E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

26 de mayo de 2009

PARA TERMINAR CON EL ASUNTO BENEDETTI, otra entrada relacionada con la anterior.


Alber Vázquez es medio punk y como tal es un poco deslenguado, provocador e hirientemente irónico. Y logró armar un quincho de novela en su blog con su entrada de mal disimulado alborozo por la desaparición del "peor poeta del mundo", Don Mario. Entraron a putearlo hasta desde Tierra del Fuego y otros a apoyarlo, bastante más groseros que él. Yo no lo puteé porque soy un viejito educado. Dije lo que más o menos pensaba con el clásico bajo perfil de la Curva de Maroñas, tratando de no caer en nacionalismos boludos. Pero algunos lo mandaron a la concha de su madre. El quincho le vino bien al Alber para promocionar su espacio, ya que los ecos del quilombo, del que tuve el gusto de participar llegaron a varios rincones de la web.


Sin ir más lejos, el queco salió mencionado en el Diario Vasco. Lo que puso muy orgulloso a Alber.

Después, enseguida, vino lo de Gamoneda y la guerrita entre poetas ibéricos y el "disparen sobre García Montero". Pero Alber es bastante honesto, dentro de todo y hoy pone un enlace a estas opiniones de varios escritores españoles, que en un tono lejos del panegírico, dan su opinión sobre Benedetti. Bien por Alber que no pone sólo lo que le conviene. Y me gustó leer estas cosas y quiero compartirlas con los visitantes de este humilde blog yorugua.
Si están podridos del tema no importa, en pocos días voy a colgar una receta de Feijoada
LITERATURA, CONTROVERSIA SOBRE UN ESCRITORBenedetti con una esquina rota
Varios escritores vascos ponderan la calidad literaria del escritor uruguayo fallecido el pasado domingo, tras las contestadas declaraciones de Antonio Gamoneda, ganador del Cervantes.


CARLOS AURTENETXE
«Es un hombre cuya obra muchas tardes me ha venido muy bien»


FELIPE JUARISTI
«Su obra es la reivindicación de la dignidad humana por encima de todo»


KIRMEN URIBE
«Es injusto decir que es un poeta-puerta que sirve para hacer lectores de poesía»


LUISA ETXENIKE
«Sus virtudes se ven en sus cuentos que, es con mucho, el género más difícil»


KARMELO C. IRIBARREN
«Benedetti quedará, pero más delgadito; el tiempo nos pone a régimen a todos»


PEDRO UGARTE
«Para muchos lectores, forma parte de nuestra educación ética y estética»





El fallecimiento el pasado domingo del poeta uruguayo Mario Benedetti a los 88 años sirvió, como siempre en estos casos, para organizar un homenaje en torno a la vida y la obra del finado. Una voz, sin embargo, vino esta vez a romper con la unanimidad. El poeta Antonio Gamoneda cuestionó la calidad poética de Benedetti en unas declaraciones inmediatamente contestadas por otros escritores como Benjamín Prado, Felipe Benítez Reyes o Manuel Rivas, y sobre todo, por el editor Chus Visor.


En opinión del poeta Carlos Aurtenetxe (San Sebastián, 1942), que confiesa que la poesía del uruguayo le ha hecho pasar «muchas buenas tardes», «el pobre Antonio (Gamoneda) se ha visto metido en un lío. Gamoneda es un ejemplo de poesía absolutamente rendida a una máxima brega interior y a un rigor absoluto. Claro, en este país, en el que la poesía es Joaquín Sabina y el propio Ángel González -que nos enseñó a leer poesía con Franco pero que se terminó yendo de copas porque la vida no perdona-, hemos montado un tingladillo en el que parece que la poesía es eso». Precisamente, Aurtenetxe sitúa las declaraciones de Chus Visor, en las que contraatacaba a Gamoneda, en el contexto de su amistad con «Sabina y demás».
No obstante, el autor de La piedra acontecida mantiene cierto aprecio por la obra de Benedetti, aunque admite que «hace bastante que no lo he reeleído». A su juicio, don Mario «siempre ha sido un hombre absolutamente entrañable, con un don especial dentro de una sencillez».
Sobre el papel de «escritor comprometido» que tanta veces y a su pesar tuvo que encarnar, Carlos Aurtenetxe asegura que en realidad «toda poesía es comprometida. Es como eso que se dice ahora de la inteligencia emocional y que me hace mucha gracia. Me pregunto: ¿Qué ha sido entonces hasta hoy la poesía? Parece que ahora se le ocurre eso a un sociólogo y tal, y se pone de moda en los circuitos de los mass media. Se vende lo mismo con otra etiqueta, más superficial, que le permite circular más fácil porque es una absoluta banalidad. La poesía siempre ha sido inteligencia emocional y quizás por eso resulta indesmontable. En la historia de la Humanidad, nadie ha podido con ella».
De regreso a Benedetti, el poeta donostiarra coincide con la opinión generalizada en el sentido de que «en parte, sí ha servido para acercar a la gente a la poesía», pero añade que «sería absolutamente injusto asimilarle a la poesía light». Por otra parte, se desmarca de esta variedad poética ya que «estoy más inmerso en la poesía abismal, en la que se tiene que manifestar un especie de angustia existencial. Ése es el ámbito de la poesía en el que me manifiesto como si estuviera ahí todo, porque si no, parece que algo se queda fuera».

Para Kirmen Uribe (Ondarroa, 1970), resulta «un poco injusto» aplicar a Benedetti ese concepto de poeta-puerta que sirve para introducir a los no iniciados en el género. «Acertó en cómo acercarse a los lectores, recuperar a algunos y crear nuevos. Tenemos mucho que aprender en ese sentido. Su poesía es muy sencilla y directa, pero no diría que fuera de baja calidad, sino todo lo contrario», afirma el autor de Bitartean heldu eskutik.
Uribe, que se confiesa lector habitual de Benedetti en el pasado y ocasional en la actualidad, no reconoce la influencia del autor de Primavera con una esquina rota en su propia obra, aunque sí admite cierta ascendencia en lo que se refiere a sus trabajos con Daniel Viglietti, en su fusión de música y poesía, en su manejo del humor y en su forma de leer los poemas.


Situado ideológicamente en las antípodas de Benedetti, el escritor Pedro Ugarte (Bilbao, 1963) reivindica su figura. ««Para muchos lectores, Mario Benedetti forma parte de nuestra educación ética y estética, de nuestra formación sentimental e intelectual. Sus cuentos y poemas tienen la claridad de lo verdadero, e imprimen en el recuerdo matices imborrables, que permanecen para siempre».
En torno al asunto del escritor comprometido, Ugarte pide que «alguien me explique qué quiere decir eso. En el caso de Benedetti, la desgarradora experiencia del exilio, propio y ajeno, se halla en el centro de su reflexión literaria. Maneja el dolor del exilio con maestría y sensibilidad. ¿Eso es compromiso? Pues que lo sea». Y para zanjar el asunto, aclara que «otra cosa serían sus pronunciamientos políticos concretos. Y Benedetti no acertó siempre. Pero el mayor desacierto sería juzgar a un escritor por eso».


«Benedetti quedará, pero más delgadito. El tiempo nos pone a régimen a todos». Este par de frases resume la opinión del poeta Karmelo C. Iribarren (Donostia, 1959) sobre el autor de La tregua.
El autor de poemarios como La condición urbana, Seguro que esta historia te suena o La ciudad considera que «Mario Benedetti pertenece a la categoría de los poetas torrenciales, como Neruda o Celaya o el mismísimo Bukowski; poetas de la abundancia, feroces, incontinentes, poetas para los que todo es susceptible de ser transformado en poesía. En el otro extremo estaría, por ejemplo, Jaime Gil de Biedma, más afín a mis gustos, sin duda».
Sobre la valoración que merece su obra, Iribarren sostiene que «la peripecia personal ha jugado un papel determinante. Si bien es cierto que toda su obra está salpicada de espléndidos hallazgos, a mí me gusta sobre todo en sus primeros libros, en Los poemas del hoyporhoy o Poemas de la oficina, cuando sus poemas parecen fruto de la necesidad más que de la obligación».



Felipe Juaristi (Azkoitia, 1957) señala que «su poesía contiene muchos juegos de palabras. En realidad, sus poemas son casi canciones. El problema es que escribió muchísimo y hay de todo, y aunque su poesía es muy humana, yo me quedaría con los cuentos». El escritor y columnista de DV recuerda que «empecé a leer a Benedetti cuando tenía dieciocho años, en concreto, Gracias por el fuego, una novelita deliciosa. Luego, lo que más me han gustado han sido los cuentos, como los de Montevideanos». Con todo, Juaristi considera que «sobre todo, era un gran cuentista. Tenía una gran facilidad para conectar con la oralidad. Benedetti utiliza palabras muy sencillas y que se escuchan en la calle porque tenía un gran apego a lo oral».
En cuanto al asunto del compromiso político, Felipe Juaristi apunta a que fue una consecuencia de la experiencia que le tocó vivir. «Hay que decir que es un poeta que se quedó sin patria porque lo echaron de su país. Hasta que no estemos en esa situación nos será muy difícil juzgar a la gente. Él sigue reivindicando su ideología, pero sobre todo es un hombre que se ha quedado sin patria». En el centro de su legado, Juaristi sitúa la «dignidad. La suya es la reivindicación del hombre digno, por encima de la justicia y de otras cosas».


También el Benedetti cuentista es la faceta del escritor uruguayo que prefiere la donostiarra

Luisa Etxenike (Donostia, 1957), aunque sospecha que «entró a formar parte de los escritores que cuentan con un gran público de la mano de la poesía». Etxenike, que se confiesa lectora del escritor fallecido, cuyas obras ha utilizado también en los cursos de escritura creativa que dirige en San Sebastián, considera que «es un maestro de la precisión, algo que también se ve en su poesía, en donde nunca falta ni sobra una palabra. También posee esa finura de la sugerencia. Como sucede con muchos autores latinoamericanos, tiene una curiosidad muy generosa con el alma humana. Así como hay otros escritores, como Julio Ramón Ribeyro, que ofrecen visiones un poco duras del ser humano, Benedetti tenía siempre ese ángulo que se refleja en el lema 'soy humano y nada humano me es ajeno'».
La autora de Efectos secundarios asegura que «aunque sus cuentos van muy lejos en la exploración de lo que es el ser humano, siempre tiene una mirada empática. En todo caso, me parece un cuentista formidable. No es que como novelista me convenza menos, sino que las virtudes literarias de Benedetti se ven sobre todo en el relato, con mucho, el género más difícil. Es una forma de decir que era grande en todo».
Además, Luisa Etxenike señala que «el compromiso de Benedetti ha sido claro. Decía Albert Camus que 'el escritor no tiene que estar de lado de quien hace la historia, sino del lado de quien la padece'. En ese sentido, Benedetti pertenece a ese campo y ha ido avanzando hasta colocarle junto al ser humano más de a pie. Su compromiso está claro que es con la humanidad».

12 comentarios :

  1. EPA SOY EL PRIMERO,BUE EL QUE MADRUGA EL SANTI LO AYUDA,ESPERO AQUI SENTADO MI PLATO DE FEIJOADA,LES DEJO A LOS DEMAS COMENSALES EL APERITIVO,YO ME ABSTENGO

    SALUDO CORDIAL

    ResponderEliminar
  2. Hola Yonqui:
    ¿Qué carajo hacés levantado a esta hora? Vaya a acostarse mijo o visite otros bloses más entretenidos. Yo sé que esta entrada es plomífera o mas bien sobre plumíferos. Ya vendrán tiempos peores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Y BUE TRABAJO EN LA CONTRUCCION,HAY QUE PICAR TEMPRANO,SANTI DEVOLVE LA VISITA,ANDO NECESITANDO ALGUNA OPINION TUYA DE ALGUNAS COSAS RARAS QUE ESTAMPE

    ME LLEVO ALGO DE ENGRUDO QUE ARMASTE AQUI,CAPAZ SALEN ALGUNAS TORTAS FRITAS

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi me pasa con los críticos de literatura como con los críticos culinarios. O me gusta la comida o no me gusta. Luego me puede interesar sin duda los ingredientes que han llevado al chef a tan delicioso manjar, pero segura que el secreto es imposible desvelar. A mi Mario me gusta y espero que cada día me guste más. Ahora tengo pendiente "Gracias por el fuego", y la leeré sin contaminación alguna.
    Tu artículo me monta y me desmonta, y sin desmerecer a los entendidos en la materia, he de decir que sólo puedo juzgar por mi misma. Bueno, quizá es mucho decir, pero es que a estas horas de la noche sería mejor no decir más nada.
    Saludos desde el otro lado.

    ResponderEliminar
  5. La verdad, cuando vayas a colgar la receta de la feijoada avisame y vuelvo. Ya basta de tanta palabra al pedo. Parecés olvidar, además, que Benedetti no sólo escribió poesía.
    Cuando cuelgues la receta de la feijoada, avisame y entro a leer. Mejor dicho, sería bueno que la hicieras y la compartieras conmigo.Te prometo que cumplo y voy a comer contigo.
    Besote. Gordito.

    ResponderEliminar
  6. Hola medialuna:
    Me parece bien lo de juzgar por tí misma. Sólo puse esto porque me pareció interesante saber lo que decían tantos escritores acerca de Don Mario.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Che Flaca, ¿porqué me decís eso a mí? Yo no me olvido de nada, vos sabés que a mí lo que más me gusta de Benedetti son los cuentos, que me parecen magistrales. Hablás como si el que dice esas cosas fuera yo. Quise poner las opiniones de un montón de escritores que salieron en el Diario Vasco, nada más. Ya veo que esto viene mal. Dejaré esta entrada tres días, mientras preparo la feijoada y después la elimino. Tá.
    Este blog está teniendo problemas para abrirse y además las entradas son un orto. Creo que voy a partir para otra, como dicen los brasucas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No me aburre tu entrada,para nada.Me gusta lo que dice Media Luna,lo comparto. Ahora, una feijoada....que querés que te diga,lo mínimo colgame un videito onda Arguiñano (ya que anda de tierras vascas la mano).Un beso.

    ResponderEliminar
  9. prefiero los platos de feijoada a las discusiones sobre poesía, por lo menos cuando yo no estoy en esas discusiones y tengo que mirarlas de afuera, pero creo aún si participara me quedo con el plato de feijoada, aunque también se puede comer feijoada y hablar de poesía, o de minas, que es lo mismo pero mejor

    ResponderEliminar
  10. Santiago:
    . ¿por qué vas a borrar esto?
    ¿te bajonearon los 61'?

    Era necesario que nos desasnaras sobre las espectaculares declaraciones de los españoles y que reivindicaras la figura de Alber.

    Ahora yo te pregunto: ¿no te parece que los españoles podrían retribuirnos todas las horas que dedicamos infinidad de uruguayos a repetir la rimas de Bécquer en el liceo,tan sencillitas como memorizables,con unos comentarios sobre MB un tanto obvios?
    Ese que dijo que que va a quedar MB más delgadito, me hizo acordar al humor de los Adams:)
    En fin, a mi, los españoles después que han echado uruguayos del aeropuerto, no me simpatizan mucho.
    Antes que me ataque el gato utópico, quiero decirle que para muchos proletarios uruguayos sigue siendo una utopía empezar una nueva vida en la "madre" patria.

    Santi: si tenés algúna deuda o com promiso con los súbditos de los Borbones, borrá el comentario; yo, aparte de sangre vasca , no les debo nada:)

    Pues chaval...que este blog está de puta madre, no borreis nada.

    ResponderEliminar
  11. miss marple27/5/09 00:09

    rectifico:
    donde dice "un tanto obvios" debe de cir "no tan obvios", o "más elaborados".

    ResponderEliminar
  12. Pensé escribir un comentario, pero me queda grande, después de leer los que ya están. Así que es una confesión. Me gusta el Mario; y, a los de la torre de marfil, ya don Atahualpa les dedicó aquello. "Tu piensas que eres distinto porque te dicen poeta. Y tienes un mundo aparte más allá de las estrellas. Vive junto con el pueblo, no lo mires desde afuera; que lo primero es ser hombre, y lo segundo poeta. El Mario era lo primero. Todo lo demás, es lo de menos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs