E N T R A D A S
_____________________________________________________________________________________________________________
E T I Q U E T A S


_____________________________________________________________________________________________________________

15 de septiembre de 2007

LA SILLA

Si uno deja una silla
allí sentada sola
se llena de posibles
y futuros pasados
infinitos
difusos
incógnitos sedentes
multicolores sombras
de multiformes culos
que están aunque no están.

Seguro guarda algo
esa silla vacía
algún recuerdo amargo
en ciertos recovecos
o felices olvidos
en alguna ranura.

Una silla, mi silla
debe ser de madera
si no, no es una silla
si es posible su asiento
debería ser de paja.

Una silla, mi silla
debería estar vacía
y acordarse de cosas
cuando llegue ese día
en que ya no me importe
que las sillas se rompan
porque estaré muy solo
callado
indiferente
metido en una caja.



6 comentarios :

  1. Ay Claudia!!

    Nunca leí a Saramago. Si así y todo me influyó, imaginate si lo leyera...Tengo como un principio un poco idiota, no leer nada que esté de moda hasta que no haya pasado un tiempo un poco largo. A veces espero tanto que nunca los leo. Me pasó con Kundera del que desconfié hasta que leí "La insoportable levedad del ser" y me encantó.

    Un abrazo
    Santiago

    ResponderEliminar
  2. Que hariamos sin las sillas.
    Una silla tambien guarda olores.

    ResponderEliminar
  3. Precioso Santi, una silla llena de recuerdos y olores, genial la imagen. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda a ese poema de Guillén, "Beato sillón". Sí, los lugares guardan recuerdos, son eco de la gente que los ocupó.
    Me encanta este poema.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

RANKING

Wikio – Top Blogs