Tadeo lo saca al Fede... cuestión de masa y volumen)

    ResponderEliminar
  13. Primero - lean bien los versos.
    Segundo - piensen .
    Tercero - lean bien cada comentario.
    4 - sigan pensando hasta dónde nos llevó este gran "pelotudo".
    5 - mueránse de pensar en los versos, hasta antes del final.
    6 - vean hasta donde nos ha llevado y lo rebuscados que somos.
    7 - muéranse de risa, como lo hizo él.
    No sigo, porque sería muy extenso el comentario y parecería como un Anónimo.
    Jajajajaja

    ResponderEliminar
  14. Este anónimo (que ahora resulta que no es Fede), estoy segura de que no es "mi" "Anónimo" (ése con el que a veces intercambiamos rosas). Estoy desnorteada, totalmente.
    Sépanlo de una vez: me revientan los anónimos.

    ResponderEliminar
  15. Bea, estás muy enigmática. A mí, el cerebro me alcanza sólo para pensar que un gato o varios opinan en este blog:)

    No, Flaca, me parece que no es tu admirador:)

    Ay, no sé cómo hacen para traspasar la frontera de esa palabra anti spam!!!

    ResponderEliminar
  16. Queridos amigos:

    Gracias por todos los maravillosos comentarios.Increíble nuestro felino Anónimo cargado de misterio.

    Les aviso que por unos días, no muchos, estaré fundiéndome con la naturaleza a orillas de un rio. También estaré fundiéndome financieramente ya que el alquiler cuesta un huevo.

    Aprovecho para contarles que la desaparecida de los blogs y querida amiga ROSSANA, de "El Cristal con que se mira", acaba de ganar el único premio del Concurso de Dramaturgia de la Intendencia Municipal de Montevideo.
    Yo sabía que era una genia.
    Desde aquí un abrazo y mis
    calurosas felicitaciones.

    ResponderEliminar
  17. Felices vacaciones, Santi, para vos y tu familia.
    Hay veces que el dinero hace la felicidad, así que no te quejes:)
    un abrazo.

    Iré al blog de Ro para felicitarla.
    ¿La perdonamos entonces por las inasistencias?

    Grande Ro!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Marple, no me consideres enigmática.
    Solamente quise hacer notar que unos versos interesantísimos y con buena vuelta de rosca, hicieron que un Anónimo pusiera un muy buen comentario y todos ( o algunos), se enfilaron hacia ¿quién sería ese Anónimo?.
    y yo me pregunto: ¿qué importa?.
    Deseo que me comprendas.
    Ah! lo de "pelotudo", va por el Santi.

    Y pasando a algo tan lindo, profundo y merecido Premio de nuestra querida Ro, te digo:
    ¡claro que la perdonamos!
    Bien desaparecida estaba.
    Muchos besos de alguien que te quiere mucho.

    ResponderEliminar
  19. Un giro genial el del final. Y un principio inquietante, de esos que una se pregunta quién o quiénes, o qué, puede ser capaz de llevarnos al límite. De hacer que no pensamos en ello, pero pensamos todo el tiempo, inventando cómo deshacernos del problema que nos causa, porque ignorarlo parece imposible... Y luego esos gatitos lindos de la vecina. Esos mismos que imagino deben ser un incordio y que sin embargo a mi me recuerdan a mi gata que anda todo el día silenciosa, sin atreverse a estorbar a nadie, siendo capaz de sobrevivir sola quince días y racionarse su comida y su bebida y sus necesidades todas en una cajita que siempre algun vecino (es broma, para esos menesteres está la familia) tiene la amabilidad de limpiar en mi ausencia. Aún así, te comprendo, porque todavía recuerdo cuando había perros callejeros y me daba miedo cruzar la calle cuando alguno me miraba desde enfrente. Y no sé si alguna vez también me pusieron al límite los ladridos nocturnos cuando yo intentaba dormir unas horas. También estaban los gatos, pero nunca los temí. Quizá porque siempre pensé que iban a lo suyo, como huyendo siempre, escondiéndose bajo los coches.
    Yo ya no sabría decir qué cuento de los tuyos me gusta más. Me gustan todos.
    Felices vacaciones a todos.

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno Santi, que cosa jodida los ojos de los gatos, los ojos, en general la mirada. El famoso qué ves cuando me ves, el querer arrancar voces de una mirada, voces propias y voces ajenas. Si pudiéramos entendernos por las miradas seríamos insoportablemente translúcidos, exageradamente entrometidos.
    En fin muy bueno...

    ResponderEliminar
  21. espero que sólo sea un final con gancho para tu relato...adoro los gatos y no me gustan las paranoias.

    Hace mucho tiempo dejaste un comentario en mi blog y hoy, haciendo
    revisión, lo encontré. Una suerte que sigas por aquí. No todo el mundo aguanta tanto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. MEDIALUNA:
    Tomalo como un microcuento.
    Yo jodo y jodo pero no me animo a matarlos, aunque ganas no me faltan.
    Realmente me hacen una guerra declarada. Hemos pensado que la solución es poner un perro sanguinario en el terreno.
    Veremos.

    ResponderEliminar
  23. DANTE:
    Lo mismo que a Medialuna. No tengo paranoia. Solamente me rompen las bolas. Por supuesto que cuando me roban un queso o un asado quisiera asesinarlos, pero después se me pasa. Después de todo no son más hijos de puta que muchos seres humanos que conozco.
    Así que es como vos decís, era un gancho para el final. Además yo uso antirefrigerante para motores, que tiene glicol y les gusta por lo dulce.

    ResponderEliminar
  24. aaaah,esos gatos existen?.
    Hasta hoy pensé que era un cuento fantástico.
    ¿No podés hablar con la vecina y llegar a algún tipo de negociación con una velada amenaza de bomba atómica para su patio?
    ¿cuántos gatos son?
    ¿la vecina es loca?

    Che, Santi, te ahogás en un vaso de agua.
    ejem..¿y si matar un gato te cambia la vida? Yo probaría.

    ResponderEliminar
  25. Está buena la idea de poner un perro sanguinario. Ya disfrutaremos de una entrada sobre las cagadas (de tan tediosa limpieza) que curiosamente tienen mayor volúmen y peso que el alimento que les damos.

    ResponderEliminar
  26. Bueno, acá estoy y es un enorme gusto estar esta mañana de sábado entrando a visitarte y a leerte. Creo que el mérito de este cuento es todo el clima que genera y la perturbación que se da en nosotros cuando vislumbramos lo que somos capaces de hacer y eso nos perturba. Jamás hubiera esperado el final de los gatos.A lo mejor todo esto se debe a que miro a los gatos, como explicaré más abajo, como una parte de mi paisaje cotidiano. Es tan inquietante y está tan bien creado el clima del cuento que después me desilusionó un poco que los causantes fueran los gatos, por concretos, por cotidianos. Reconozco que las dudas sobre su identidad que se hace el narrador son muy profundas, y solo el marco es cotidiano... Pero un poco por todo esto que dije, que es tan subjetivo, no puedo decir que este sea el mejor cuento que leí en este blog.Es un buen cuento, pero aquí he leído muchísimos cuentos excelentes, de esos que te vuelan la cabeza, de esos que te remueven las tripas. Muchas veces te he dicho "maestro" y me he sacado el sombrero con tus cosas. Y te insto, Santi, a presentarte ya al primer concurso serio que se te cruce. Porque si esta cristiana lo hizo y le fue bien, vos te embolsarías las copas de todos los campeonatos.
    Respecto de los gatos, tengo 7 en mi casa, rigurosamente afuera. Creo que el perro es la mejor solución, aunque también es un problema. Acá, cuando soltamos a Jagger (nuestro perro) los gatos se suben a los árboles y ahí quedan hasta que lo volvemos a atar, pero, cuando lo soltamos, se va a la casa de los vecinos y les come gallinas y conejos. Y ahí viene la vecina y nosotros nos queremos morir de la vergüenza...Por supuesto que Jagger arrasa con los gatos si los agarra, porque quien come gallina y conejo, dice gato, comadreja, zorrillo y loqui venga. La última vez mató a un zorrillo. El olor a meada de zorrillo tapo todo el de los gatos, y duró días fuera y dentro de la casa. CArli lo tiró y los gatos volvieron a desempaquetarlo, con lo cual quedaron imbuidos en olor a zorrillo y eso les hizo perder un poco la identidad.¿No te querés llevar a Jagger? Te lo doy garantido contra todo cuadrúpedo que se precie
    Gran abrazo

    ResponderEliminar
  27. MARPLE:

    Y sí, son de verdad. Acaba de salir uno de mi estudio del fondo y me miró te juro que con sorna el desgraciado, seguro leyó la entrada. Es medio rubión de pelo desordenado y un poco tuerto. Voy a ver si me cagó en las chancletas.
    No, la vecina no es loca, es desconsiderada nomás. Y yo no puedo matar mamíferos, el resto de la escala sí, pero mamíferos me cuesta.

    ResponderEliminar
  28. JUAN:

    Y sí, yo digo en joda lo del perro. Ya tuve mi etapa de plantas destripadas, túneles interminables en el medio del jardín y soretes de tamaños ciclópeos.
    Sin contar con los duelos que uno hace cada vez que se muere un perro.
    Habrá que convivir con los hijos de puta, así como convivimos con los planchas y con los músicos de la banda.

    ResponderEliminar
  29. ROOO:

    Opa!! Volviste. Espero que por mucho tiempo. O hasta el próximo concurso.
    Qué cosa los premios...Viste que todo el mundo te empieza a mirar de otra manera. Como con más respeto. Como si hubieras empezado a ser otra. Yo voy a tratar de no. No voy a dejar que tu premio me haga olvidar de RO, vos sos RO y chau,la que nos lee con atención sincera e inteligente y a la que yo ya respetaba de antes.
    Me he quedado maravillado por tu premio, no porque no fuera esperable de tu talento, sino por la gigantesca capacidad de trabajo que demuestra. No entiendo, realmente no entiendo como pudiste con todo, con los grupos de teatro, con la dirección del liceo, con tu vida doméstica y con la descomunal investigación que debe haber implicado este trabajo, aparte de lo literario, porque estoy seguro de que no está escrito a lo Mercedes Vigil, sino a lo Rossana Mutarelli.Qué te parió.

    Con respecto a este cuentito, sí, coincido, es bastante flojón, un divertimento, con una vuelta de tuerca medio facilonga y efectista al final, como ya varios se dieron cuenta. Me quise hacer el irónico, pero me salió raro, eso de pasar de unas reflexiones supuestamente profundas y existenciales a unos simples gatos de mierda.

    Este es el problema de los blogs, o mi problema en particular. En la ansiedad de postear algo, uno cuelga cosas flojas, total, es para los amigos, que todo lo perdonan. Una forma de seguir en contacto. De que sepan que me acuerdo y de que no me olviden.
    Porque para lo otro, para cosas como tu premio, para escribir en serio, se necesitan rigor, sudor y lágrimas.
    A mí me gustaría ser como Germán, que postea poco, pero cuando postea, postea en serio, y todos lo estamos esperando siempre.
    Alguna vez he presentado cuentitos a concursos, pero la sensación que tengo es que no me da la nafta. Como decían mis maestras, "puede y debe rendir más en clase"

    Y no, a Jagger dejalo en su ambiente natural, porque entre nos, tengo fobia a los perros desde mis tiempos de cobrador. Je.

    Che, quiero links a los resultados del concurso, si es que los compáñeros de la IMM se dignaron publicarlos. Y contanos si se va a editar en libro pronto.

    No te vayas por mucho tiempo ahora. Te necesitamos en serio.

    ResponderEliminar
  30. Bueno, antes de ir a por una siestita, vengo a ver que anda pasando por estos rumbos. Veo que las festividades por la Ross siguen y siguen y me alegra profundamente. Y respecto de "Estan ahí" me parece muy simple y muy contundente, para nada flojo, sino al contrario. Es muy difícil escribir simple y bien, corto y profundo, y encima tener tiempo para pegar un cachetazo al lector. Me saco el sombrero por el autor, che, y sus artilugios.

    ResponderEliminar
  31. No y no! Vos no sos un esforzado del puede y debe. Acordate que cuando mi antiguo director me invitó a publicar un libro con él, cosa que al final no hice, yo te fui a buscar a vos. Menos mal que no lo publicamos, si no estaría tirado atrás de algún estante en la librería, pero lo digo para demostrarte hasta qué punto yo creo que lo tuyo vale. No me iba a requemar publicando junto a un puede y debe, no? Usted puede, y le da la nafta, si, señor.
    Con respecto a Merceditas, pensar que esto se pareciera a lo de ella, me eriza ajja... NUnca había leído un libro suyo, y cuando leí uno (que fue el único) (El de Irma Avegno) fue terrible shock el ver que ESO era lo que triunfaba en nuestro país. ES increíble. Pocos días después Andrea y yo estuvimos en un cumpleaños donde había gente que la AMABA. Nuestros denuestos hacia ella no lograron empañar su brillo comercial.
    En fin, vamo arriba. Hay un concurso en la pág. de la Intendencia (Dos siglos, dos orillas) Creo que vos debés ya tener algo escrito que encaje ahí. Fijate. ¡DAle! Besotes

    ResponderEliminar
  32. En el mismo lugar de este concurso que te digo o sea en el boletin cultural de la intendencia, está el link a MOntevideo Ciudad Teatral y ahí en un modesto archivo de excel está mi nombre...Ah...espero que todavía siga ahí. Hace como dos días que no chequeo.
    Otra cosa, es cierto lo que decís, que hay gente que te trata distinto. Hay gente que antes no me daba ni la hora y ahora me manda invitaciones y enlaces literarios ajaajaj... Pero yo soy ro, la misma de siempre, un poco más contenta conmigo misma, pero nada más. Encima es tan poca la plata del premio que donde me descuide, me la voy a gastar en el supermercado
    No se va a editar, al menos eso no estaba en las bases y yo no voy a editarlo, creo, porque no tengo plata y prefiero hacerme una estufa a leña,(por ahora ese es el proyecto que va ganando) a menos que antes se me vaya todo, como ya dije, en pelotudeces varias

    ResponderEliminar
  33. Opa Germán!!
    Viste eso de los artilugios. Eso es lo que me produce dudas.La transparencia de algunos artilugios. Mi maestro de pintura decía, en esos casos, que "se veía el mango". Lo decía con respecto a Dalí. ¿Qué te parece "nuestra" RO?

    ¿Qué es de la vida de Clemente? Lo extrañamos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Por suerte apareció Ro que sabe de literatura , y casi nunca digo malas palabras en los comentarios pero ahora te digo: Santi: jodete, ja, ja, ja.
    Alta traición.
    Ahora resulta que era sólo un divertimento!!!y yo matándome por levantarte la autoestima y encontrar un pasaje de Onetti o de Bukowski que se te asemejara:)

    Bueh...el Ave Fénix es mi emblema.

    Hablando de Merceditas tuve cierto encuentro-desencuentro fatal. La desconcerté con una pregunta pero quedé paralizada con la mirada de indiferencia conque miró para otro lado y se cambió de lugar en cierta velada para las intelectuales del pueblo.
    Mi reflexión es que si Pablo Coelho y ella están en la academia de letras de sus países , es por vaga y poco marquetinera que no estoy en ella y por el pequeño detalle de que nunca me he puesto a escribir un libro.
    La cosa es leer el tema de los templarios y decir que pasaron por Maldonado y se encontraron con Darwin. Algo así. Y no me roben el argumento

    un abrazo a todos.

    Creo que hoy se dice felices pascuas y se envían huevos de chocolate virtuales..o es mañana?
    Da lo mismo, ahí van.

    ResponderEliminar
  35. Marple, esto es terrible y es en serio. Mi cuento tiene que ver con Darwin!!!!! Todo lo demás no, pero eso sí jajaja.... Shhhhhh....Besos

    ResponderEliminar
  36. Bueno Santi, a mi me parece todo un mérito contar que viene el vampiro, se toca la barbilla, se alista los dientecitos, te mira el cogote, te clava no sólo los colmillos sino también los premolares, te chupa la sangre y todo todo provocando un miedo que ni te cuento. También podés mantenerlo oculto y causar una gran impresión cuando te lo topás a la vuelta de la enredadera que estás utilizando como baño, que sé yo. A mi la literatura me gusta de una forma, de otra, y también sin forma. Y me disgusta por igual, también. Estos artilugios me gustan, mientras más transparentes me parecen más meritorios.
    Nuestra Ross, jaja, fue autora de una de las grandes alegrías de este año, y eso que recién empieza. Y lo mejor está por venir, se huele.
    Y Clemente, mirá, en este preciso momento está escribiendo su séptimo de nueve cuentos porque es, también, jodido como el mismísimo Salinger. Un abrazo Santi

    ResponderEliminar
  37. Che Marple, mirá que lo de "divertimento" no tiene ningún tono autopeyorativo o autoflagelante, después de todo: ¿qué otra cosa son las historias de cronopìos y famas?
    ¿Y el perro de Levrero, que se le escapaba por un aujero?

    ResponderEliminar
  38. GERMÁN:
    Esperamos ansiosos a Otoniel y los vampiros del Vaticano.

    ResponderEliminar
  39. Yo lo que espero ansiosa es que Germán, cuando venga, se junte con nosotros. Qué joder.

    A Ross le parece flojón el cuento porque a ella le gustan esos inmundos gatos. Menos mal que ese gusto le entró en la vejez, porque si hubiera tenido un mísero gato (ya de siete ni hablamos) en Malvín o en el apartamento del Centro, yo me hubiera perdido de vivir una parte esencial de mi vida, porque allí ni pisaba.Ella también hubiera perdido parte de mi grata compañía.

    Deseo con el corazón que Jagger se coma a todos los siete gatos,y voto porque Ross gaste la plata en hacer una estufa a leña allí en la pieza de al lado del taller. También voto porque reflote el sillón negro con los almohadones en escocés verde. Y porque,después, una noche de invierno haga unos choricitos a la parrilla en la estufa y nos invite. Estoy segura de que podremos comer, departir y cantar hasta que amanezca. Pa' que el mundo vea que viejos son los trapos.

    ¡¡¡FELICES PASCUAS PARA TODOS!!!...

    ResponderEliminar
  40. Lo peor en todo ésto, es que no podemos abrir las ventanas de la cocina.
    Los gatos existen y si abrimos las ventanas...zasssss....entraron y rompieron algo más que un queso, un pedazo de carne. Rompen porcelanas e ainda mais.
    Yo tampoco sé qué m... hacer con esos gatos de la vecina, que según ella, uno sólo es de ella.
    Qué vecina mentirosa tenemos, no?
    A mí que no me venga con que el Macario es el único de ella.
    El Macario (que según la vecina, está siempre en su casa), me ha reventado mucha loza.
    ¡Por favor!!!!, ¿qué hago?.
    Lo último que se me hubiera cruzado por mi mente, es escribir tan bien, sobre ellos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs