E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

9 de febrero de 2009

ES LO QUE HAY VALOR...



Uno vuelve de las vacaciones y no hay caso. No se engancha enseguida. Ni falta que hace. Pero el choque es grande, aunque uno no haya ido muy lejos. Uno viene de la playa, de esa feliz inconciencia de Brasil, del pulgar para arriba, ese “tudo bem” “tudo pra cima”, ese festejo de los cuerpos, ese culto a la cerveza, al vodka y al presente. Y el mar y las plantas que crecen en cualquier lado y los pájaros dueños del cielo. Y está bueno todo eso, y cuando uno vuelve le cuesta agarrar el ritmo, pero en realidad después de unos cuantos días de estar en el "paraíso", se extraña el gris Montevideo, las baldosas de 9 cuadraditos, los mozos de bar con cara de culo y la queja constante, esa cosa nuestra de que no hay poronga que nos venga bien.
Los brasileros viven dando gracias a la vida que los puso en ese pedazo de tierra y dicen que Dios es brasilero. Nosotros sentimos que nos merecemos siempre algo mejor, que todo acá es una cagada. Pero allá se extraña esto. Tanta “felicidade” empalaga. Y uno vuelve al Carnaval de acá, criticón, irónico y se siente en casa. Y uno vuelve al Candombe y ve en cada comparsa a esos 60 o 70 tipos pegándole al tambor, concentrados, bastante serios, con las manos sangrando y manchando las lonjas y se da cuenta de que en el Candombe la cosa no pasa por la alegría, aunque digan lo contrario, pasa por otro lado que no me da la cabeza para analizar. Pero uno extraña Montevideo. Aunque lo que extraña ya no exista mucho. Pero todavía está.
Creo que por eso me emocioné tanto cuando el otro día vi el ensayo de la comparsa de mi barrio, “La Zabala”.

Y por eso, cuando pensaba escribir un posteo contando mis vacaciones, lo único que me salió fue esta especie de tango un poco rengo. Es medio rarito, pero es lo que hay, valor.



Estoy aquí nomás, aquí parado
en el rincón oscuro de tu olvido
no sé quién soy, no entiendo las baldosas
por no saber, tropiezo en los zaguanes
y no recuerdo ya lo que he vivido.

Tengo antojo de bares, recovecos
mugrientos de baldosas agrietadas
hollines y borrachos somnolientos
buscando no sé qué, de madrugada.

Añoro aquellas noches desveladas
de paradas vacías y los ecos
de ladridos ahogados a lo lejos
rebotando en colchones de hojas secas
y tu imagen en todas las ventanas.

Por no saber seguro no he sabido
pisar una por una las baldosas
seguir mi corredor a mi manera
pero ahora que lo sé ya no me importa
mejor que los encuentros, las esperas...

25 comentarios :

  1. ¡Ajá!









    En un rato vuelvo y comento.

    ResponderEliminar
  2. Santi que me hiciste mal
    y sin embargo, te quiero...

    Nos hacías falta, hijunagransiete, con tu fina ironía, tu encantador desencanto, tu mirada inteligente, tu agridulce poesía...

    ¿Quién prefiere la alegría desbordante, el sol omnipresente, el mar cálido, las frutas olorosas, la vegetación exuberante, los cuerpos generosos, cuando se puede tener una ciudad un poco gris, un poco descascarada, un poco melancólica, un poco decadente y con toda la tanguez y la candombez del mundo?



    Si Montevideo no existiera, sería imperioso inventarla.

    ResponderEliminar
  3. Pues después de leer tu posteo que no cuenta tus vacaciones y que es un tango así medio rarito o un poco rengo, y después de leer a Andrea y leer de la nostalgia de Montevideo y de sus calles con baldosas agrietadas y su cielo un poco gris, y a la espera de escuchar el ensayo de "La Zabala", pues una piensa que las próximas vacaciones que pueda ir a Brasil, tal vez las cambie por Uruguay o Río por Montevideo. Tampoco sé yo si podría aguantar tanta felicidad sin estar acostumbrada:)
    Bienvenido. Es un gusto saberte más cerquita:)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ahora sí...ya estás aquí. Qué bueno leerte, reirme un poco en la primera parte y después emocionarme. Saber que alguien me puede llevar de una punta a la otra en un momento. Grande lo de la espera. Claro que es mejor esperar a obtener! Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No entendí lo de Ross, eso de que "es mejor esperar que obtener"...¿Qué habrá querido decir?...

    Bueno, después de lo de la ensalada de papas, Santi, te repito lo que te dije en el boliche:"NO MÁS ASADOS CONTIGO".

    Refiriéndome a lo que escribiste: SOS GRANDE DE VERAS. El poema me mató.Brasil tiene gran parte de mi corazón, pero Montevideo es Montevideo, y a mí me fascina. Me encantó lo que te escribióp Media Luna. De L0a Zabala ni hablamos, ¡soy hincha total!...¡bien ahí el youtube!". En cualquier momento me voy a la esquina de tu casa a perderme con esos tambores.
    De la foto que colgaste mejor ni hablamos.

    ResponderEliminar
  6. Santiago:
    Espero que este comentario no sea considerado "inmiscuirse en los asuntos internos de otro estado" y me esté metiendo en camisa de once varas, pero una vez, regresando de Montevideo, le comenté algo similar a unos amigos de por acá. Entender algunas cosas de por allá es tan imposible como entender el peronismo.
    "No sabés la alegría que tengo", -cantaban en una murga-, mientras todos estaban llorando, o con los ojos nublados, o transidos de melancolía.

    ResponderEliminar
  7. Me faltaron los saludos y las gracias por tus entradas. Y un saludo para mi amigo, porteño, el PATA CORBANI, que me hizo conocer a Los Curtidores, a Contrafarsa, a Falta y Resto, al Pinocho, a Bananita, etc. (Aunque no consiguió entusiasmarme demasiado, debo reconocer en honor a la verdad)
    Ahora si, un abrazo
    Fernando

    ResponderEliminar
  8. Cuando digo "no más asados" es que de aquí en más te viviré homenajeando con ensalada de papas.
    ¿La foto primera muestra tu vista desde el hotel?

    ResponderEliminar
  9. Coincido con esa idea que tiraron antes: ¡¡¡si Montevideo no existiera habría que inventarla!!!
    Existe ese extraño vínculo entre la tristeza y la necesidad. Es muy fuerte, pero me pasó hace poquito en la rambla (creo que siempre me pasa en la rambla) eso de mirar la caída del sol y pensar: pucha, qué pena, y se te encoge el corazón (como viendo a Cabrera o a Aute) y dices: pero no podría vivir sin esto...

    Quizá ya lo viste en mi otro rinconcito naranja (el del fotolog) pero por si acaso lo cuento acá: en julio pasado fui a Cuba, aunque paré en Matanzas y en La Habana sólo estuve paseando un par de días. La primera vez que llegué a Montevideo (para las elecciones de 2004) vi la rambla y pensé, sin conocer Cuba, que aquello debía de parecerse mucho al malecón. En julio, como digo, por fin conocí el malecón de verdad, el de las postales, el de las películas. Y en Cuba la gente tiene eso de Brasil, de encarar la vida con alegría, con música, con parsimonia. El malecón es clavado a la rambla... pero no lo cambio. ¿Será la tristeza?

    Bueno, amigo, muchos besos y perdón por la extensión jeje...
    (besos pa' la Bea también)

    ResponderEliminar
  10. Gracias Santi por tanto gesto, lo cual no es poco en estos tiempos y se agradecen. Cómo no agradecerlos?

    Montevideo... como bien le cantó un día mi hermano de vida Carlitos Vidal...
    "Dama de gris que nos llamó...
    en la Rambla, en un parque en la voz
    oprimió pecho contra espalda.
    Montevideo en la canción,
    gaviota al sur
    puerto de mi alma..."

    Quizás porque hace ya van para 8 años que no la camino, que no la respiro... y uno sabe que el tiempo rescata lo bueno y ayuda a olvidar lo malo. Uno lo sabe...
    Me llegan noticias de gente querida que me cuentan que aquella Montevideo que dejé ya no existe más. Que los boliches en donde supe aguantar lunas y mostradores ya no están. Que el Michigan cerró... que la muy puta "pasta base" lo terminó de pudrir todito... Que no joda más con Montevideo. Aquella Montevideo y ojo que digo aquella y no aquel.
    Pero yo, que viví un tiempo en Florianópolis, que también viví unos años en Atlanta, que no me deslumbré con Manhattan y que desde hace más de 5 años vivo en Dénia, me sigo emocionando cuando escucho al Jaime cantar:

    “...baldosas partidas hace años
    recuerdos que me hicieron daño
    por la calle Convención
    y un día...
    un día te veré contento
    el día que te abrace el viento
    de Durazno y Convención”

    Y te digo más... cuando se habla de la tristeza, solo Montevideo puede dar un poeta como Líber Falco. El entrañable Falco que decía:

    “Calle amarga
    donde es triste vernos
    vestidos de fantasmas
    donde todo es triste
    porque fue
    y no ha sido.

    Porque ya ha pasado
    y porque el tiempo es triste.”

    Porque fue y no ha sido... que lo parió a Falco y que lo parió a Montevideo. A mi querídisima "Dama de Gris". Porque Montevideo es hembra y a una mujer se la quiere y chau. Sin preguntas y pese a su tristeza.

    "Gaviota al sur, puerto de mi alma".
    Un abrazo y perdón por los lugares comunes pero usted sabe que lo mío no es la intelectualidá...

    ResponderEliminar
  11. Andrea:
    Usté me hace ruborizar y pone mi autoestima absolutamente descontrolada.
    Con respecto a tu pregunta de quien prefiere todo eso a la ciudad gris, te repondo que YO!!. Pero por un tiempo. Después me gusta volver a deprimirme. Es como una droga... Claro, en Semana Santa ya estoy pensando a dónde irme a la mierda.

    ResponderEliminar
  12. No MEDIALUNA, no hagas eso.Andá a Brsil. Esto lo disfrutamos más bien nosotros. No le veo la gracia a venirse de tan lejos a un país chiquito y chatito, con poca historia, con más vacas que gente y con una capital que es un micro-Madrid bastante sucio y con los dueños de bar casi todos gallegos. Aparte de nuestro lenguaje, por el "voseo", no tenemos casi nada que a un peninsular le parezca exótico. Rio, Brasil, Bahía, son destinos alucinantes.Una geografía de una belleza increíble y una mezcla cultural portuguesa, alemana, italiana y afro que te desborda. Después sí, si llegás cerca, pegate un saltito por acá y te preparamos un asadito con algún vino de los nuestros que están cada vez mejores.

    ResponderEliminar
  13. Hola RO: Gracias, es que es lo que me pasa a mí. Ando de una punta a la otra. Cuando nos subimos al auto para volver de Brasil estuve de mal humor como por 600 quilómetros. Me daba cosa irme y me había quedado como una sensación de déficit en el cuerpo. Necesitaba más mar, más jugar con las olas, más cascadas, más sonrisas porque sí, más caipirinha, más pescado, más camarones, más jugo de mango todos los días. Pero cuando llegué aquí, primero sentí el olor al asfalto y al gasoil, pero depués anduve por la rambla y cuando "La Zabala" salió a ensayar y sentí los repiques se me hizo un nudo en la garganta y me entendí un poco más.

    ResponderEliminar
  14. Hola Flaquita:
    No seas caradura, si los asados en tu casa los hace Él y a veces yo. ¿Qué hacés vos en los asados? La ensalada de papas...Lejos quedaron los tiempos en que con tres ramitas lograbas prender el fuego que Él y yo hacía horas que no podíamos con él.
    Con respecto a la Zabala, ese video está horrible, es del 2006, pero era lo que había en Youtube. Prometo poner uno actualizado filmado por mí. Este año andan volando, han mejorado mucho el toque.

    ResponderEliminar
  15. FERNANDO:
    Inmiscúyase nomás.Siempre nos interesa cómo nos ven los vecinos. Más que nada ustedes, porque cuando salimos por ahí no nos distinguen mucho unos de otros.Es cierto, a nosotros nos cuesta un huevo entender el Peronismo.
    Con respecto a las murgas, a mí me pasa un poco lo mismo. No me las fumo mucho a las murgas en sí. Me enbolan un poco. Pero me gusta la estética murguera y me gusta lo que hace alguna gente como Jaime con el género. Y cualquiera que haga cosas en clave de murga, como Ubal o la "Clara" de no te va a gustar. Creo que me faltó barrio, boliche y más amistad con los reos de mi barrio, aunque tuve bastante. Pero el Candombe es distinto, lo llevo en la sangre, como casi todos aquí.

    ResponderEliminar
  16. Hola AMELIE, nuestra ibérica nacionalizada rioplatense:

    Es cierto eso de la tristeza mirando el atardecer. Estos días anduvo por aquí un sobrino político brasilero. Fueron con mi hija a ver el atardecer en la rambla y él se empezó a poner nervioso, por el tiempo que pasaban en esa absorta actitud. A los 2 minutos dijo: "disculpen, pero para mí, ya dió", y se fue. ¿Sabés que en los países calientes no entienden eso? No miran el atardecer, entre otras cosas porque en el trópico no hay esa transición lenta del día a la noche. El sol se pone y la noche cae como una guillotina.(lo dice la venezolana Leila Macor en su blog) Tu habrás vivido esa costumbre de acá, en la costa, de aplaudir al sol en retirada. No sé si en otros lados se hace, puede que sí. Pero en Brasil, por lo menos donde yo he estado, aplauden el amanecer.

    ResponderEliminar
  17. GATO:
    A veces los lugares comunes son los mejores lugares. Es cierto que Montevideo no es la misma, pero tampoco la pavada, todavía mantiene su espíritu. 8 años no es tanto en una ciudad perezosa para cambiar. Sí, lo de los boliches es un poco así, pero eso viene pasando desde el 900. Los boliches van cambiando porque cambia la gente. Es cierto que cada vez hay menos sabaleros. Pero todavía quedan.
    Y el Falco, qué disparate. Un poema que me emociona cada vez. Quiero creer que los no montevideanos que lo leen lo entienden como nosotros.
    O que lo entiendan aunque sea un poco...

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Ni que decir que yo prefiero Montevideo!!!
    Si no hay nada mejor que sufrir de tanguez...

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo con absolutamente todo lo que se ha dicho aquí, excepto en eso de que ya no puedo encender hogueras,¿Qué te pasa, Santi?...
    Muchos me emocionaron, el Gato casi me hace llorar. Creo que todos, los que nos conocemos y los que no, los de por aquí y los de lejos como la gran siete, tenemos mucha cosa en común, afinidad. Debe ser por eso que formamos esta cofradía y que nos gusta encontrarnos y hablarnos. Y ya que estamos, me voy con unos versos de Líber Falco:

    "Fuera locura,
    pero hoy lo haría:

    atar un moño azul en cada árbol,
    ir con mi corazón de calle a calle,
    decirle a todos que les quiero mucho,
    Subir a los pretiles
    gritarles que les quiero.

    Fuera locura,
    pero hoy lo haría.


    Liber Falco (Poeta uruguayo, 1906-1955)
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  20. Bueno Flaca, me refería a las hogueras para hacer asado. De las otras me consta que las seguís encendiendo, ahí está tu blog que no me deja mentir.

    ResponderEliminar
  21. Soy Andy Warhol

    http://offtype.net/image_9264212624910.gif.html

    ResponderEliminar
  22. Es bueno el tango. No puedo leerlo sin cantarlo. Me desconciertan un poco las estrofas de cinco versos.

    Lindo, suena la Zabala. Y meten un toque innovador, un poco irreverente. Pensé que no existía más.

    ResponderEliminar
  23. Bueno ya veo que por aquí todo sigue igual...Un gusto verlos a todos comentando, repondiendo y de fondo tu poema que tiene algo de milonga trise.Ay , pero qué gusto estar aquí. besos

    ResponderEliminar
  24. Apareció el Pascualero. Se recomienda ir con chaleco antibalas.

    ResponderEliminar
  25. Ja ja ja... de pequeña mi familia se fue a vivir a Brasil...aprendí a hablar, a bailar, descubrí el amazonas, caminé como si nada bajo lluvias con 37 grados de calor. Créeme. Faltaba dinero, sobraba calor. Pero si hubiese un Dios, te convences que es Brasileño.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs