E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

1 de julio de 2008

MADERAS

Qué dura gris espera
esperar tu regreso
suspendido en un limbo
neblinoso y sin peso
sin cuerpo sin recuerdos
sin olvido y sin tiempo.


Qué maderas sonoras
pueden ser las del piso
cuando pasa tu ausencia
recorriendo las horas


Qué calladas maderas
las puertas y ventanas
que no saben abrirse
para tí en las mañanas.


Qué olvido de la espera
cuando un pájaro gris
silencioso y sin miedo
sin recuerdos
sin tiempo
mira por la ventana
se posa en las maderas.

22 comentarios :

  1. Yo imagino a un hombre en un lugar cálido, junto a una ventana y piso de madera, esperando en total inmovilidad, silencio y soledad, la llegada de un pájaro que acostumbra venir.
    El pájaro regresa. Al llegar detiene la espera. Las esperas suelen desesperar, pero eso no se nota. Más bien se toca un estado de paciencia. Pero, ¿Por qué el pájaro no tiene recuerdos ni tiempo, igual que el limbo?¿Hay que librarse del pasado para salir del limbo? ¿O hay que librarse del tiempo que ya ha pasado , para salir de la neblina del limbo?
    Es silencioso. No canta. El pájaro es gris como la espera. Pero a mi igual me hace pensar en la esperanza, una un poco gris, que ya no es verde, pero que vuela y viene todavía.
    Perdoná, Santi. Me propuse no hacer esto, pero no puedo. Dije, voy a escribir tres renglones, y no voy a interpretar, pero no pude. Me llegó el poema.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/7/08 10:13

    No desesperes. Esperá un rato. Las ausencias (te aseguro), no lo van a ser. El pájaro gris va a venir, pero lleno de colores y el sonido de las maderas va a ser distinto.
    No desesperes.

    ResponderEliminar
  3. La madera... las maderas... Colores, sonoridades, aromas... Maderas que abrigan, que protegen, que embellecen...
    Maderas que abren puertas.
    Maderas que cierran puertas.
    A veces, para siempre.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo interpreté totalmente distinto que ro. Para mi que la espera acabó disipándose por que el hombre supo que quien esperaba nunca llegaría.

    ResponderEliminar
  5. melancolía
    me gusta la presencia que es ausencia
    melancolíanostalgia
    me gusta la ausencia convertida en fósil
    melancolíanostalgiaypiedras

    (cuantos fósiles podemos cargar)
    (quién nos petrifica y nos lleva a cuestas)

    esto es malo.

    ResponderEliminar
  6. la espera... mientras dura la ausencia
    que líndo puede ser el reencuentro
    bss

    ResponderEliminar
  7. La espera... Tener que esperar... Ser el que tiene que esperar... y más a alguien... y más a ese alguien... y más si ese alguien no es seguro que vaya a volver...
    No sé si haya pájaro capaz de distraer esa espera... Quizás... por un instante, cuando aparece ante la vista, refleje ese deseo de vivir sin pasado, sin recuerdos, sin sufrimientos, sin miedos; de poder volar y escapar, porque se es libre en todos los sentidos.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡IMPRESIONANTE!!!... A MÍ TAMBIÉN ME LLEGÓ.

    ResponderEliminar
  9. Bueno Ro, yo hace tiempo que ya no discuto sus interpretaciones, ¿vió?
    Usté interprete, así yo me doy cuenta de qué carajo escribí.
    Fíjese que recién ahora, con su comentario me vino al oído aquello de "Un pájaro me canta, me gorjea, etc" En una palabra, que no me puedo escapar de Idea pero siempre me escapo de la idea. Es que a mí me cuesta pensar. Soy un picapalo. Me gusta sacarle sonido a la madera. Pero casi nada más.

    ResponderEliminar
  10. Hola Malw Dark:
    Aquí vale todo. Lo de Ro y lo tuyo.
    Y lo de Anónimo, por supuesto. Yo creo que un poema funciona si no tiene una interpretación única. Tiene la que cada uno le puede dar según su circunstancia. Capaz que un poema es como un espejo, que cambia según quien se mira en él.
    Pero el personaje principal de este no es la ausencia, no hay trampa, el título es honesto, el personaje es la madera, como dice Andrea, y suena distinto para cada uno también.

    ResponderEliminar
  11. Bien flaca, te llegó!! No hay caso, si tiene algo medio de amor, te llega. ¿Viste que me voy acercando de a poquito al bolero?

    ResponderEliminar
  12. Hola Anónimo:
    Entendí lo que quisiste decir, pero me parece que no es eso. Bué, yo que sé, de repente sí.
    No, si yo el pájaro lo tengo en el nido. No hablo de una ausencia concreta. Hablo de LA AUSENCIA.
    Besote

    ResponderEliminar
  13. Gracias por pasar Capricho.

    ResponderEliminar
  14. Hola Vachi:
    Lo importante es que pase algo. El regreso o el pájaro. Pero algo.
    Y ya me hicieron pelota el poema.

    Pero mañana voy a poner otro, a ver que hacen con él.Je je.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo2/7/08 10:53

    Hablás de LA AUSENCIA, hablás de LA MADERA (personaje principal)...Perdón, pero es LA AUSENCIA o LA MADERA?...
    hablás del pájaro...que lo tenés en el nido (jajajaja, perdón). Ta bien. Ese es tu problema. ¿Nunca lo sacás a tomar aire siquiera?,¿no decís que sos un picapalo?.
    Como en algún comentario dijiste que ya habían hecho pelota el poema, yo acabo de reventarlo. Jajajajaja
    Sos muy contradictorio en tus comentarios, respecto a los mismos que te dejan. No te entiendo muy bien.¡¡¡Explicaciones please!!!

    ResponderEliminar
  16. conchudo, eso del poema como espejo también está muy bien

    ResponderEliminar
  17. ¿Capricho tiene blog? Me gusta los comentarios que te deja, y me gustaría leer otras cosas...

    ResponderEliminar
  18. Estaba estudiando y cuando leí esto no me preguntes por qué, me hizo acordar a tu poema, así que te lo cito:

    "Como dice el título, el poemario se presenta como un conjunto de estrategias para llegar a regocijarse en el deseo. No hay una figura estable de la amada, más bien es algo que aparece y desaparece de una forma casi intermitente. Los encuentros suelen ser en hoteles, gran parte de las veces en fines de semana. Pero mezclado con el deseo aparece la espera, una sensación de aguardar no se sabe exactamente el qué, en ocasiones es la amada quien espera al yo poético, pero en otras, sencillamente es el yo poético, la voz de la autora, que permanece sentada ante la mesa de un bar y ni ella misma sabe qué le va a venir"

    (Publicado por Manel Haro en el blog "Va de versos", es un fragmento de una reseña aparecida en "Anika entre libros" sobre el libro "Estrategias del deseo" de Cristina Peri Rossi).

    ResponderEliminar
  19. Qué impresionante Vachi. Me he quedado anonadado. Tengo que leer esa reseña y por supuesto a Peri Rossi. Es brutal. Realmente entiendo que te recordara el intento mío. Tiene un montón que ver.
    Gracias

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs